| 7/22/2015 7:00:00 PM

Colombia logró dinamizar el mercado de la deuda pública

Desde 1997, en el país se creó el programa de creadores de mercado, el cual busca que las transacciones con la deuda pública interna, que se vende a través de los Títulos de Tesorería (TES), siempre tengan compradores y vendedores que garanticen su liquidez.

Esos creadores no solo han servido para que incluso en los momentos de crisis exista demanda y oferta de TES, sino que han ayudado para que el mercado de deuda pública de Colombia sea uno de los más dinámicos de América Latina.

El programa está conformado por bancos, corporaciones financieras y comisionistas de bolsa que tienen la posibilidad de comprar directamente en el mercado primario, cuando el Gobierno vende sus TES con un precio más bajo y luego vende a un precio más alto en el mercado secundario. Su compromiso es estar siempre presentes haciendo operaciones. De hecho, su actividad en el mercado les da puntos, con los que posteriormente el Ministerio de Hacienda hace un ranking de los mejores creadores de mercado. A junio, los primeros cinco lugares los ocupan quienes participan en esta foto.

En lo corrido de 2015, los 10 creadores de mercado del programa y las 4 firmas que aspiran a pertenecer a él han negociado un promedio de $138,4 billones mensuales a través del Sistema Electrónico de Negociación (SEN) que administra el Banco de la República.

Con el cambio en las condiciones externas, un dólar más caro y la expectativa de un mayor deterioro de las cuentas fiscales, los creadores de mercado se están preparando para enfrentar turbulencias en las negociaciones con TES. En sus pantallas y decisiones estará la clave para que el mercado de deuda pública se siga moviendo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?