Mercado para todo

| 11/5/1999 12:00:00 AM

Mercado para todo

La alternativa para aliviar la deuda privada está en el mercado de capitales. Mark Carawan, socio de Arthur Andersen, explica cómo utilizarlo para salvar empresas.

En cuestión de meses, el mercado de capitales tendrá que afrontar retos que nunca antes se imaginó. Financiar vivienda, deuda pública y deuda empresarial son las tres tareas que le tocará asumir a partir del año 2000.



El tema de vivienda parece estar en parte resuelto con la Ley Marco que el Gobierno tramita ante el Congreso. La deuda pública es un aspecto que se daría por descontado teniendo en cuenta que buena parte de los títulos se colocan sin problemas por tener la garantía de la Nación. Pero en materia de deuda privada, los empresarios albergan grandes expectativas y temores sobre la eficiencia del mercado de capitales a la hora de salvar empresas.



Las condiciones del sector financiero y de la economía no dan muchas alternativas. Los bancos no van a soltar nuevos créditos a las compañías con problemas para servir las deudas vigentes. Pero sin capital fresco es difícil que el sector productivo se mantenga vivo.



La capitalización de las deudas da buenos resultados, si se realiza como parte de un plan de recuperación razonable.



Mark Carawan, socio de la firma de consultoría Arthur Andersen y uno de los expertos más importantes a nivel mundial en temas de restructuración de deuda privada, sostiene que sí hay salida. En el I Congreso Nacional de Mercado de Capitales que se realizó en Bogotá los días 4 y 5 de noviembre con el patrocinio de Dinero, la Bolsa de Bogotá, la Universidad de los Andes y Asofiduciarias, Carawan presentó una estrategia que permitiría financiar y recuperar el sector empresarial con la ayuda del mercado de capitales. En su ponencia, Carawan explicó las ventajas de las operaciones Debt Equity Swap, que consisten básicamente en la capitalización de las deudas por parte de los acreedores (bancos, proveedores, trabajadores) para crear una estructura de capital apropiada. La experiencia en países del sudeste asiático y Europa con este mecanismo brinda suficiente evidencia sobre la manera más apropiada de llevar a cabo estos procesos.



Aunque estas transacciones no son la única opción disponible para reestructurar deuda si se realizan como parte de un plan de recuperación razonable, dan buenos resultados. La reducción de la carga financiera tiene beneficios para el empresario, el banco y los demás deudores, no solo en términos de oxigenación del flujo de caja, sino también en la creación de una cultura de rescate que genera incentivos para mantener vivas las empresas en el largo plazo.





El reto del Gobierno, las bolsas y los inversionistas es impulsar el despegue definitivo del mercado de capitales en Coiombia. Sin embargo, esta opción no contempla per se la inyección de nuevo capital. Su función es el mejoramiento de los flujos de recursos y el mejoramiento de los indicadores de las compañías para obtener recursos por otros medios.

En el camino para llegar a este tipo de acuerdos se deben evaluar cuidadosamente y con detenimiento temas como el de la viabilidad de la compañía, el porcentaje de deuda que se convertirá en patrimonio, la nueva estructura de capital, el control que ejercerá la gerencia, las normas legales que regulan la operación y el 'governance'.





Carawan aclaró que no es fácil llegar a este tipo de operaciones. Por un lado, nuestros bancos se enfrentarían a la inexperiencia y falta de infraestructura adecuada para generar las posiciones de patrimonio. Además, una solución masiva de este tipo potenciaría el riesgo sistémico si los procesos no se hicieran con rigor y fracasaran. Por parte del empresario, se encontrarán resistencias a la dilución del control de las actividades y decisiones. Por eso una de las recomendaciones de Carawan es la promoción de mecanismos legales que incentiven los acuerdos entre acreedores y deudores, en términos de beneficios fiscales y de provisiones.



Durante el I Congreso Nacional de Mercado de Capitales también se debatieron temas como la manera de apoyar su desarrollo, su relación con el sector financiero y el papel de los diferentes actores en los retos que enfrentará. El evento se convierte en el foro ideal para promover una nueva cultura empresarial y de inversiones en el país.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.