Lecciones aprendidas

| 12/9/2002 12:00:00 AM

Lecciones aprendidas

La reforma financiera consolida el aprendizaje que ha tenido Colombia en el manejo de crisis financieras y busca resolver obstáculos al desarrollo del crédito.

En medio de la gran agitación legislativa de este fin de año, un proyecto de ley de alto impacto para el país está a punto de convertirse en realidad. Se trata de la reforma financiera, que ensambla en un solo acto legal un amplio número de transformaciones en el sistema financiero. El objetivo más importante es darles contenido práctico a algunas de las lecciones que dejó la pasada crisis financiera, al crear instrumentos que permiten intervenir entidades con mayor rapidez y menores costos para los depositantes. Además, la reforma maneja otros temas: introduce novedades que deberían ayudar a incrementar los volúmenes de crédito para vivienda y para microempresas; fortalece a la Superintendencia Bancaria y despeja obstáculos administrativos a su funcionamiento; introduce mayor rigor a los mecanismos de protección de los derechos del cliente y muchos otros más.



Así, antes que poner en marcha grandes visiones sobre el futuro del sector financiero, el espíritu de la reforma es el de atar cabos sueltos, poner la casa en orden y ayudar a que, si se repiten situaciones que ya se vivieron, sea posible usar lo aprendido y darles un manejo más certero.



Nueva intervención



En la crisis financiera se hizo evidente que la intervención de entidades genera enormes costos para los depositantes y también para los contribuyentes que financian los procesos de salvamento con sus impuestos. Las autoridades intervienen cuando los problemas están muy avanzados y, además, los procesos de liquidación son muy largos, pues la gran mayoría toma más de 10 años para resolverse. Todo esto atenta contra el valor que se puede salvar, pues la calidad de los activos se deteriora rápidamente a partir del anuncio de una intervención. Como resultado, más del 50% de los depósitos se pierde en la liquidación de una entidad financiera.



La solución que introduce la reforma es el mecanismo de exclusión de activos y pasivos. Esta fórmula, que ha sido aplicada con éxito en países como Argentina y España, permite a las autoridades actuar rápidamente cuando una entidad entra en problemas. Para evitar la pérdida de valor, los activos y pasivos salen de la entidad afectada y son recibidos por otras entidades financieras. El problema está en que, mientras que el valor de los pasivos con el público es conocido, el valor de los activos no se conoce, pues es precisamente el deterioro de su calidad lo que motiva la intervención. Por ese motivo, nadie estaría dispuesto a recibir por su valor en libros los activos del banco afectado.



Para resolver este desequilibrio se crea un paso intermedio en el proceso, un patrimonio autónomo que recibe los activos del banco afectado y, con base en ellos, emite unos bonos. Estos son entregados a la entidad receptora y constituyen el activo que equilibra los pasivos tomados por la entidad.



Obviamente, hay una diferencia en valor que alguien tiene que asumir. La diferencia entre el valor de los bonos emitidos por el patrimonio autónomo y el valor de los activos que les sirven de base es cubierta por las contribuciones que el banco afectado realizó al seguro de depósitos. Si aún falta dinero, el excedente es cubierto por Fogafin. Este mecanismo pretende apoyarse al máximo en instrumentos de mercado, pues los pasivos y activos de la entidad afectada serán ofrecidos a las demás entidades financieras mediante subasta. Cada entidad deberá calcular el valor que en su caso puede tener la nueva masa de depositantes, al ampliar su base de clientes. Sin embargo, la ley establece también situaciones en las cuales las autoridades pueden hacer que la toma de los pasivos de las entidades afectadas sea obligatoria.



A mover créditos



Una de las innovaciones más importantes del proyecto es la introducción del leasing habitacional, una forma alternativa para financiar vivienda. Mientras que en un crédito tradicional el comprador paga una cuota inicial y toma de una vez el título de propiedad del inmueble, en el leasing paga un arrendamiento y al final del período tiene una opción de compra, a cambio del pago de un valor residual. Los pagos por este concepto son deducibles del impuesto de renta. Este mecanismo es muy atractivo para las entidades que buscan una salida de mercado para sus bienes recibidos en pago, y también para muchos demandantes de vivienda que no tienen el ahorro necesario para pagar la cuota inicial.



Por otra parte, la Superintendencia Bancaria reportará varias tasas de interés activas promedio, de acuerdo con los diferentes tipos de crédito de los que se trate: microcrédito, consumo, ordinario y vivienda. Este cambio tiene implicaciones sobre el cálculo de la tasa de usura, lo cual deberá estimular el desarrollo del microcrédito.



La tasa de usura se ha convertido en un fuerte obstáculo al desarrollo del microcrédito, pues el nivel de usura está definido como una vez y media el nivel de la tasa promedio. Puesto que la actividad de microcrédito tiene costos operativos muy altos, para otorgar este tipo de créditos es necesario cobrar tasas altas. El límite actual de usura implica que son pocas las entidades que se atreven a prestar para este destino, pues es muy fácil superar el límite de usura. Con los nuevos promedios, la tasa sobre el microcrédito deberá ser más alta que sobre otros tipos de crédito, de modo que sería posible prestar sin superar el límite de usura en las tasas activas.



La reforma afecta muchos otros temas (ver recuadro). Resultan especialmente importantes el fortalecimiento de la autoridad de la Superintendencia Bancaria y la nueva jerarquía que adquieren los temas relacionados con el buen gobierno corporativo en las entidades financieras, especialmente en lo que se refiere a conflicto de interés, juntas directivas y defensoría de los clientes. Una amplia difusión del contenido de la ley entre clientes y accionistas minoritarios puede ayudar a que los problemas del sector financiero en el futuro sean conocidos con mayor rapidez y a que las autoridades tomen medidas antes de que se desarrollen situaciones extremas en las entidades.



Puntos de la reforma

Aparte de la consolidación de activos y pasivos y los cambios que afectan el crédito para vivienda y el microcrédito, la reforma introduce modificaciones de gran importancia. Entre ellas, se destacan:



* Conflictos de interés. Las entidades deben tener políticas claras sobre estos temas, los cuales deben ser discutidos en la junta y aparecer en las actas.



* Juntas directivas. No podrá haber tantos miembros de la administración que establezcan mayoría en las decisiones de la junta.



* Transparencia. Se levanta la reserva sobre la composición de capital y también la reserva de activos. Se podrá saber quiénes son los dueños de los bancos y a quién prestan dinero las entidades.



* Fortalecimiento de la Superintendencia Bancaria. Se reducen los recursos que pueden interponer las entidades ante las decisiones. Las sanciones se hacen más consistentes al aclarar los criterios para su imposición. Las amonestaciones se convierten en sanciones.



* Defensor del cliente. Las entidades quedan obligadas a crear este cargo, dotado de instrumentos eficaces y ocupado por una persona de altas calificaciones.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.