| 5/18/1998 12:00:00 AM

Llegaron las vacas flacas

Los balances del primer trimestre ya muestran el deterioro que le han producido al sector financiero el alza en los intereses y el descenso en la actividad económica.

En términos generales,los resultados del sector financiero en el primer trimestre de 1998 no son nada halagadores. Las utilidades cayeron 67,6% frente a los 3 primeros meses de 1997 al pasar de $247.000 millones a $80.000 millones. Entre las muchas razones de esta caída quizás la más significativa fue la pela que se tuvieron que dar las entidades financieras como consecuencia del impacto negativo de las mayores tasas de interés sobre la valoración de las inversiones. A esto se sumaron los aumentos en los costos operativos y en las depreciaciones, éstas últimas por las inversiones efectuadas en tecnología.



Dentro de los resultados del sector en el trimestre hay que destacar la recuperación de las utilidades de las compañías de financiamiento comercial, tanto de las tradicionales como de las especializadas en leasing, frente a la caída en las ganancias del resto de entidades del sistema.



Otra señal preocupante del deterioro del sector es el crecimiento del 33% en la cartera vencida. Por esto, el indicador de calidad de cartera ­expresado por la cartera vencida como proporción de la cartera bruta­ pasó de 7,5% al 7,8%. El desmejoramiento de este indicador es atribuible, en primer lugar, al mayor deterioro mostrado por las corporaciones de ahorro y vivienda, seguido por las compañías de financiamiento comercial. En cambio, en los bancos y en las corporaciones financieras el índice de calidad de cartera mejoró.



Desafortunadamente, todo parece indicar que la situación del sector financiero en lugar de mejorar va a empeorar. Las razones son varias: las tasas de interés al alza como las que se verán en los próximos meses y una actividad económica en descenso. Mucho más después de dos años de recesión, en los cuales buena parte de la cartera fue refinanciada en espera de mejores condiciones.



El hecho de que la tasa de interés de captación o la DTF sea hoy superior al crecimiento de los depósitos coloca al sector financiero en una situación de vulnerabilidad. Si siguen aumentando las tasas de interés, para las entidades financieras será cada vez más costoso atender las obligaciones con sus clientes, pues el costo de reposición del capital es cada vez más alto. Esto convierte al sector en desahorrador neto frente a lo cual la única defensa es el aumento en las tasas de colocación, es decir, encarecer el crédito.



En los tres primeros meses del año, los activos de las entidades bancarias ­excluyendo la Caja Agraria­ crecieron 32%, el mayor crecimiento entre las entidades del sector financiero. De esta suma, que llega a $41,07 billones, más del 70% está concentrada en 10 bancos.



Las utilidades de los bancos se redujeron 48,5% en el primer trimestre de 1998 frente a este mismo período de 1997, ya que mientras los ingresos por intereses crecieron un 25%, los egresos lo hicieron en 27%. Es decir, pagaron más de lo que recibieron. Además, se presentó un aumento en los gastos administrativos. Incluyendo la Caja Agraria, las utilidades de bancos cayeron en 59,8% ya que esta entidad estatal fue la que más pérdidas registró en el trimestre.



En cuanto a la cartera bruta y a la cartera vencida, a pesar de que aumentaron en 33,9 y 20,7%, respectivamente, estos incrementos no se manifestaron en un mayor deterioro en la calidad de la cartera pues este índice de calidad pasó de 6,6% de fines de marzo de 1997 a 6% de marzo del 98.



Los activos de las corporaciones de ahorro y vivienda (sin incluir el BCH) aumentaron 23,7% en el primer trimestre llegando a $14,4 billones.

Las utilidades, por su parte, disminuyeron 18,6% entre enero y marzo de 1998 frente al mismo período del 97. Aunque los ingresos por intereses fueron mayores que los egresos, la reducción en las utilidades se presentó por los mayores ajustes por inflación y los menores ingresos operacionales de las CAV.



Entre todas las entidades del sector financiero, el mayor deterioro en el índice de calidad de la cartera se produjo en las corporaciones de ahorro y vivienda. La cartera vencida de las CAV creció 62,5% en el primer trimestre de 1998, pero si se incluye al Banco Central Hipotecario el aumento pasa a ser del 81,9%. Esta sola entidad estatal participa con el 33,8% en el total de la cartera vencida del sector.



El peor resultado del sistema lo registraron las corporaciones financieras. En el primer trimestre de 1997 (sin incluir el IFI) habían ganado $49.307 millones y en el mismo lapso de 1998 perdieron $16.622 millones, lo que representa una variación de -133,7%. La principal causa de este descalabro fue el efecto negativo de los intereses sobre la valoración de inversiones.



En el primer trimestre, la cartera bruta aumentó 13,4%. Lo preocupante es que del total de esta cartera --de $4,3 billones al 31 de marzo--, más del 60% la tienen dos entidades, el estatal Instituto de Fomento Industrial (IFI) y la corporación Corfinsura. La calidad de la cartera mejoró levemente al pasar de un 4% en marzo de 1997 a 3,7% en marzo de 1998.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?