| 7/1/1994 12:00:00 AM

Quienes si saben Opinan

Los presidentes de las empresas más destacadas del país evalúan la gestión del gobierno y la situación económica del país.

DINERO diseñó, conjuntamente con el Centro de Investigación del Consumidor,

CICO, una encuesta dirigida a auscultar la opinión de los presidentes de las A empresas más destacadas sobre su percepción de la situación económica Á del país y de la gestión del actual gobierno. Quienes respondieron el cuestionario son

empresarios que, por su posición, tienen la visión - global de cómo marcha el país y su economía. Son quienes sí saben por dónde va el agua al molino.

Se entrevistaron los 120 empresarios más representativos de los diferentes sectores de la economía. La idea es repetir la encuesta cada tres meses con la idea de construir índices que registren los cambios en las percepciones, empresariales frente ' al gobierno de turno y a su equipo económico.

La primera pregunta fue relativa a la actual situación económica general del país. El 69.6% de los entrevistado - calificó la actual situación con una nota entre buena y excelente. El 29.6% la catalogó entre regular y aceptable. Solamente el 0.8% la definió como mala. Tal como se puede apreciar existe un relativo consenso acerca de que la economía camina bien.

Ahora bien, preguntados por las perspectivas económicas del país en los próximos doce meses, los empresarios son, en términos generales, optimistas. El 70.5% califica las perspectivas situación de su sector específico era buena o excelente, el 25.0% regular o aceptable, y el 18.6% mala. Sorprende, de todas maneras, que esta percepción no coincida con la idea de que existe una crisis generalizada en el sector agropecuario que ha hecho can-era entre la opinión pública.

Curiosamente la peor percepción sectorial es la de los industriales. Sólo el 26.9% define la situación de su sector específico como buena o excelente, en tanto que la mayoría, el 51.9% la catalogó como regular o aceptable y un significativo 21.1% dijo que era mala.

Es interesante observar que el hecho de que a un sector no le esté yendo

como buenas o excelentes. El 27.7% como regulares o aceptables y el 1.8% como malas.



En cuanto a la situación E de sectores específicos, hay algunas diferencias. Por ejemplo, en el sector construcción el 100% de los entrevistados dijeron que la situación de su sector es excelente. En el sector financiero el 65.3% respondió que era buena o excelente, mientras que el 26.8% la consideró como regular o aceptable. En el comercio el 57.2% la definió como buena y excelente y el 42.8% como regular o aceptable.

La cosas cambian un poco en los sectores industrial y agropecuario. En lo que respecta al agropecuario el 56.4% de los empresarios dijeron que la bien no quiere decir que los empresarios descalifiquen la gestión económica del gobierno. Las causas de un desempeño sectorial no tan bueno pueden ser factores exógenos que no dependen de la política económica interna (por ejemplo, la evolución de los precios internacionales de los productos). De otra parte, los empresarios puede estar de acuerdo con la política económica así ella los induzca a procesos difíciles de ajuste y de aumento en la productividad (el caso de la apertura).



Dado que este Económetro se hizo al final de la administración Gaviria, las preguntas adicionales se refieren a la gestión adelantada por esta administración, incluyendo la del presidente. Lo primero que hay que destacar es el amplio respaldo a la gestión económica adelantada por el actual gobierno. El 68.6% de los empresarios calificó esa gestión como buena o excelente, en tanto que el 24.7% como regular o aceptable y el 6.7% como mala.

Al discriminar entre funcionarios la mayor calificación la obtiene el presidente Gaviria. El 87.5% catalogó su gestión como buena o excelente, y sólo el 8.6% como regular y aceptable y el 3.9% como mala. Se ratifica así la alta popularidad que disfruta el actual presidente dentro del mundo empresarial y particularmente, entre quienes sí saben.

También se preguntó acerca de la gestión del ministro de Hacienda, del ministro de Comercio Exterior y de la Junta Directiva del Banco de la República. Los resultados fueron muy iguales para los tres. En el caso de Hommes, el 59.1% dijo que su gestión ha sido buena o excelente, el 29.5% regular o aceptable, y el 11.4% mala. Estos resultado son muy meritorios si se tiene en cuenta que Hommes duró cuatro años en el ministerio y que su oficio por definición es el de ser "el malo del paseo".

En el caso de Juan Manuel Santos, el 63.8% opinó que su gestión ha sido buena o excelente, el 22.8% regular o aceptable y el 13.4% mala. Es un resultado muy similar al del ministro de Hacienda.

A su vez, en lo que respecta a la Junta Directiva del Banco de la República los resultados fueron los siguientes: el 54.4% consideró que su gestión es buena o excelente, el 39.0% regular o aceptable y el 6.6% mala. En este caso los resultados también pueden considerarse meritorios dado que la Junta ha estado recibiendo injustamente el "agua sucia" en problemas como el de la reevaluación del peso.



Para resumir se puede decir que los resultados del primer Económetro dejan muy bien parados a los integrantes del actual gobierno. La idea entre quienes sí saben es que su gestión ha sido, en términos generales, buena, destacándose ante todo la del presidente Gaviria. En parte por esa gestión la situación económica general es apreciada por los empresarios como buena y las perspectivas como favorables. Eso no significa que no haya problemas en sectores específicos y que en varios de ellos la percepción sea menos optimista. Pero, para tratarse de final de gobierno y en el trópico donde todo se desgasta con rapidez incluyendo la popularidad, los resultados deben interpretarse como los que corresponden a un clima positivo de opinión empresarial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?