| 3/14/2008 12:00:00 AM

Llegó el futuro

Con el arranque del mercado de derivados se inicia una nueva etapa para el mercado público de valores colombiano. Un gran paso que brindará más alternativas de inversión, cobertura y apalancamiento.

En junio, la Bolsa de Valores de Colombia, BVC, espera poner en marcha un nuevo mercado de derivados estandarizados en nuestro país, lo cual permitirá no sólo que empresas y administradores de portafolios administren eficientemente sus riesgos sino que abrirá toda una gama de nuevas posibilidades para productos de inversión mucho más estructurados que los que se ofrecen hoy. Además, generará una dinámica que le cambiará la cara al mercado de capitales colombiano en los próximos cinco años.

El primer producto que se lanzaría, por su sencillez y la necesidad que tienen tanto exportadores como importadores de protegerse contra las fluctuaciones del dólar, sería el contrato a futuro sobre la tasa de cambio. Luego, en la medida que el mercado vaya demandando nuevos productos, se introducirían gradualmente contratos sobre otros instrumentos financieros como tasas de interés (TES e IBR) e índices accionarios (Colcap). A más largo plazo, existe la posibilidad de desarrollar productos más sofisticados como opciones y consolidar un mayor plazo en los futuros (ver recuadro). "Será un proceso gradual. Pasarán de dos a cinco años para poder decir que tenemos un mercado de derivados consolidado y afianzado. Pero lo importante es arrancar y, sobre todo, que los actores del mercado aprendan a utilizarlos y comiencen a ver las miles de posibilidades que se abren con este nuevo mercado. Las condiciones están dadas. Hay apetito por parte de todos los jugadores y se ha avanzado en infraestructura y legislación", afirma Juan Pablo Córdoba, presidente de la BVC.

La aparición de este tipo de instrumentos, que ha demandado el mercado durante mucho tiempo parece, esta vez sí, que va a ser una realidad, pues durante los últimos meses la Bolsa y el mercado han hecho grandes y concretos avances. Recientemente se constituyó la Cámara de Riesgo Central de Contraparte CRCC, en la que participan los más grandes bancos y comisionistas de bolsa, con un capital de $29.000 millones. Esta pieza de la infraestructura era indispensable, pues elimina el riesgo de incumplimiento para las partes que intervienen en la operación, ya que estas negocian contra la CRCC.

La Bolsa también adquirió hace poco una plataforma de talla mundial (OMX) para la negociación de derivados y acciones e hizo una alianza estratégica con la Bolsa de Futuros Española para el desarrollo del mercado de capitales, incluida la capacitación de los jugadores del mercado.

Además, el Gobierno ha venido avanzando en temas de regulación desde que se expidió la ley 964 de 2005, que ha sido una pieza fundamental en el desarrollo del mercado de capitales. Por ejemplo, ya se expidió el decreto de compensación y liquidación de CRCC. No obstante, el mercado está a la espera de la reglamentación que definirá los estándares en materia de valoración, contabilidad, manejo del riesgo, aspectos tributarios, indicadores de eficiencia de la cobertura y modelos de administración de garantías, entre otros, con los cuales iniciará el mercado de derivados.

El Ministerio de Hacienda y la Superintendencia Financiera están trabajando intensamente en esta y ya han publicado dos veces para comentarios un proyecto sobre el marco que regulará dicho mercado. "Estamos esperanzados en que la regulación incorpore nuestros comentarios y se resuelva pronto. Las autoridades han sido muy receptivas. Venimos trabajando en el tema, pero cuando se publique la regulación aceleraremos para estar listos en junio. Es urgente conocer la regulación", afirma Juan Camilo Osorio, jefe de inversiones de Protección.

Las firmas y los intermediarios se están preparando para aprovechar este reto. Alrededor de 42 entidades tienen nombrado un gerente de proyecto de derivados para determinar qué cambios se generan en los diferentes frentes del negocio y realizar un plan de desarrollo hacia el futuro. Dentro de las entidades que parecen estar más activas en estos frentes están Bancolombia, BBVA, Davivienda, Banco de Bogotá y comisionistas de bolsa como Interbolsa y Correval.

