| 4/30/2009 12:00:00 AM

Fondos de infraestructura: arranca la búsqueda

Los fondos de capital privado especializados en infraestructura movilizarán recursos de los fondos de pensiones hacia inversiones clave para el desarrollo del país.

En el último mes comenzaron a destaparse las cartas de banqueros de inversión y grupos financieros que quieren jugar un rol activo en la canalización de recursos del sector privado hacia las obras de infraestructura. Al fondo de capital privado patrocinado por el gobierno colombiano, el BID y la CAF, que será liderado por Inverlink y Ashmore International Management, se sumaron la decisión del grupo Colpatria de aliarse con Darby Private Equity para conformar un instrumento especializado en inversiones en transporte, y el anuncio de la banca de inversión Nexus de que su fondo de infraestructura ya tiene compromisos por parte de inversionistas institucionales y está listo para comenzar a invertir.

Los tres vehículos de inversión están detrás de una parte de los $60 billones que administran hoy los Fondos de Pensiones Obligatorios (FPO) y, si bien el Gobierno es el que tiene que crear las condiciones para que estas entidades inviertan en las obras que el país requiere para mejorar su infraestructura de transporte, se espera que la activa labor de los nuevos jugadores facilite la movilización de estos recursos.

Hoy en día, alrededor de $10 billones de los FPO están invertidos en infraestructura, incluyendo la participación en empresas como Ecopetrol ($2,1 billones), Isa, Isagen y Colinversiones, entre otras. Debido a que los sectores eléctrico y energético tienen una fuerte regulación, orientada a generar las condiciones propicias para la inversión privada, el grueso de sus inversiones se dirige a ellos. En otros sectores que son ideales para este tipo de jugadores, porque son de largo plazo y tienen ingresos regulados y estables, como el desarrollo de la infraestructura vial y de acueductos, la inversión no es muy significativa.

La escasa participación de los fondos de pensiones en este tipo de infraestructura se debe a la poca institucionalidad de dichos sectores y a la falta de proyectos bien estructurados, afirma Santiago Montenegro, presidente de Asofondos, gremio de las administradoras. "Estamos sorprendidos que en un momento de estrechez fiscal el Gobierno decidiera financiar proyectos como la Ruta del Sol con el presupuesto nacional. Para que los fondos inviertan en proyectos de infraestructura de transporte se requiere que estos cuenten con estudios técnicos, financieros, ambientales y legales completos para dimensionar la inversión y los riesgos que se asumirán", agrega.

La experiencia en el análisis, identificación, administración y venta de este tipo de proyectos que tienen los gestores de los Fondos de Capital Privado, hace pensar que podrían ayudar a aumentar el flujo de recursos de los inversionistas institucionales hacia el desarrollo de la infraestructura vial. Sin duda, para el país es crítico que se desarrolle y consolide esta naciente industria de fondos de infraestructura.

En qué van

Los fondos están conformando equipos robustos que reúnen a algunos de los principales jugadores del mundo y a expertos locales del más alto nivel con amplia experiencia en los temas del sector.

El más adelantado es el fondo local liderado por Julio Torres y Peter Grossich, de la banca de inversión Nexus, que busca un capital de $250.000 millones y está próximo a realizar el proceso de cierre de fondeo con los Fondos de Pensiones y otros inversionistas institucionales. Hasta el momento, el ND Infrastructure Fund I tiene identificados cinco proyectos para invertir y esperan tener alrededor de cinco más muy pronto. "Llevamos más de un año identificando las oportunidades de inversión. La idea es hacer las inversiones durante los próximos 18 meses para tratar de abrir rápidamente un segundo fondo", agregan. "De las 22 concesiones actuales que hay en el país, 13 son clientes nuestras. Además, estuvimos involucrados en la estructuración del primer fondo de capital privado que hubo en el país" afirma Grossich. Este estará dirigido a concesiones viales, aeroportuarias, generación eléctrica e infraestructura complementaria en gas y petróleo (no reservas) así como transporte.

Por su parte, el fondo de transporte en Colombia, Darby-Colpatria, que estará orientado a obras medianas en carreteras, puertos, aeropuertos y ferrocarriles en el país, espera terminar la suscripción de los aportes durante los próximos tres a seis meses, tanto en Colombia como en el exterior. El tamaño objetivo del fondo será de US$300 millones, con un primer cierre de US$150 millones. Este grupo aportará un capital semilla cercano al 10% del valor del fondo (US$30 millones), muy por encima del promedio de la industria. "El fondo le apuntará inicialmente a proyectos contenidos dentro del paquete de 14 corredores viales para la competitividad y a proyectos de modernización portuaria. También están interesados en financiar las autopistas urbanas.", explica Jorge Castellanos, líder del fondo, quien afirma estr analizando un portafolio de empresas objetivo que supera los $7 billones.

El fondo de mayor tamaño es el patrocinado por el Gobierno y las entidades multilaterales. El Fondo de Infraestructura Colombia, como se denomina, arrancó con compromisos del gobierno colombiano (US$125 millones), el BID (US$75 millones) y la CAF (US$40 millones) y espera, según Pedro Nel Ospina, completar un capital de US$500 millones con los inversionistas locales en el primer semestre y luego ir por recursos al mercado internacional por otros US$250 millones en el segundo semestre. Por su tamaño, este fondo estaría centrado en megaproyectos en prácticamente cualquier sector (energía, gas y petróleo, transporte, telecomunicaciones y agua potable y alcantarillado) para lo cual se escogió por concurso un consorcio conformado por el Grupo Ashmore, Inverlink, Pedro Nel Ospina y Francisco Lozano. Macquarie Capital (USA) Ltd., uno de los jugadores más grandes y controvertidos del mundo en infraestructura, será asesor del grupo. Según Pedro Nel Ospina, "no estaremos pasivos esperando licitaciones del Gobierno sino haciendo que las cosas pasen".

En general, las iniciativas realizarán una mezcla entre proyectos nuevos y existentes así como en proyectos en proceso de ampliación que estén mejorando su estructura de capital, o en proyectos ya desarrollados en los que los socios quieran desinvertir, entre otros casos.

Ante el cierre de los mercados de crédito internacional, estos vehículos de inversión ayudarán a canalizar recursos frescos hacia la infraestructura. Por ejemplo, los $250.000 millones del Fondo de Nexus pueden representar inversiones en infraestructura por $6,7 billones, al contabilizar los aportes del Gobierno, los flujos de caja del proyecto y el apalancamiento que se requiere, afirma Peter Grossich.

Por su parte, para los fondos de pensiones, es la oportunidad de diversificar y disminuir su alta dependencia de la deuda pública.

Las condiciones están dadas. Las necesidades son infinitas pero están los recursos. La mayor iniciativa privada garantiza una mejor movilización de capital hacia las obras prioritarias. Sin embargo, se requiere que el Gobierno juegue igualmente un rol más activo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?