| 11/30/2009 12:30:00 AM

La hora de emitir

Ante las grandes necesidades de diversificación de los portafolios y la llegada de los multifondos, se requiere la entrada de nuevos emisores al mercado de valores.

Mientras compañías internacionales como Pacific Rubiales y Grey Star, entre otras, preparan el listamiento de sus acciones en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), el grueso de las empresas colombianas sigue alejada del mercado de valores.

Si bien las emisiones de renta variable marcaron un verdadero hito para el mercado colombiano al totalizar $8 billones en 2007 -encabezadas por Ecopetrol-, durante 2008 y 2009 las emisiones de acciones han sido prácticamente nulas.

Es más, Colombia tiene el menor número de empresas inscritas en bolsa dentro de las bolsas de la región (88 compañías), pues han sido más los deslistamientos que se han producido en los últimos años, ante la venta a grandes multinacionales de empresas como Bavaria, Coltabaco y Banco Colpatria. Este año, por ejemplo, tan solo se han inscrito en la bolsa colombiana dos compañías: Biomax y la Sociedad de Inversiones de Energía (SIE). Y, en 2008, se habían inscrito unas pocas compañías como la Empresa de Energía de Bogotá (EEB), Transportadora de Gas del Interior (TGI) y Brío de Colombia, entre otras.

El estancamiento en el número de nuevos emisores no es exclusivo del mercado de acciones, también se ha presentado en el mercado de deuda. Si bien, durante este año se han emitido más de $11,6 billones en bonos, estos han provenido en su mayoría del sector financiero y de grandes empresas tradicionales del sector real.

¿La razón? Según un estudio reciente de la BVC, las empresas no emiten acciones ni deuda corporativa por la poca ambición de crecimiento, las buenas condiciones que ofrece el crédito bancario, el miedo a perder el control, los altos requerimientos de divulgación de información, la falta de transparencia y bajos estándares de Gobierno Corporativo por parte de la mayoría de empresas del país, los trámites largos, complicados y costosos y, en general, un alto desconocimiento de las ventajas del mercado de valores (ver gráficas).

No obstante, el sector empresarial colombiano tendrá que cambiar esta mentalidad si quiere aprovechar la avalancha de recursos que se producirán hacia el mercado accionario con la implementación del esquema de multifondos. Según cálculos de Correval, si se alcanza un perfil eficiente de inversión similar al de Chile, la participación de la renta variable podría aumentar hasta un 53,9% (desde el 34,7%). Esto significa que el valor del portafolio de los fondos de pensiones obligatorias en acciones podría pasar de $24,9 billones en la actualidad a $54,8 billones en diciembre de 2010. Si continúa la ausencia de nuevos emisores, esto podría generar una burbuja especulativa en ese mercado, alejar la inversión extranjera y/o hacer que los fondos privados de pensiones prefieran movilizar sus recursos hacia acciones en el exterior.

Para que el ideal de que los recursos pensionales financien el desarrollo empresarial se cumpla, los empresarios deben, por un lado, comenzar a prepararse, pues el proceso de emitir puede durar entre 5 y 12 meses y, por otro, superar falsas creencias sobre el mercado de valores.

A romper mitos

El estudio de la BVC, llevado a cabo entre cien compañías con ventas entre $30.000 millones y $2,7 billones, muestra que la barrera más importante que tienen las empresas para capitalizarse a través de la bolsa es el temor a perder el control de su compañía y, por tanto, perciben mucho riesgo en una emisión de acciones. Esto muestra el alto desconocimiento del mercado pues no conocen la posibilidad que hay de emitir acciones preferenciales sin voto, aprovechando que para los inversionistas tiende a ser más importante la posibilidad de recibir buenos dividendos que tener voto. Tampoco tienen claro que no se necesita el 100% de la propiedad de una compañía para tener el control.

Otra creencia es que la emisión de acciones complica la gobernabilidad de la gestión y del proceso de toma de decisiones al tener que manejar accionistas minoritarios y ante los altos requerimientos de revelación de información. Esto simplemente muestra que la mayoría de empresas del país tiene una estructura de gobierno corporativo muy incipiente y le teme a la transparencia en sus estados financieros.

Del mismo modo, al preguntárseles por las razones para no emitir deuda corporativa, más de la mitad de las compañías dijo no necesitar recursos. Esto evidencia que no tienen agresivas estrategias de expansión pues, al ser la reinversión de sus utilidades la principal fuente de financiamiento, se han acostumbrado a crecer a tasas moderadas y a mantener una estructura de capital inadecuada.

Y, si bien reconocen las ventajas de acudir al mercado de valores en términos de menores tasas y mayores plazos, estiman que la emisión debe tener grandes ventajas financieras y ser lo suficientemente grande para justificar los costos de incurrir en los de una emisión. Según Colombia Capital, una emisión de menos de $20.000 millones no justificaría los costos financieros.

Para solucionar los problemas de oferta que tiene el mercado de valores, se requiere una política pública más agresiva. Por ejemplo, darle vía libre a un segundo mercado donde se exijan menos trámites y requisitos de inscripción así como de divulgación de información y regulación. De hecho, el desarrollo del mercado de valores debería ser una política pública.

Por ahora, los mayores esfuerzos los ha hecho la Bolsa de Valores a través de su programa Colombia Capital, con su componente de "emisores por primera vez" y con la búsqueda de la integración con mercados como el peruano y el chileno. Esto último significa más oportunidades de diversificación para los inversionistas colombianos, pues se multiplicará el número de empresas inscritas, y de financiación para las compañías colombianas que quieran aprovechar la oportunidad de contar con un mercado ampliado. Sin embargo, si los empresarios nacionales no sacan partido de esta coyuntura, las compañías extranjeras sí lo harán.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?