| 10/1/1993 12:00:00 AM

Finanzas

¡Ojo con las cuentas en EE.UU..

EL PASADO mes de julio se suscribió un Acuerdo entre los gobiernos de Colombia y de Estados Unidos para el intercambio de información tributaria. En él se establece que "los Estados contratantes se prestarán asistencia mutua para facilitar el intercambio de información que asegure la precisa determinación, liquidación y recaudación de los impuestos comprendidos en el Acuerdo..." En el caso de Colombia, el impuesto a la renta, de ventas, timbre y cine.

Las autoridades competentes podrán solicitar toda la información tributaria pertinente, incluida la que se necesite para la determinación, liquidación y recaudación de los impuestos, así como para la investigación o persecución de presuntos delitos o infracciones tributarias.

Los mecanismos para la transmisión de la información son muy expeditos. Los hay de carácter automático y espontáneo (que serán establecidos más adelante). Adicionalmente, por solicitud específica de la autoridad competente de uno de los países, se podrá proporcionar la información que esté disponible en los archivos fiscales del país requerido, pero si no I es suficiente el gobierno de ese país tomará las medidas, incluidas las de carácter coercitivo, para obtenerla.

Ahora bien, el Acuerdo estipula que en ejecución de una solicitud, los privilegios concedidos por las leyes o prácticas de país requirente no se aplicarán en el país requerido. O sea que cuando el gobierno colombiano haga una solicitud de información, el gobierno de Estados Unidos la atenderá aplicando su propia legislación, que como se sabe es bastante fuerte.

¡Mejor dicho! Las viudas y los ricos deben reconsiderar dónde poner a rentar su platica, no vaya a ser que nombren como director de impuestos a Sherlock Hommes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?