| 1/29/1999 12:00:00 AM

Inversiones modelo 99

¿Renta fija? Sí, pero en un banco sólido.¿Vivienda? Sí, pero sin deuda. ¿Dólar? Sí, sin duda.

El año pasado dejó una enseñanza amarga para todos los inversionistas colombianos: que los activos también se desinflan en Colombia y el riesgo de que eso suceda es en realidad mucho más alto de lo que cualquiera habría imaginado.



Los colombianos no estaban acostumbrados a ver que su inversión en vivienda se desvalorizara tanto como ha ocurrido en los últimos años. El que invirtió un millón de pesos en vivienda de estrato medio alto y alto en 1994 hoy sólo tiene $700.000. La vivienda solía ser una inversión segura que, por mala que fuera, al menos cubría el capital del efecto perverso de la inflación.



El valor de las empresas también se desplomó y hoy la mayoría de ellas tienen un valor bursátil inferior al que dicen sus libros.



Hasta las inversiones en CDT, que siempre se habían percibido como seguras, ya no lo son tanto. Esas jugosas rentabilidades que se pueden obtener en renta fija, que hasta pueden llegar a 20% por encima de la inflación, son sospechosas a la luz de cualquier análisis. La economía no es viable si sigue en la burbuja de las tasas de interés.



En el 99 vienen grandes retos. Las condiciones de la economía van a exigir mucho más del inversionista, de sus análisis de riesgo, de los objetivos que se fije en el corto y mediano plazo y será necesario romper con el paradigma del pasado. Ya no se puede invertir en lo mismo de antes ni con los criterios utilizados hasta ahora.



Evite las malas decisiones



El 99 no admitirá equivocaciones en su plan de inversiones. Será justamente el año en el que tendrá que poner a toda prueba sus habilidades para encontrar la mejor combinación de activos para poner a rendir sus ahorros. No vale la pena arriesgar lo construido.



El 98 fue un año difícil y muchos estuvieron en un franco proceso de desahorro ante la llegada de eventualidades como quiebras, pérdida del empleo y escalada de las tasas de interés que llevaron las cuotas de las deudas a niveles inmanejables y a que los saldos de las mismas erosionaran el patrimonio.



Pues prepárese. Desafortunadamente, lo que viene en el 99 no parece ser muy diferente al menos en el primer semestre. Tasas de interés aún altas y turbulencia mundial como ya se empezó a evidenciar con la tormenta de Brasil. Esto significará más incertidumbre y un obstáculo adicional para que la economía en conjunto se recupere.



Las opciones



Pero en medio de los vaivenes de la economía mundial y local, hay oportunidades para aprovechar este año que empieza. Por un lado, las tasas de interés permanecerán altas un buen tiempo (todos apuntan al primer semestre), el dólar seguirá siendo una opción para considerar y la finca raíz ofrece gangas para aprovechar sobre todo si se tiene la plata contante y sonante (sin contraer deuda costosa).



Pero, de nuevo, el análisis de riesgo no opera sólo para inversiones en acciones. Si va a invertir en CDT, hay que buscar los triple AAA si no quiere asumir riesgos. Desafortunadamente, el año pasado, a última hora, la Superintendencia de Valores reversó la medida que obligaba a que todas las entidades financieras calificaran sus emisiones. Esa medida habría dado mayor transparencia al mercado en un año que posiblemente tendrá quiebras en el sector financiero.



Por el lado de la inversión en acciones, el panorama es menos claro porque la mayoría de las empresas tuvieron un año muy difícil y el 99 seguirá siendo de dificultades. Habrá problemas de baja demanda, pocas fuentes de financiación y una competencia cada vez más agresiva por mantenerse en los mercados.



El momento es bueno para comprar acciones de ciertas empresas, porque la mayoría se están transando a precios muy bajos. Pero el riesgo es alto.



El dólar de nuevo



La crisis tomó a muchas empresas y personas con deudas en dólares, deuda que se ha encarecido en el último año como resultado de la devaluación y todo indica que el 99 será de nuevo un año con expectativas de que el peso pierda valor.



Lo de Brasil fue sólo un campanazo de alerta de que el 99 va a ser un año de sobresaltos. Con lo ocurrido en Brasil, el peso se devaluó 4,0% en la semana de la turbulencia internacional. Así, el espacio que queda para que el peso se devalúe dentro de la banda es sólo de 15%, asumiendo que en diciembre de 1999 el dólar estaría en el techo.



Lo más probable es que el Banco de la República se vea obligado a mover la banda cambiaria este año, lo que aumenta las posibilidades de obtener buenos rendimientos en el exterior.



La recomendación



En estas circunstancias, lo mejor es no tomar decisiones a la ligera y adoptar un plan conservador en los gastos para abrirle paso a un mayor ahorro que es lo que finalmente agrega valor económico. Y para decidir en qué invertir hay que tomarse el tiempo necesario para evaluar los objetivos si se tienen o definirlos muy claramente, mirar el riesgo que se está dispuesto a asumir y así diseñar una estrategia de inversiones.



Empiece por este especial. Encontrará algunas herramientas útiles para tomar sus decisiones de inversión en el 99.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?