La senda de los 'fogafinizados'

| 2/25/2000 12:00:00 AM

La senda de los 'fogafinizados'

Aunque buena parte de los banqueros que requerían créditos de Fogafin para capitalizar temían perjudicar su imagen por recurrir a este canal, los indicadores de riesgo construidos por Dinero muestran que sus principales variables han mejorado, aunque lentamente.



Los bancos privados que recibieron crédito de Fogafin fueron Superior, Unión, Colpatria, Interbanco y de Crédito así como Coltefinanciera, Multifinanciera y Corfinorte. Al finalizar el 99 solo Interbanco, el Banco de Crédito y Multifinanciera arrojaron utilidades, por $3.780 millones, mientras las demás entidades registraron pérdidas por $119.403 millones.



Todos los bancos públicos y Granahorrar también recibieron recursos del Gobierno por más de $2,6 billones. La banca oficial ha tenido una ligera mejoría en sus indicadores de riesgo, pero las CAV oficiales no han logrado frenar su acelerado deterioro. Y las cosas empeoran si se examina el margen operacional de intermediación que manejan puesto que ya empezó a ser negativo.



En cuanto al efecto de los recursos inyectados a la banca privada por Fogafin se tuvo una reducción del riesgo potencial, es decir, bajó la presión por captar recursos lo que se reflejó en tasas de interés menos onerosas para las entidades. Esto pudo deberse a que el mercado tuvo una mejor percepción de su situación. Además, lograron mejorar la calidad de su cartera, lo que es el resultado inmediato de haber hecho las provisiones respectivas sobre las deudas malas. Igualmente, redujeron el índice de morosidad de sus deudores y los bienes en dación de pago que han recibido. En contraste, la cartera neta ha decrecido y la más afectada ha sido la cartera comercial como una manera de frenar las necesidades de provisiones y bajar el riesgo de morosidad.



En resumen, los efectos percibidos hasta ahora han sido una recuperación de la calidad de los activos, dada por los castigos con provisiones sobre cartera mala, y la posibilidad de generar un mayor rendimiento en el corto plazo si se logran mantener los indicadores evitando incrementar las provisiones requeridas. Sin embargo, de mantenerse la parálisis de la cartera y no realizar esfuerzos para salir de los activos improductivos los balances podrían volver a dañarse.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.