| 6/10/2005 12:00:00 AM

EVA, cada vez más cerca

El año pasado las empresas destruyeron $16 billones en valor, la cifra más baja desde 1998, cuando Dinero y Stern Stewart & Co. empezaron a hacer la medición.

Hace cuatro años, las empresas en Colombia destruyeron valor por $50,5 billones. Es decir, la rentabilidad que obtenían los accionistas por tener su dinero en las compañías (3,6%) era mucho menor al costo del capital invertido en ellas (15,3%). En 2004, si bien se siguió destruyendo valor por $16 billones, la mejora en la salud empresarial es notoria, inclusive frente a 2003, cuando la destrucción fue de $22,3 billones. Esto indica un aumento del EVA (por su sigla en inglés, Economic Value Added) de $6 billones en el último año. De este modo se completan cuatro años continuos de estar destruyendo menos valor (ver gráfica).

El EVA es un indicador más profundo que las utilidades o los márgenes para medir el desempeño empresarial, ya que va más allá del análisis contable, pues le permite conocer al accionista cuál es el verdadero costo de oportunidad de tener su dinero invertido en la compañía.

La mejora del EVA en estos últimos cuatro años se explica por el esfuerzo que han hecho las empresas en aumentar sus márgenes operacionales y optimizar la rotación de su capital. Mientras en 2000 el primer indicador publicado por Dinero se situó en 3,79%, el año pasado llegó a 7,15%. Es decir, por cada $100 en ventas, se generan $7,15 en utilidad operativa. Por su parte, la rotación del capital pasó de 0,66 veces a 0,85 veces en el mismo período, lo que quiere decir que por cada $100 invertidos en capital se generaron $85 en ventas en el último año.

Esto muestra que los empresarios ya tienen conciencia de la importancia de generar valor. De hecho, hace 7 años, solo 35 empresas tenían un EVA positivo, y el año pasado lo obtuvieron 100. Además, 251 compañía han disminuido su destrucción de valor durante este período (ver tablas pág.74).

Otro factor que mejoró la variación del EVA fue la disminución del riesgo país, que pasó de 6,8% en 2000 a 4,47% el año pasado. Esto tuvo un efecto positivo sobre el costo ponderado del capital, que bajó de 15,3% a 12,8% en este período. No obstante, el riesgo país sigue siendo un lastre para hacer negocios en Colombia, ya que encarece el costo del capital. De hecho, explica el 60% de la destrucción de valor de 2003, mientras que en 2002 explicaba solo el 40%. Aunque esto suene contradictorio, ya que el riesgo país ha disminuido, lo que sucede es que los factores que dependen de las empresas han mejorado más rápidamente.



Los resultados

Al analizar el comportamiento sectorial, se ve que los sectores más volcados hacia los mercados externos presentan un mejor EVA. Minería e hidrocarburos, que disfrutaron el año pasado de un auge en los precios internacionales, fueron los únicos con un EVA positivo (el 8,2% y 7,5% como porcentaje de su capital, respectivamente). Esto se explica por sus altos márgenes operativos (18,46 y 18,01%) y porque hicieron un mejor uso de su capital. En minería, las empresas más rentables son Cerrejón Zona Norte, Drummond y Cerromatoso. En hidrocarburos se destaca la presencia de Ecopetrol, una compañía que hoy mide su desempeño y resultados con base en el EVA.

Por su parte, sectores como combustibles para automotores, vehículos y partes, y hierro y acero presentaron la mayor reducción en la pérdida de valor, lo cual es importante ya que la dirección de la tendencia es un factor importante para leer este indicador. En estos sectores, se destacan Sidelpa, Sidoc, Incolmotos y Sofasa, empresas con un gran dinamismo en los mercados externos. Sidoc y Sofasa triplicaron sus exportaciones el año pasado, al llegar a US$1,5 millones y a US$159 millones, respectivamente. En el caso de Sofasa, la recuperación del mercado venezolano influyó en esta mejoría.

En general, el balance sectorial es positivo. De 44 sectores analizados, 33 presentaron una disminución en su destrucción de valor.

A los que no les fue muy bien fue a restaurantes, computadores, al sector agropecuario, al comercio al por menor, medios, telecomunicaciones, hoteles, construcción y servicios, que presentaron una mayor destrucción de valor, debido sobre todo a una reducción de sus márgenes. Casi todos estos sectores tienen una mayor dependencia del mercado interno.

El terreno que se ganó en la generación de valor en Colombia es importante. De los cuatro factores que se utilizan para calcular este indicador, se progresó en tres: márgenes operaciones, rotación de capital y disminución del costo del capital. Si bien estos factores no se pueden descuidar, hay que incrementar las inversiones productivas. Así, el EVA positivo estará cada vez más cerca.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?