| 11/1/1993 12:00:00 AM

Fiducias y corredores

RECIENTEMENTE UNA firma comisionista de Bolsa fue acreedora a una sanción por parte de la Cámara de la Bolsa por colocar los bonos de la ciudad de Cartagena en el mercado primario, recomprarlos inmediatamente y recolocarlos en el mercado secundario, todo en el mismo día. La firma se ganó una doble comisión: la del mercado primario y la del secundario.

Esta operación es mucho más común de lo que parece. Lo que pasa es que las firmas comisionistas de Bolsa se han cuidado de realizar las dos colocaciones el mismo día. Es muy común, por ejemplo que las sociedades fiduciarias fondeen a los comisionistas de Bolsa, sean o no del mismo grupo. En una emisión primaria la fiduciaria compra una porción importante de los papeles al comisionista de bolsa. Como la fiduciaria tiene que diversificar su portafolio, revende los títulos inmediatamente a través del comisionista. En 24 horas los títulos objeto de la negociación, pasan del mercado primario al secundario. El corredor se gana la comisión dos veces: por la colocación primaria y la secundaria. La fiduciaria se gana la diferencia entre las tasas de los dos mercados.

Como se sabe, los comisionistas de bolsa no pueden tener posición propia, o sea que no pueden comprar para sí mismos. Pero sí pueden comprar para la fiduciaria, pertenezca ésta o no al mismo grupo. Las operaciones de ambos se complementan.

Dado que la Supervalores se ha demorado en regular lo referente a la posición propia de los comisionistas de Bolsa (establecida en la Ley 45 de 1990), la salida ha sido la de apoyarse en fiduciarias, figura que está permitida por la regulación financiera. Falta, de todas maneras, una mayor claridad en la normatividad al respecto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?