Hipotecarias en negro

| 5/31/2002 12:00:00 AM

Hipotecarias en negro

Los resultados a abril señalan que el cambio en la estrategia de apoyo de Fogafin a la banca hipotecaria ha sido exitosa.

Las noticias son buenas para la banca hipotecaria. Al cierre de abril, AVVillas, Colmena, Colpatria y Conavi, que fueron capitalizados el año pasado en $716.000 millones, parecen haber espantado el fantasma de una crisis aguda y prolongada. Las utilidades de estos 4 bancos, que participan con el 74% del negocio hipotecario privado, llegaron a $34.500 millones en los primeros 4 meses del año, luego de las pérdidas por $61.200 millones en el 2001. Todas estas entidades cerraron en negro.



Este desempeño es muy significativo en la medida en que la economía está creciendo todavía a tasas bajas (1,67% en el último trimestre del año pasado) y el sector de la construcción apenas se está recuperando. Pero, ciertamente, la coyuntura de este sector es mucho más favorable hoy que en los últimos años, cuando se caracterizó por un marcado deterioro y una contracción del crédito hipotecario de -162% entre diciembre de 1998 y diciembre de 2000. Esta contracción de la cartera hipotecaria fue superior a la del sistema financiero en su conjunto, que registró una caída de -129% durante el mismo período, con lo cual los indicadores de calidad y rentabilidad de los bancos hipotecarios sufrieron un deterioro importante.



Héctor Cadena, presidente de Fogafin, es optimista respecto al futuro desempeño de los bancos hipotecarios. Sus cálculos muestran que los precios de la finca raíz tocaron fondo en diciembre de 2000 y mejorarán gradualmente durante los próximos años. Este desempeño, a su vez, tendrá un efecto positivo sobre los desembolsos de crédito, que proyecta crecerán a una tasa anual compuesta de 12% entre 2002 y 2010. Bajo este escenario, Fogafin estima que los saldos en cartera aumentarán de manera sostenida a partir del año 2004. El crecimiento entre el 2001 y 2010 será de 5,5% anual.



Por supuesto, este desempeño depende de manera crítica de que la economía colombiana repunte y el ingreso de los hogares aumente. En la medida en que siga habiendo un déficit de vivienda de 1,2 millones de unidades, que afecta principalmente a los estratos bajos, la oferta de vivienda contará con un mercado para su desarrollo. Así mismo, es fundamental que se mantenga la estabilidad jurídica en el sector para que los colombianos puedan acceder a estos créditos. De hecho, el cambio constante en las reglas del juego fue el gran responsable de la crisis de este sector.



Línea de fortalecimiento



Los resultados negativos observados en 1999 y 2000 motivaron a la Superintendencia Bancaria a identificar los riesgos del negocio hipotecario. Con base en este trabajo, Fogafin desarrolló un mecanismo de apoyo para la banca hipotecaria con el fin de evitar una crisis de marca mayor.



Luego de una compleja discusión con los bancos, el gobierno y el Fondo Monetario Internacional, Fogafin sacó una línea de fortalecimiento patrimonial en mayo del año pasado (Resolución 6/01). De esta línea se beneficiaron AVVillas, Colmena, Colpatria y Conavi, que recibieron $600.000 millones en créditos por parte de Fogafin. El resto de la capitalización, $116.000 millones, fue aportado por sus accionistas.



La definición del monto de la línea ($600.000 millones) tuvo en cuenta el balance y capacidad financiera de Fogafin. El resultado fue un mecanismo de apoyo distinto al puesto en marcha en 1999, el cual no pudo evitar la quiebra de Cofinorte e Interbanco.



En esta ocasión, Fogafin no entregó recursos a las entidades. El mecanismo consistió en una línea de crédito financiada con bonos de Fogafin y una labor de saneamiento, mediante la introducción de ajustes a los estados financieros, acordados entre la Superbancaria y las entidades.



Para acceder a la línea de fortalecimiento patrimonial, AVVillas, Colpatria, Colmena y Conavi tuvieron que contratar a un banquero de inversión para mirar en detalle la estructura de la respectiva entidad y la evolución futura de sus activos, pasivos, contingencias y riesgos asociados al negocio. Estos elementos ayudaron a establecer el impacto del crédito de Fogafin sobre los resultados de cada entidad y la capacidad de cancelarlo con los flujos liberados por ella. Así mismo, se estableció un completo plan de desempeño sujeto a revisión cada tres meses por parte de Fogafin.



"Se hizo el salvamento de la banca", afirma Héctor Cadena, presidente de Fogafin. Los resultados a abril de estos 4 bancos hipotecarios parecen darle la razón.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.