Futuros que prometen

| 6/23/2000 12:00:00 AM

Futuros que prometen

La cobertura con futuros y opciones es ya una alternativa viable para los colombianos. Mire cómo opera.

La posibilidad de reducir los riesgos de los negocios mediante operaciones de cobertura de monedas y bienes estará a disposición de los colombianos en muy poco tiempo. Este tipo de operaciones quedaron autorizadas en la Resolución 08 sobre régimen cambiario del Banco de la República. Solo falta que el Banco establezca mediante resolución, los nombres de las firmas comisionistas del exterior por medio de las cuales los colombianos podrán hacer operaciones de cobertura. Así, los importadores de materias primas podrán protegerse contra alzas futuras fijando desde ahora el precio de las mismas, y los productores podrán asegurar el precio de venta de sus productos en el futuro. De igual manera, quienes están endeudados en dólares podrán cubrirse contra la devaluación fijando la tasa de cambio y podrán además fijar el nivel de las tasas de interés.

¿Qué es un futuro?



Es una obligación contractual de compra o venta en la cual el precio se fija hoy pero la entrega del producto se hace contra el pago en el futuro en la fecha que establece el contrato. Este tipo de contratos se negocian en las bolsas de futuros de materias primas y productos financieros, las cuales se encargan de centralizar y organizar las operaciones, a la vez que determinan y hacen cumplir reglas para que las operaciones se desarrollen de manera equitativa. Las bolsas además tienen una cámara de compensación que garantiza el cumplimiento financiero de cada operación realizada. En otras palabras, esta cámara se convierte en la contrapartida del comprador y del vendedor para cada contrato. En las bolsas de futuros, los contratos están estandarizados en términos de calidad del producto, cantidad de cada contrato, lugar, entrega y fecha de vencimiento para que los participantes no tengan dudas sobre lo que compran o venden. Esta es una gran diferencisa con los forwards, los cuales no solo se hacen fuera de bolsa sino que se ajustan a la medida de cada cliente.



Depósito del margen



Este es el punto en el que mayor incidencia tiene la Resolución 08 del Banco de la República del 2000, al autorizar la apertura de cuentas con comisionistas de bolsa del exterior. Para poder hacer una operación de futuros de compra o venta es preciso tener una cuenta con la firma comisionista de bolsa, mediante la cual se va a hacer la operación de cobertura. El comisionista sin excepción exige un depósito como garantía de cumplimiento, el cual se conoce como depósito de margen. El monto del depósito lo determina cada firma comisionista pero por lo general representa entre el 3 y 10% del valor total del contrato.



Como los contratos de futuros se ajustan diariamente al precio de mercado, la firma comisionista acredita o debita de la cuenta de su cliente la cantidad necesaria para ajustarse al nuevo precio. Cada ajuste representa una ganancia o pérdida contable no realizada sobre el contrato de futuros. Si la pérdida contable supera el 30% del depósito de margen inicial, el cliente tendrá que hacer un depósito adicional para seguir con la posición abierta.



Con la autorización que el Banco haga de las firmas comisionistas del exterior se debe determinar cuál va a ser el tratamiento que el Banco y los otros organismos de control les van a dar a las operaciones de cobertura y especialmente a los movimientos contables a favor y en contra, ya que estos en ningún momento pueden ser tratados como ganancias o pérdidas.



Adicionalmente al tema de las firmas comisionistas, la resolución 08 avanzó en dos aspectos fundamentales. Eliminó para las operaciones de cobertura el depósito que deben hacer en el Banco quienes tienen deudas en dólares y autorizó a los bancos comerciales a endeudarse en dólares para financiar el margen de las operaciones de cobertura de sus clientes.



Los jugadores en futuros



En los mercados de futuros, hay dos tipos de jugadores: los especuladores, que toman riesgos a veces excesivos en los mercados futuros con la esperanza de lograr ganancias importantes y los hedgers, que utilizan los mercados para cubrirse contra un riesgo que no quieren asumir. El precio que se paga por este seguro depende de las ofertas y demandas de los participantes y cambia todo el tiempo. Los hedgers son quienes negocian la mayor parte de los contratos de futuros.





Compra y venta de contratos de futuros

Los futuros se pueden comprar o vender. Si la primera operación es una compra, se llama posición larga; mientras que si es una venta, se conoce como posición corta. Una persona compra un futuro porque quiere protegerse de una posible alza de precio en el futuro o porque piensa que el precio aumentará y podrá vender sus contratos más caro en el futuro. Por el contrario, una persona vende un futuro porque quiere protegerse contra la caída de precio de un producto que venderá en el futuro o porque considera que el precio bajará y puede recomprar sus contratos más barato en el futuro.



Ejemplo: un exportador de café quiere asegurar el precio del café en el futuro.



El exportador adquiere la obligación de vender el café a futuro en la bolsa a US$1,50 la libra y entregarlo al vencimiento del contrato contra el pago. Si no hace nada más, este será el precio que el exportador recibe por el café en el momento de entrega, independientemente de que el precio haya subido o bajado. El único inconveniente de esta operación es que el exportador tiene que entregar el café físico de la calidad "contrato C" en el sitio especificado.



La mayoría de las operaciones de futuros no terminan en la entrega del producto físico. El exportador tiene la alternativa de cerrar su posición comprando un contrato exactamente igual al que había vendido para salirse de la obligación de entregar y vender el café físico. La ventaja es que está cubierto. Si el precio del café cae, el exportador recibirá menos de US$1,50 por el café que vende por fuera de la bolsa. Pero como el precio de los futuros también cayó, el exportador recompra los contratos a un precio inferior al que los había vendido. La ganancia que obtiene con los contratos de futuro compensa la pérdida en la venta del café por fuera de la bolsa.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.