| 7/8/2015 12:00:00 AM

Fiduciarias no le tienen miedo a la desaceleración económica

A pesar de una menor expectativa de crecimiento para este año, la actividad fiduciaria pasa por un buen momento y hoy se mueve entre la estructuración de proyectos 4G y Fondos de Inversión Colectiva (Fics).

A Stella Villegas, presidente de la Asociación de Fiduciarias de Colombia (Asofiduciarias), no le asustan los augurios sobre el desempeño de la economía colombiana para los próximos meses. Pese a que las ‘vacas gordas’ parecen darle paso a una temporada menos boyante, el negocio avanza a pasos acelerados. Hasta abril, el volumen de activos administrados por cuenta de terceros crecía 14% anual, tras ubicarse en $339 billones, es decir 46% del Producto Interno Bruto (PIB). ¿Cuál es la razón del dinamismo? “Este es un sector noble, que siempre presenta una actividad en crecimiento, incluso cuando hay desaceleración”, destaca Villegas, tras referirse a Colombia como el segundo país de la Región –después de México–, en el que el negocio avanza de manera notoria.

De hecho, a abril de 2015 los negocios administrados por las fiduciarias reportaron ganancias para sus clientes públicos y privados por $4,38 billones, con un crecimiento de 21,7% frente al año anterior. Este nivel de rendimientos equivale a 28 veces las utilidades generadas por las sociedades fiduciarias en dicho periodo.

Lo cierto es que detrás de todo negocio, grande o pequeño, hay una fiducia. Todo proyecto de construcción o infraestructura, y los recursos de los pensionados, necesitan de entidades que los manejen y cuya base fundamental sea la confianza. La función de las fiduciarias es simple: administrar recursos para una destinación precisa.

Uno de los frentes de mejor desempeño en esta actividad han sido los Fondos de Inversión Colectiva (FIC), antiguas carteras colectivas que hoy gozan de un nuevo régimen que les permite a pequeños y grandes inversionistas la gestión profesional en el manejo de los recursos y que ‘estrena’ desde el próximo 3 de agosto la figura del custodio: un agente clave que permite un cumplimiento efectivo de las operaciones.

“Con este cambio en la normatividad elevamos los estándares de la industria, mayor protección a los inversionistas y una mejor distribución”, asegura el presidente de Fiduciaria Bancolombia, Juan David Correa.

De hecho, una de las entidades elegidas para esta tarea de custodia de valores es Cititrust Colombia, especializada en este tipo de negocios. A juicio de Armanda Mago, presidente de la institución, la inversión extranjera de portafolio viene creciendo en Colombia desde 2011 y, siendo Citi un reconocido jugador en este servicio, se ha visto beneficiada de ese crecimiento. Además, en la actividad fiduciaria la entidad promete generar mayor crecimiento a raíz de la expedición del decreto 1498 de 2013, que establece la necesidad, para administradores de fondos de inversión, de separar en una entidad diferente la actividad de custodia.

“A ello se suma la experiencia de más de 20 años como custodio en el mercado colombiano. Esto ayudó a Cititrust a consolidarse y obtener 70% del mercado de FIC en términos de activos bajo custodia”, según Mago.

Fuentes de crecimiento

Pero si la actividad de FIC es un gran frente de trabajo para la actividad en los próximos años, también lo será la infraestructura: tras la adjudicación de 10 proyectos en la primera ola por $12 billones y la proximidad en la definición de la segunda, sobreviene la necesidad de administrar recursos paralelos a 4G, provenientes de las Alianzas Público Privadas (APP).

“En la medida que el Gobierno Nacional continúe gestionando el desarrollo de infraestructura y se sigan adjudicando los proyectos, la actividad fiduciaria se incrementará. Lo importante es que las comisiones generadas se ajusten a la complejidad de estos proyectos y las estructuras cumplan con su finalidad: servir de centro contable para la gestión de los recursos asignados a los proyectos a través de la trasparencia que ofrecen los vehículos fiduciarios”, afirma Leopoldo Romero, gerente de Helm Fiduciaria.

El uso de fideicomisos mediante la figura de patrimonios autónomos es necesario para la estructuración operativa y financiera de estos proyectos. “Aparecerán además necesidades de financiación que utilizarán los esquemas fiduciarios para la emisión de valores, titularizaciones, créditos de banca extranjera y sindicada, entes multilaterales, entre otros, que buscarán fiduciarias fuertes e independientes para la estructuración de los negocios”, señala Gustavo Martínez, vicepresidente de negocios fiduciarios deAlianza Fiduciaria.

También la fiducia inmobiliaria es otra de las ‘reinas’ en este negocio, con un crecimiento de 34% anual y que se explica por el programa de vivienda de bajo costo liderado por el Gobierno, la aparición de nuevos centros comerciales, hoteles y más vivienda urbana. Un frente que hoy representa 10% de los activos administrados por las fiduciarias, plasmados en 6.211 negocios.

El sector, como muchos negocios, también tiene retos importantes. Es necesario generar más profundización en la actividad, ya que comparados con Chile o Brasil, Colombia aún se queda corto en la administración de activos frente al PIB y una mayor innovación en productos, especialmente Fondos de Inversión Colectiva (FIC), que se presentan como una alternativa a las opciones tradicionales de ahorro como los Certificados de Depósito a Término (CDT), las cuentas de ahorro tradicionales o la inversión directa en activos del mercado de valores en emisiones primarias de acciones u otro tipo de papeles.

Aún con retos por delante, el sector se posiciona como el mayor inversionista institucional del sistema financiero, con un portafolio administrado de $194 billones, que representa 35% del total de inversiones y que incluye tanto recursos propios como de terceros, según Asofiduciarias.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?