| 6/1/1994 12:00:00 AM

Nuevo músculo

El negocio de administración de fondos de pensiones da un viraje a las moribundas administradoras de fondos de cesantías.

Todos sabían que el negocio era difícil. Que se iban a presentar pérdidas en el primer año. Lo que ninguno de los directivos de las administradoras de fondos de cesantías se imaginó es que la debacle fuera a ser tan grande, sacara a varios del mercado, obligara a uniones estratégicas, y sólo podría renacer con la posibilidad de administrar fondos de pensiones.

En efecto, el cuadro muestra las pérdidas en que han incurrido las administradoras de fondos de cesantías en ejercicios anteriores y en 1993. El problema ha llegado a tal punto que las administradoras han tenido que responder con su propio patrimonio para cubrir la rentabilidad mínima del fondo, que hasta la aprobación de la Ley 100 (reforma a la seguridad social) era equivalente al DTF. "Los fondos de cesantías han tenido que recurrir a operaciones cruzadas con intermediarios financieros del mismo grupo, para no mostrar una pérdida tan grande", dice el directivo de una sociedad fiduciaria. "Se venden papeles en firme, con pérdida para el grupo que respalda a la administradora, pero se garantiza el rendimiento mínimo del fondo de cesantías". La Superintendencia Bancaria no permite este tipo de operaciones, pero muchas escapan a su control. Es lo mismo que sucede con las sociedades fiduciarias y los fondos comunes. Muchas veces los rendimientos de los fondos se inflan con operaciones cruzadas, de venta en firme de papeles, que se registran como simples repos (operaciones de venta de papeles con pactos de recompra).



"Todos estamos aquí todavía por . que sabemos que el verdadero negocio es la administración de fondos de pensiones", dice Pablo Albir, presidente de Pensiones y Cesantías Porvenir. "La administración de fondos de cesantías es un subproducto de la de los fondos de pensiones. Estos últimos no presentan los problemas de retiros continuos que hemos tenido con las cesantías. Los costos de administración no subirán mayor cosa ahora que administraremos dos tipos de fondos, con lo que lograremos economías de escala", concluye Albir.

Jorge Humberto Botero es el presidente de Asofondos, el nuevo gremio que agrupa a las administradoras de fondos de pensiones (AFP). "No todos los administradores de fondos de cesantías se convertirán necesariamente en administradores de fondos de pensiones. Pero a los que no lo hagan les será muy difícil sobrevivir", dice Botero. "Las AFP se están capitalizando para tener músculo que respalde sus operaciones", continúa Botero. El capital mínimo exigido a una AFP es de $2.500 millones. Por el tamaño de las capitalizaciones que aparecen en el cuadro se puede deducir el músculo que tendrá cada uno para responder por los rendimientos de los fondos. De hecho, lo que se ha visto son capitalizaciones gigantescas como el caso de Porvenir y Colfondos (unión del Citibank, Colseguros y Cruz Blanca de Chile), y uniones estratégicas como la de Horizonte -que reúne a Cesantías Ganadera, Graneando, Colombia, Diners y Coltefinanciera-, y Pensionar que es el resultado de la unión de Compensar, Skandia, bancos Unión, Anglo y Crédito y Corredores Asociados. Se habla de una posible tercera fusión que sería conformada por Invermañana, Solidez y Santander.

Los resultados de los dos primeros meses de operaciones de las AFP han sobrepasado los cálculos de 60.000 afiliados, hechos por Asofondos. La AFP con mayor número de afiliados es Porvenir, seguida por Colfondos. "Colfondos era una pequeña administradora de fondos de cesantías", dice Juan Guillermo Lalinde, su presidente. "Sabíamos que el negocio eran las pensiones, y estábamos esperando. Desde hace dos años comenzamos conversaciones con Cruz Blanca de Chile, que culminaron en octubre del año pasado, cuando aún no se había aprobado la ley".

a, "Ahora, con una buena estrategia de mercadeo y ventas hemos logrado posicionarnos en el mercado", agrega Lalinde.



Cesantías de Colombia, ahora fusionada en Horizonte, era la j que manejaba el fondo de cesantías más grande después de Porvenir, al finalizar el año pasado. Esto sorprendió a más de uno que pensaban que Cesantías Colmena y Protección -del Sindicato Antioqueño- se disputaban el segundo lugar.

"Las razones que aducen los nuevos afiliados al sistema es que físicamente no resisten más el mal servicio del ISS", dice Botero. "Las afiliaciones a las AFP siguen creciendo a pesar de la competencia desleal de la publicidad del ISS que dice "con la pensión no se juega". No hay nada más irresponsable que esa frase. Las AFP se crean precisamente para acabar con la precariedad de las pensiones de ISS", concluye Botero. El ISS tiene 3.500.000 afiliados. Cálculos conservadores de que un 10% de ello,, se pase a las AFP arrojan un mercado potencial de 350.000 personas, sin contar las personas que entrar, por primera vez al mercado de trabajo.

Aun cuando no ha salido la reglamentación definitiva sobre el cálculo del bono de reconocimiento pensional que debe entregar el ISS a cada afiliado que se pase de sistema, los colombianos han asimilado la enorme publicidad invertida y se están cambiando de sistema. Las AFP trabajan con modelos muy aproximados de la cuantificación del bono de reconocimiento. Tampoco está definido todavía el portafolio de inversiones de los fondos de pensiones, aunque se sabe que habrá un amplio campo para invertir en papeles de renta variable como acciones y titularizaciones.

La Ley 100 permitió cambiar la rentabilidad mínima de los fondos, que por ley estaba en el DTF. Esta es la principal razón de la debacle de los fondos de cesantías, que tenían que asegurar ese rendimiento sin poder restar sus comisiones. La fórmula actual del rendimiento mínimo de los fondos, tanto de pensiones como de cesantías, es todo un modelo de altas matemáticas ideado por José Elías Melo (ex superintendente bancario) y Ulpiano Ayala (viceministro técnico de Hacienda), que sólo comprende y es capaz de calcular este último. En todo caso los fondos de pensiones tienen que rendir como mínimo el 90% del rendimiento calculado por Ayala para papeles de renta fija, y el 95% para papeles de renta variable. A su vez, los fondos de cesantías deben producir como mínimo el 95% de los fondos de pensiones. Todos se preguntan quién realizará el cálculo después del siete de agosto, cuando Ulpiano Ayala sea reemplazado. Lo importante es que se ha flexibilizado el rendimiento mínimo de los fondos, lo que garantiza que por ahora los fondos de pensiones nacen con una alta tasa de posibilidad de supervivencia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?