Tanto la BVC como la CRCC van a poner la infraestructura básica y la información que permita operar desde del primer día. Durante los próximos meses será el alistamiento final, cuando las entidades deberán poner a punto la infraestructura tecnológica para la implementación de los sistemas, adecuación de sus procesos internos y capacitación de sus funcionarios.

La otra iniciativa

A este esfuerzo de la Bolsa se suma el inicio de operaciones en el mercado colombiano de Marco Polo Latam, una plataforma electrónica con acceso global, que pone a nuestro país en contacto con una importante red de mercados de valores mundiales y posibilita el acceso de grandes inversionistas institucionales a Colombia. Esta plataforma lanzará durante el mes de marzo su primer Contrato de Futuro del peso colombiano, a través de Nymex (New York Mercantile Exchange), la bolsa más grande del mundo en futuros de commodities, con 132 años de experiencia.

Para Sergio Villamizar, managing director de Marco Polo, "el mercado de futuros va a crecer muy rápido en Colombia y se podrían duplicar las transacciones que se hacen en forwards en menos de un año". Para Villamizar, esta iniciativa tiene grandes ventajas, como "el bajo porcentaje de garantías (2% del monto del contrato) y que la Cámara de Compensación de Nymex tiene un respaldo de más de $130 billones y es calificada con AA+".

Esto podría representar una fuerte competencia para la bolsa local. Sin embargo, el presidente de la BVC afirmó que están confiados en que "dado que los actores que necesitan cobertura peso-dólar son preponderantemente colombianos, ellos van a preferir negociar en Colombia. Pero es un tema competitivo y vamos a tener que luchar por la liquidez, pues generalmente esta se concentra en una plaza".

Los directivos de Marco Polo Latam consideran que son más un complemento, pues estarán orientados al mercado institucional. "Nuestra iniciativa le va a permitir a grandes fondos y hedge funds en el mundo, invertir en mercados emergentes y hacerse a sus rentabilidades con una regulación estable. Y, a su vez, a los fondos locales comprar lo que quieran en cualquier parte del mundo", afirma Albeiro Montoya, vicepresidente de Marco Polo Latam. La entidad también planea ofrecer futuros en Perú, Chile, Brasil y Argentina.

Esto se constituye en un nuevo intento, por parte de jugadores mundiales, por lanzar un futuro en el país. Cabe recordar que el año pasado se lanzó un contrato a futuro dólar-peso, por parte del New York Board of Trade, Nybot, pero este no prosperó. Sin embargo, la experiencia sirvió. Algunos de los actores que promovieron esta iniciativa son los mismos que están detrás del nuevo intento y se hicieron muchas mejoras frente a lo propuesto inicialmente.

Un nuevo rumbo

La entrada de los derivados es mucho más que la negociación de unos nuevos productos o una nueva plataforma para negociar los mismos instrumentos financieros. Los derivados podrían cambiar la estructura del funcionamiento del mercado financiero y darle el impulso definitivo al mercado de capitales colombiano que se ha esperado por décadas.

Los nuevos productos limitarán la volatilidad y aumentarán la liquidez de los mercados spot, mejorando su funcionamiento. Sobre todo, en épocas de crisis, cuando caen los precios, la gente no tendría que salir a vender pues tendría instrumentos para cubrirse. Si se mejoran, por ejemplo, la liquidez y el funcionamiento de la curva de TES, se podrían potenciar las emisiones del sector público y privado.

El interés de jugadores internacionales demuestra el potencial que tienen nuestros mercados y que la globalización también está llegando al mercado de valores. La Bolsa se está preparando. Con plataformas modernas y estándares internacionales, facilita la comunicación con intermediarios de los principales mercados del mundo y posibilita desarrollos futuros como la creación y el envío de órdenes electrónicas que aumentarían la capacidad del mercado. Con esto, la Bolsa se consolidará como una de las más importantes en Latinoamérica (solamente México y Brasil tienen un mercado de derivados organizado) y estará preparada para que más empresas y colombianos busquen el mercado de valores como una alternativa de financiación e inversión.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?