Movilizadores de capital

| 10/13/2000 12:00:00 AM

Movilizadores de capital

Las necesidades de capital, de alianzas y de globalización aseguran el mercado de los banqueros de inversión.

Dicen que en las crisis se han hecho las grandes fortunas. Aparecen oportunidades que nunca se habían visto, las empresas se hacen más productivas y los activos se pueden adquirir a los mejores precios. Lo difícil es encontrar esos valores ocultos. No obstante, hay equipos especializados y dedicados a encontrar las nuevas oportunidades: los banqueros de inversión.

A pesar de las dificultades de la economía y de que Colombia es un país cada vez menos atractivo para el capital extranjero, la banca de inversión es una de esas actividades que se mantiene sólida y en crecimiento. Las crisis generan necesidades estratégicas en las empresas que convierten al banquero de inversión en un aliado crítico. Su valor es creciente cuando se necesitan alianzas, fusiones, ventas y adquisiciones para competir; o para transformar una empresa que atraviesa situaciones complejas o que simplemente se está preparando para competir. Son los movilizadores de capital que necesitan las economías.



En los últimos años han cambiado los tipos de negocio y los jugadores. La banca extranjera se ha retirado por los problemas de riesgo país y los locales han ganado espacio en el negocio, que, aunque más pequeño, no ha dejado de crecer.



La banca de inversión fue una actividad que se desarrolló con la apertura económica. La globalización, la apertura a los capitales extranjeros y las corrientes de privatizaciones fueron abriendo el camino para una actividad que en los 80 era muy poco conocida en Colombia. Con las necesidades de las empresas de prepararse para competir en los mercados globales, de encontrar aliados y de buscar capital, los banqueros de inversión cobraron una inusitada importancia. En ese proceso se consolidaron firmas locales como Inverlink y Estrategias Corporativas, dos de las boutiques más prestigiosas del mercado y empresas como Corfivalle, Colcorp y Corfinsura se especializaron en banca de inversión.



Al mismo tiempo, el interés de los jugadores internacionales creció y firmas como Santander Investment, ING Barings, JP Morgan, UBS, Morgan Grenfell y Morgan Stanley se establecieron en Colombia o empezaron a operar en el país en busca de los más grandes negocios como las principales privatizaciones y acuerdos privados.



La actividad llegó a su tope en el 97 cuando según JP Morgan las operaciones de fusiones y adquisiciones llegaron a los US$5.229 millones. La tendencia fue igual en toda América Latina. El 97 y el 98 también fueron los años estrella con operaciones superiores a los US$80.000 millones cada año. Desde entonces, el negocio de los banqueros de inversión empezó a complicarse. Las crisis de Asia, la de Rusia y luego la de Brasil le quitaron atractivo a la región y Colombia fue uno de los grandes perdedores. En el 99, las fusiones y adquisiciones en Colombia no pasaron de los US$400 millones.



¿Qué ocurrió? El capital empezó a retirarse de los mercados emergentes y a Colombia en particular le ocurrió la crisis económica más aguda de su historia con dificultades adicionales de riesgo político creciente. La consecuencia fue el retiro de la mayoría de los banqueros de inversión internacionales o la disminución del tamaño de sus operaciones en Colombia.



Un cambio de tendencia



El menor interés sobre Colombia ha representado un replanteamiento de la industria y una oportunidad para los locales. "Un ejemplo claro de lo que ocurre en Colombia hoy es que en el pasado el Gobierno no tenía que moverse para conseguir que un banquero internacional le ayudara con privatizaciones y emisiones de bonos. Ahora, el Gobierno se ve obligado a ser más proactivo en los mercados. Tiene que salir a convencer a los banqueros", dice Camilo Villaveces, socio de Inverlink.



Sin embargo, las oportunidades son crecientes. En medio de una crisis económica y empresarial tan aguda como la que atraviesa Colombia lo que más se necesita es justamente movilizadores de capital. Bancos de inversión que ayuden a las empresas a encontrar el aliado adecuado, a vender o a comprar los activos que se requieren para competir o a diseñar las estrategias de entrada a otros países. Las exigencias que se imponen en el mundo globalizado están llevando a la mayoría de los sectores tradicionales de la economía a concentrarse en pocos jugadores globales de mucho alcance. En ese juego, las firmas locales no tienen alternativa distinta a moverse, a ser parte de un jugador global o vestirse para que alguno la mire en el futuro.



