| 6/24/2015 12:00:00 AM

Colombia en el club de la Ocde

La adopción de normas internacionales se convierte en la mejor carta de presentación para entrar en el grupo de países con buenas prácticas.

Sin lugar a dudas, el ‘cantado’ ingreso de Colombia al exclusivo club de países pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (Ocde) será una de las mejores noticias para Colombia en los próximos meses, como lo prevé el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría.

A la par con esa entrada y como exigencia para llegar a esta élite de países con buenas prácticas, la adopción de estándares contables internacionales de fácil lectura para el común de los inversionistas es una de las mejores cartas de presentación para que Colombia entre con el pie derecho.

Los estándares exigidos para que Colombia sea considerado como país que ejerce buenas prácticas y cuyas empresas tienen adecuados esquemas de gobierno corporativo incluyen aspectos como las condiciones de operación, información y la administración de las compañías en sus estándares, así como la creación de reportes que sean transparentes. Todo, en medio de un mundo más globalizado y competitivo.

Así empezó


Desde el 9 de julio de 2009, cuando el Congreso colombiano aprobó la Ley 1314, Colombia comenzó un proceso de cambio en las normas contables que implica dejar de aplicar los principios de contabilidad generalmente aceptados para adoptar en todas las empresas las Normas Internacionales de Información Financiera, Niif o IFRS (por su sigla en inglés). Ahí el camino hacia la Ocde se perfilaba como un buen augurio.

Según Andrés Bernal, socio de la firma Governance Consultants, “el gobierno corporativo fue diseñado para generar confianza entre los inversionistas y, en esa medida, facilitar el acceso a información financiera de las empresas a este tipo de actores. Resulta ser una pieza fundamental para preservar esa confianza y facilitar la relación de la inversión con la compañía. En ese sentido, la entrada a la Ocde con nuevos estándares contables es una excelente carta de presentación para las empresas”, afirma.

Si bien los nuevos estándares contables facilitan esa ‘membresía’ a la Ocde, también lo hacen los ajustes sugeridos por el organismo internacional en lo que se refiere a juntas directivas de entidades estatales y en el ejercicio del Superintendente Financiero, figura que propende por la vigilancia del ahorro del público. En este último caso, avanzan los procesos para que sea un funcionario más independiente, con más protección legal y cuyo nombramiento se haga por un periodo fijo a cuatro años.

El ingreso de Colombia a la Ocde será un gran paso para mantener adecuadas políticas públicas y la confianza en el manejo macroeconómico.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?