| 2/1/2008 12:00:00 AM

¡Habrá crédito!

A pesar de la desaceleración de la cartera en 2008, habrá una buena dosis de crédito para la economía. Hay riesgos, pero los banqueros están optimistas y continuarán con la bancarización.

Aunque la cartera continuará su desaceleración a un ritmo cada vez mayor, los banqueros esperan un buen 2008. Según Asobancaria, gremio de la banca, la cartera de créditos crecerá durante este año cerca del 15%. Si bien esto significa una caída importante frente a los altos crecimientos observados durante 2006 (32,1%) y 2007 (26,7%), el incremento esperado es elevado en términos históricos. Más si consideramos que se parte de un mayor saldo que hacia finales del año alcanzó los $110 billones.

"No estamos previendo crecer como en años anteriores. Vemos el año con optimismo y con resultados no tan grandes pero sólidos", dice Santiago Pérez, vicepresidente de banca personal de Bancolombia. La mayoría de los bancos consultados por Dinero comparten este optimismo y tienen presupuestos de crecimiento de dos dígitos.

Esto significa que habrá crédito este año, pues el sector financiero va a seguir bombeando recursos para inversiones productivas y compra de vivienda, entre otras cosas, pues lo que se intenta frenar es el crédito insostenible.

De hecho, los banqueros estiman que el crédito que más se desacelerará este año será el de consumo, que de tasas superiores al 35% pasaría a crecer cerca de 14%, mientras que el crédito empresarial y el microcrédito se estabilizarán alrededor del 20% -cerca de sus niveles actuales- dado el buen crecimiento esperado de la economía (5,5%) y la actividad de las compañías. En el hipotecario, la mayoría de presupuestos se hicieron con crecimientos entre el 9% y el 15% (ver gráficas).

Con esto, es claro que la política monetaria restrictiva y las alzas en las tasas de intervención del Banco de la República para enfriar el consumo interno tendrán sus mayores resultados este año. Obviamente una desaceleración mayor o menor del crédito y su costo dependerán de la forma como el Emisor actúe en respuesta a los riesgos externos e internos que enfrenta la economía como la recesión de Estados Unidos, los problemas con Venezuela o complicaciones en el frente inflacionario.

Por esto, los banqueros consideran que el Emisor deberá ser particularmente cuidadoso en la toma de decisiones en materia de tasas de interés y de manejo de la liquidez de la economía.

Por ahora están optimistas y la mayoría afina sus estrategias para seguir creciendo, como es el caso de realizar una mejor gestión de riesgo, lanzar productos novedosos e incorporar nuevos clientes y segmentos (bancarizar). El espacio para crecer es grande. La profundidad financiera (cartera/PIB) alcanzó un 32%, muy por debajo de estándares internacionales e incluso regionales.

Los retos

"La estrategia con un escenario de tasas altas es trabajar en el tema de bancarización a través de una tasa diferencial. En crédito de consumo seremos más agresivos en clientes no bancarizados. A la par profundizaremos la relación con quienes ya son nuestros clientes", dice Santiago Perdomo, presidente de Colpatria.

Para desarrollar sus estrategias, los banqueros tendrán que empezar por hacer una mejor gestión de riesgo y poner toda la información que tiene de sus clientes al servicio de la gestión comercial. Esto, que ya se hace a nivel empresarial, debería comenzar a ser frecuente en personas. El objetivo final es que los clientes actuales tengan acceso a nuevos productos.

Y hay espacio. Según Asobancaria, a junio de 2007, 15 millones de colombianos (35,1% de la población) tenían una cuenta de ahorro. Es decir, un aumento de más de dos millones de personas en el nivel de bancarización en el último año. Pero menos personas tienen acceso a un crédito o a otros productos con sus entidades. Tan solo 3,6 millones (8,4%) tenían tarjeta de crédito y tres millones (7,1%) contaban con un crédito de consumo. Más de 542.000 colombianos (1,3%) tienen un crédito hipotecario y más de 586.000 personas tienen un microcrédito con el sector financiero.

Para crecer, la banca tendrá que ser más creativa en el desarrollo de nuevos productos o potenciar algunos de los existentes como la libranza (descuento directo por nómina) y el leasing habitacional. Por ejemplo, el BBVA ha desarrollado créditos hipotecarios con formas de amortización y plazo que buscan adecuarse al flujo de caja del cliente y tener cuotas más bajas. Con sus productos cuota prima y cuota reducida ya realizan el 70% de sus colocaciones. Por esto, vendrán más lanzamientos.

A favor de la banca está el nivel de sus tasas siguen siendo mucho más barato frente a los créditos informales que otorgan casas comerciales, prenderías, el gota a gota e incluso el crédito de proveedores de las pymes. Por esto, el gran reto es "crecer nuestra tajada colonizando nuevos nichos, nuevos mercados y sitios geográficos. Esto es, incursionar en territorios que no se financiaban con la banca si no por fuera, a costos más altos", afirma Pérez de Bancolombia, una de las entidades que ha trabajado en aumentar su red de servicios y los corresponsales no bancarios.

Otro ejemplo de cómo la banca busca nuevos nichos y tiene que reaccionar rápidamente ante los cambios del mercado es que ha extendido sus productos hipotecarios a inmuebles diferentes a vivienda, como bodegas, locales comerciales, oficinas, consultorios, logística, que han tenido gran auge ante un eventual tratado de libre comercio con Estados Unidos.

Una mayor desaceleración del nivel actual de expansión del crédito resulta hasta benéfica en algunos nichos como el de consumo para lograr un crecimiento más ponderado de la cartera y evitar situaciones de peligro para el sistema. Es claro que los banqueros pretenden seguir con su proceso de bancarización y otorgando crédito, aunque a una menor velocidad, pues a pesar de los significativos avances hay un gran camino por recorrer. No obstante, la banca va a tener que seguir desarrollándose y sofisticándose.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?