| 11/7/2008 12:00:00 AM

La clave de la confianza

El Banco de la República envió señales de cambio en su política contraccionista para el primer trimestre del próximo año, con el fin de mitigar impactos en el crecimiento.

En su reunión del pasado 24 de octubre, la Junta Directiva del Banco de la República decidió abrir el 'grifo de la liquidez' para atender los mayores requerimientos de crédito propios de la temporada de fin de año. Con esto, no solo se envía un mensaje de confianza al sistema financiero en cuanto a que el Emisor hará lo que sea para atender sus necesidades de efectivo, sino que ha sido interpretada igualmente como una clara señal de que se adoptarán políticas monetarias contracíclicas a partir del primer trimestre de 2009.

Esto se lograría a partir de cinco medidas: la baja de encajes para liberar más recursos; la ampliación del cómputo de encajes para fin de año; incrementar la compra de TES; operaciones repo de entre 14 y 30 días y el cierre temporal de subastas contraccionistas. Así, el Emisor espera manejar una oferta de dinero para fin de año que podría alcanzar $4 billones.

Tras conocerse los anuncios de liquidez para fin de año, el sistema financiero reaccionó positivamente. El primer impacto se sintió en la disminución de las tasas de crédito interbancario, que se ubicaron en niveles del 10,01%, muy cerca de la tasa de intervención del Emisor (10%).

Si bien la cifra de liquidez para fin de año parece abultada, prevalece la incertidumbre sobre si será suficiente para atender un mercado afectado por la turbulencia financiera internacional, al tiempo que permita generar la confianza que se necesita para hacer reaccionar la demanda y disipar las dudas frente a las elevadas tasas de interés.

Camilo Pérez, jefe de investigaciones económicas del Banco de Bogotá, cree que las medidas del Emisor fueron muy atinadas porque con ellas "envió un mensaje contundente de su decisión de continuar otorgando liquidez, porque ha tenido tiempo para analizar lo que ha sucedido a nivel internacional y tiene claro que el tema central es la liquidez".

La presidente de la Asociación Bancaria, María Mercedes Cuéllar, coincide en que la liquidez aprobada resulta muy positiva para retomar la ruta de la confianza y cree que le permitirá al mercado financiero anticiparse a cualquier problema que se pueda presentar, al tiempo que asegura que "todo está bien por ahora en materia de crédito".

Tasas, por fin a la baja
Pero no todos creen que las decisiones del banco sean suficientes para el momento actual que vive la economía. "Era lo mínimo que podía hacer el Banco de la República para evitar una anorexia monetaria para fin de año", asegura Ricardo Durán, gerente de investigaciones de Corredores Asociados, un fuerte crítico de la política contraccionista del Emisor.

Y aunque reconoce que los recursos serán suficientes para atender las necesidades de fin de año de los empresarios, considera que las medidas resultan incompletas por la falta de un ajuste hacia la baja en la tasa de interés de intervención del Banco, que se mantiene en 10% pese a que la mayoría de las economías del mundo y de la región han decidido bajarlas para reactivar la demanda.

Durán hace parte del grupo de economistas que ha venido insistiendo en que las restricciones en la liquidez, que durante más de un año viene aplicando el Emisor para controlar los brotes inflacionarios, han provocado graves desajustes en otras áreas como la demanda y el empleo.

En el caso específico de la demanda, el codirector del Banco de la República, Leonardo Villar, reconoce que las medidas adoptadas han cumplido su objetivo de frenar el acelerado crecimiento que registraban tanto el crédito como la demanda el año pasado.

En el caso de la demanda interna, se pasó de un aumento del 9% en el cuarto trimestre de 2007 a 5,7% en el primer trimestre de 2008 y a 4,2% en el segundo trimestre de este año. En materia de crédito de consumo, de tasas que alcanzaron el año pasado el 50% de crecimiento, se pasó este año a niveles del 15%.

Sin embargo, el impacto directo en la reducción de la demanda y del crédito de consumo no han logrado frenar del todo una inflación que sigue en niveles superiores a los de su meta objetivo, en gran medida porque buena parte del año se han presentado aumentos de precios por a factores externos, como en el caso de los commodities y no necesariamente por elementos que puedan controlarse con política interna.

Villar defiende las decisiones del Banco de la República y asegura que la prudencia con la que se ha manejado la política monetaria le ha permitido al país enfrentar con mayor fortaleza la crisis financiera internacional. Además, cree que hoy la perspectiva es muy distinta en materia de inflación, ya que uno de los primeros efectos de la crisis financiera internacional fue precisamente un ajuste en los precios, producto de la menor demanda mundial de productos básicos como el petróleo. También destaca que las circunstancias recientes han permitido la "recuperación de la credibilidad y la confianza" frente al Emisor, gracias a la cautela con la que ha manejado la política monetaria y cree que en momentos de una desaceleración inminente de la economía, el Banco podrá adoptar políticas contracíclicas para acelerar la dinámica del crecimiento.

Estas políticas estarían directamente ligadas con una reducción en la tasas de interés de intervención para reactivar la demanda y darle un nuevo impulso al crecimiento del país. Incluso, tras preguntarse si una política más laxa en tasas de interés permitiría reactivar la economía, Villar reconoce que, aunque "no podrá evitar los efectos negativos de la crisis internacional, sí podrá mitigarlos".

La actitud adoptada por el Banco de la República es positiva en la medida en que está enviando señales de flexibilizar su política restrictiva, de cara al cambio del ciclo económico. Lo importante para el país en este momento es que las medidas que adopte el Emisor tengan la dimensión que se requiere en impacto en los sectores público y privado, solo así se podrían menguar los efectos de la desaceleración y lograr un crecimiento económico que permita avanzar en el desarrollo del país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?