| 7/14/2008 12:00:00 AM

Grado de inversión a Perú

La agencia evaluadora de riesgo Standard & Poor's subió el lunes la calificación de Perú a grado de inversión. La decisión obedece a una caída significativa en las vulnerabilidades externas y fiscales del país.

Como lo informó Dinero.com esta mañana, la agencia evaluadora de riesgo Standard & Poor's subió el lunes la calificación de Perú a grado de inversión, otorgándole una nota de "BBB-" con panorama estable. La decisión, según lo afirma la firma, obedece a una caída significativa en las vulnerabilidades externas y fiscales del país andino.

Con esa calificación, Perú entra de lleno en al exclusivo club de países latinoamericanos con grado de inversión, que hasta ese momento lo componían Chile y México. En abril, la calificadora Fitch le había dado un triple B menos (BBB-) a la deuda peruana y la puso en grado de inversión.

Este año Perú crecerá alrededor de 7% este año, de nuevo una de las cifras más elevadas de la región. Con eso, si el manejo económico es acertado, podrá conjurar el problema que la calificadora Standard & Poor’s veía como el mayor riesgo de esa economía. “Que haya problemas sociales que le impongan demandas fiscales al gobierno”, le dijo en abril a Dinero Lisa Schineller, directora de Calificaciones Soberanas de la firma en Nueva York.

La noticia de que la agencia evaluadora de riesgo hubiera subido su calificación para la deuda peruana no fue para nada una sorpresa. Tal vez algo, en el momento en que se hizo.

En julio del año pasado Standard & Poor’s había vaticinado que esa nación tendría un crecimiento promedio de 6,3% en los años siguientes y que pasaría a grado de inversión en 2009. El riesgo, añadía, estaba en que el gobierno del presidente Alan García pudiera resolver problemas sociales que eliminaran los "factores estructurales que promueven el surgimiento de movimientos más radicales".

A partir de ese momento, hubo datos nuevos que mostraron el fortalecimiento peruano. La economía creció un 9% el año pasado, una de las tasas más destacadas del mundo y la más alta desde 1994 y los índices de pobreza disminuyeron durante los seis años consecutivos de crecimiento. En esas condiciones, Fitch se movió antes que sus competidores Standard & Poor’s y Moody’s en subir la calificación para la deuda peruana.

Si las cosas siguen como van, no sería extraño que Moody’s suba también la suya en los próximos meses.

Se salió del lote

Perú se salió del grupo de Brasil y Colombia, los otros dos opcionados para subir a grado de inversión, pero que aún tienen sus bonos soberanos clasificados en la categoría de “basura”, y ahora podrá empezar a construir sobre las oportunidades que le da su estatus recién conseguido.

En términos prácticos, conseguir el grado de inversión le permitiría acceder a los dineros de los mayores fondos de inversión del mundo, que solo están autorizados a invertir en papeles de esta categoría.

El costo de capital para las empresas establecidas en ese país debería bajar, porque los recursos financieros serán más fáciles de conseguir. Esto sin duda hará más competitivo al país sudamericano.

También le facilitará la vida al gobierno porque podrá emitir sus bonos en mercados mucho más amplios y líquidos.

No obstante, tendrá que lidiar con la revaluación del sol, que es un fenómeno que ya ocurrió tras el anuncio de Fitch y que sin duda ocurrirá de nuevo con el de Standard & Poor´s y posteriormente con el de Moody’s.

El nuevo ministro de finanzas, Luis Valdivieso muy seguramente mantendrá la línea de austeridad fiscal, que le valió el aumento de calificación al Perú.

Las finanzas públicas de Perú y el desempeño de sus cuentas externas han superado las expectativas. El crecimiento económico se da en un contexto de fuerte superávit fiscal, una inflación que se ha mantenido más o menos a raya y reservas internacionales netas récord de alrededor de US$33.400 millones.

En los últimos años redujo drásticamente su deuda externa a través de reestructuraciones de pasivos o pagos adelantados de sus obligaciones debido a su buena marcha económica. Las operaciones de prepago del 2006 y 2007 valieron US$3.200 millones de parte de la deuda que mantiene con el Club de París. Además, en marzo realizó la redención anticipada de bonos Brady por unos US$838 millones.

La deuda pública externa de Perú con organismos multilaterales asciende a US$7.851 millones al cierre del año pasado.





¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?