Fiduciarias: Una alternativa con futuro

| 10/12/2001 12:00:00 AM

Fiduciarias: Una alternativa con futuro

Estas entidades administran activos por más de $34 billones y en solo un año crecieron 12,5%. ¿A qué se debe su dinamismo?

Hasta junio de este año, las fiduciarias habían completado $34,5 billones en activos fideicomitivos, lo cual representa 18% del PIB. Aunque el gran monto de activos que manejan las fiduciarias es ya de por sí sorprendente, lo es más el sostenido crecimiento que han tenido en los últimos 10 años y que de junio del 2000 a junio del 2001 fue de 12,5%. Las implicaciones son enormes. Los activos fideicomitivos son ya la mitad de los pasivos de todos los bancos.

¿A qué se debe este dinamismo? A un conjunto de factores que han encontrado una excelente coyuntura para desarrollarse y que han generado un rápido crecimiento en las fiducias de inversión y las de administración, en especial, pero también en las fiducias inmobiliarias y en las de garantías.



El primer gran factor es el alto nivel de incertidumbre que las personas perciben en la economía colombiana, debido a la crisis de las empresas del sector real y del financiero, que las han llevado a buscar alternativas de inversión y de administración que les brinden confianza y solidez. Mediante las fiducias, una persona confía a una sociedad fiduciaria un bien para que cumpla una finalidad determinada en provecho del mismo propietario o de otra persona. La fiduciaria, por su parte, mantiene una separación total entre su propio patrimonio y los bienes que le entregan sus clientes, así como entre los bienes de cada cliente. En esa medida, constituyen patrimonios autónomos que a diferencia de los bancos no permiten que los recursos de los clientes se confundan con los de la entidad. Así, de quebrarse la entidad, no se quiebra la persona. Por esto, ante las quiebras de muchas empresas y las dificultades de muchos bancos, la gente ha visto en las fiduciarias una oportunidad rentable y segura. Este podría ser el comienzo de la desintermediación del mercado, en la cual los bancos pierden frente a las fiduciarias muchos de los atractivos que tuvieron en el pasado.



Las fiducias de inversión crecieron 61,1% entre junio del 2000 y junio del 2001 y representan casi el 24% de los activos en fideicomiso que tienen las fiduciarias. Hoy, estas se han convertido en una de las alternativas más atractivas para el público por medio de los fondos comunes ordinarios. Estos fondos no solo son una excelente alternativa por estar a la vista, sino que además representan una rentabilidad por encima de la de una cuenta de ahorros. En palabras de Stella Villegas, presidente de Fiducolombia, "al analizar dónde invertir, cada vez más las personas piden que se les muestren fondos fiduciarios dentro de sus portafolios de inversión. Ya han empezado a captar los beneficios".



Pero el dinamismo más interesante ha estado en las fiducias de administración, las cuales se han visto favorecidas por los negocios del sector público y la administración de pensiones. Particularmente, las más grandes han logrado captar este tipo de negocios. Para junio del 2001, las fiduciarias tenían $3,8 billones en fiducias públicas, 35,9% más que en junio del 2000. Administrar los recursos para el pago de pasivos pensionales y de deuda pública de las entidades estatales, las reestructuraciones de las entidades territoriales, la administración de los bienes a cargo de la Dirección Nacional de Estupefacientes y el establecimiento de fiducias con finalidades específicas, se ha convertido en una importante fuente de negocios para las diferentes fiduciarias.



El futuro



Pese a que las fiduciarias se encuentran en un buen momento, también están en un momento decisivo. Actualmente, se debaten entre la especialización y la diversificación. Por ello, no es extraño encontrar que aunque la fiducia pública representa cada vez una mayor porción de los negocios de las grandes fiduciarias, ellas también se encuentran buscando nuevas posibilidades de negocio.



Así, se puede encontrar a las diferentes fiduciarias administrando activos del Estado y al mismo tiempo diseñando novedosos paquetes como la fiducia de ganado de leche y de palma africana en el caso de Fiducolombia y la confidencialización de activos y la puesta de herencias en fideicomiso de la Fiduciaria Alianza.



Las fiduciarias han encontrado que su mayor ventaja es la posibilidad de ser flexibles y responder a las necesidades de un público cada vez más numeroso. Llega incluso a ser una solución para uno de los mayores problemas que aqueja a Colombia, la seguridad. Así, la confidencialización de activos es un mecanismo para que cualquier persona ponga su apartamento, su carro o cualquier otro activo en una fiducia, de tal manera que las escrituras o la tarjeta de propiedad queden a nombre de la fiduciaria.



Ahora, se abre también un debate para el proyecto de ley del mercado de valores en el cual se propone que las fiduciarias pasen a ser vigiladas por la Superintendencia de Valores. Esto puede dinamizar mucho más a las fiduciarias y convertirlas en un jugador del mercado de valores al tener las obligaciones y beneficios de los demás intermediarios. Se incrementa así su transparencia y definitivamente se abre un futuro para las personas naturales que buscan nuevas alternativas de inversión.



Ahora, las fiduciarias se debaten entre la especialización y la diversificación. De ello dependerá en gran medida qué tanto campo les sigan tomando a los bancos. Lo cierto es que el público ya ha empezado a ver en ellas una alternativa más relacionada con el largo plazo. De la evolución de los negocios y de las necesidades del cliente saldrá la respuesta de hacia dónde van las fiduciarias.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.