"Una operación como la de Carulla es el mejor ejemplo. La empresa pasó de tener una gerencia familiar a ser administrada por Newbridge, un fondo de capital de riesgo, y Vivero un grupo comercial de la Costa Atlántica. Nuestro papel no solo ha sido ayudar a cerrar esos negocios sino que lo mejor está por venir cuando nuevos operadores globales como WalMart decidan entrar al país", dice Villaveces.



Si bien las oportunidades de negocio son crecientes para los banqueros y boutiques locales, las firmas están enfrentando dificultades para cerrar los negocios. La tasa de éxito en cada operación ha disminuido del 70% al 40 o 50% y ello afecta los resultados de las firmas. Solo en los últimos meses dos de las privatizaciones más importantes quedaron aplazadas indefinidamente: la venta de la ETB y la de la empresa generadora Isagen. El fracaso de los dos negocios representó para Dresdner Kleinwort Benson e Inverlink, los dos banqueros que lideraban los procesos, dejar de percibir comisiones importantes por el cierre de los negocios.



Muchos factores han contribuido a que la tasa de éxito en los negocios disminuya. "Uno de los problemas más graves que un banquero enfrenta es que hoy los inversionistas extranjeros castigan el valor del patrimonio de las compañías con tasas entre el 20% y 35% cuando hace solo unos años la tasa del equity era de solo 12%", dice Sergio Restrepo, de Corfinsura.



Ese aumento en la tasa esperada por los inversionistas representa un cambio dramático en el valor de las empresas: los inversionistas solo están dispuestos a pagar entre el 30% y el 50% de lo que pagarían hace unos años. En esas circunstancias, muchos prefieren posponer cualquier proceso de fusión o venta. Procesos como el de la ETB encontraron serios tropiezos por el solo tema del valor. Los extranjeros quieren comprar en Colombia, pero a precios muy bajos.



Con paso firme



¿Cómo compiten los banqueros de inversión? En el entorno actual del país, los jugadores locales se clasifican en boutiques y corporaciones financieras que son los bancos de inversión en sentido estricto. Las boutiques como Inverlink o Estrategias Corporativas tienden a especializarse por sectores y clientes y no actúan con capital propio, su escenario es la consultoría y el cierre de los negocios. Las corporaciones como Colcorp, Corfinsura y Corfivalle tienen capital para actuar en mercados de bolsa con emisiones y otro tipo de operaciones en las que la solidez patrimonial es un soporte clave. "Nosotros no dependemos solo de las comisiones de éxito o los honorarios en las asesorías porque tenemos un portafolio y unas colocaciones que proveen ingresos fijos", dice Claudia Varela, presidente de Colcorp.



Los bancos además de ser agentes que contribuyen a movilizar el capital, en muchos casos actúan como inversionistas directos. El caso de Colcorp es típico. La firma tiene un portafolio de inversiones en diferentes sectores, como las telecomunicaciones y la industria, y en proyectos de infraestructura y continuamente está buscando oportunidades de negocio.



Próximos pasos



Aun con las dificultades actuales, los banqueros de inversión colombianos enfrentan muchas oportunidades. Solo este año ya se han hecho operaciones de ventas, alianzas y adquisiciones por cerca de US$1.200 millones, más del doble de lo que se logró en el 99. Las necesidades que tienen las empresas colombianas de capital y de alianzas aseguran el mercado futuro de los banqueros de inversión. Al fin y al cabo, en el futuro los grandes jugadores internacionales van a regresar con fuerza.



El negocio

Los banqueros de inversión son cada vez más necesarios para cerrar los acuerdos que permitan conseguir capital y alianzas.





La competencia

En el mercado compiten boutiques y bancos de inversión con capital.

Las firmas están explorando mercados en empresas medianas.





El futuro

A pesar del riesgo país, la banca de inversión pasa un buen momento.

Muy pronto serán necesarias las alianzas de bancos de inversión locales y extranjeros.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.