| 7/20/2006 12:00:00 AM

Estrategia de fondo

Ante la caída en los mercados financieros, los administradores han comenzado a reforzar la comunicación con sus clientes indicándoles que ante coyunturas volátiles lo indicado es mantener la calma.

La caída en el mercado accionario y en los TES no solo generó nerviosismo entre quienes invierten en la bolsa de valores, sino entre los usuarios de los fondos voluntarios de pensiones. Estos fondos venían rentando por encima del 15% y hoy su rentabilidad anual está entre el 5% y el 12,48%. Aunque sigue siendo muy superior a la de otras alternativas de inversión, no ha dejado de preocupar a los inversionistas, algunos de los cuales han optado por retirarse o recomponer sus portafolios.

Cifras preliminares de Asofondos indican que los afiliados a los fondos voluntarios de pensiones (sin contar los afiliados en sociedades fiduciarias y otro tipo de entidades) han caído alrededor del 29% en lo corrido del año al pasar de 283.886 a finales de 2005 a 202.593 el 30 de junio pasado, el mismo nivel que tenían a finales de 2003. Si bien estos datos pueden sufrir modificaciones una vez se depure la información, sí pueden mostrar el nerviosismo entre los inversionistas, y/o el efecto de la reducción en las tasas de interés para compra de vivienda. Este último punto está claro en recientes encuestas a los afiliados que se retiran, realizadas por firmas como Skandia.

Aunque no hay cifras oficiales consolidadas, algunos fondos comentaron que en junio el sistema podría haber presentado ventas netas negativas. Esto es, que salió mucho más dinero de los fondos del que entró. Esta situación, que se podría estar presentando desde mayo, fue mitigada por la inversión que hicieron los fondos en Ecogas.

Por esto, los fondos de pensiones voluntarias han comenzado a fomentar la cultura financiera entre sus afiliados, lo cual será una necesidad mayor si desaparecen sus beneficios fiscales, como lo propone la reforma tributaria. El mejor consejo es tener clara y mantener la estrategia de inversión de largo plazo y no reaccionar ante las volatilidades del mercado.



La recomposición

El resultado de los portafolios de los fondos refleja el desempeño de los instrumentos que los componen. Es obvio que la caída en los precios de las acciones y la desvalorización de los Títulos de Tesorería (TES) durante este primer semestre se reflejen en las rentabilidades, y no pueden tener un comportamiento diferente. Si es un fondo de acciones y estas cayeron, el fondo tuvo que caer. Lo que sucede es que en muchos casos el cliente pudo tener expectativas mal fundadas.

Sin embargo, algunos expertos en inversiones enfatizan en que si bien no puede esperarse un comportamiento diferente, lo que sí se puede pedir de sus administradores es que, siendo expertos en administración de portafolios, hagan su mejor esfuerzo.

Es muy difícil comparar el desempeño entre los fondos voluntarios, pues cada administradora ha desarrollado productos con características distintas (objetivo de inversión, plazo, riesgo asociado, instrumentos que lo conforman) y no hay información consolidada.

Pero una medida para el inversionista que tiene la posibilidad de conocer el comportamiento de su fondo, es que por lo menos deberían ganarle al benchmark. En el caso de un fondo en acciones, por ejemplo, se esperaría que hubiera caído menos que el IGBC.

Todos los fondos dicen haber hecho una labor proactiva para defender los recursos de sus afiliados y anticipar los movimientos del mercado. Según la mayoría de los administradores consultados, disminuyeron sus posiciones en acciones, se pasaron a la parte corta de la curva en TES y aumentaron sus posiciones en moneda extranjera.

"Desde el principio del año, tomamos posiciones más conservadoras", advierte Juan Carlos Jaramillo, jefe del departamento de inversiones de Protección. "Por ejemplo, al portafolio de acciones se le incrementó la posición en liquidez. Esto es, la parte del portafolio que no está invertida, lo cual mitigó la caída. En cuanto a TES de largo plazo, en vez de tener títulos 2020 invertimos en títulos de 2009 y 2010 para moderar el efecto del aumento de las tasas de interés", explica.

La ventaja de los fondos es que el abanico de inversiones es amplio, pues en la medida en que los mercados financieros fueron avanzando, se ampliaron las alternativas, lo cual permitió que hoy por medio de un fondo voluntario un inversionista tenga acceso a todo tipo de activos en los mercados nacionales e internacionales. Por ejemplo, Skandia tiene más de 60 portafolios, Protección tiene 13, el Santander 6, entre otros, que atienden a todo tipo de perfiles.

Esto ayudó a que no se presentara una salida más fuerte de los fondos, sino una migración interna hacia otros portafolios. Por ejemplo, el fondo más grande de Skandia, el cual es en pesos, pasó de $1,4 billones a $900.000 millones. Pero esta disminución se fue a engrosar sus fondos en dólares.

Algo similar ocurrió en la AFP Santander. Al comenzar el año, la participación entre pesos y dólares era 95%-5%. Hoy la relación es 70%-30%.



El cliente manda

El margen de acción de los fondos está sujeto a las decisiones de los clientes. Si bien pueden asesorar, el cliente es quien decide cómo recomponer su portafolio. Un fondo no puede cambiar el objetivo ni la estructura de los portafolios pues debe cumplir lo que ofrece. El cliente recibe la información, evalúa y toma sus propias decisiones.

Por esto, la mayoría de fondos advirtió a sus clientes que diversificaran la posición de sus portafolios, al tiempo que reforzó sus estrategias de comunicación.

Por ejemplo, desde febrero, Protección les envió a todos los afiliados un comunicado informándoles sobre el aumento exagerado de la bolsa y haciendo un llamado a la diversificación. Luego, enviaron otro en que los invitaba a considerar el dólar pues había caído durante mucho tiempo. Y finalmente, les envió un tercer comunicado en el que les mostraban que los mercados emergentes eran activos muy riesgosos, pues se venía un período de difícil desempeño.

Según la AFP Santander, organizaron eventos como almuerzos y conferencias (más de 15 en el semestre) para explicarles las tendencias del mercado a sus clientes.

En esta labor de educar más al cliente, Skandia viene publicando una guía del inversionista inteligente, en la que ofrece pautas y consejos para adoptar las mejores decisiones de inversión. También ofrece herramientas en línea para brindar mayor comodidad a la hora de realizar transacciones, en la página de internet.

En momentos de fuerte volatilidad de los mercados financieros, los inversionistas deben mantener la calma y tener un horizonte de largo plazo para registrar resultados positivos.

Según los administradores, el inversionista que ha tenido suficiente historia en este mercado y que está consciente de la estrategia de inversión de largo plazo, no ha tenido problemas. Es más, quien se quedó quieto en los primeros meses es el que menos ha perdido. En acciones, por ejemplo, si bien en mayo y junio el índice cayó, en julio se recuperó.

Para los administradores lo que ocurrió en esta coyuntura fue que el mercado depuró a los inversionistas de corto plazo y largo plazo y que descubrió que mucha gente tenía un portafolio que no correspondía a su perfil de inversión y de riesgo.

Para elegir una estrategia de inversión efectiva, es necesario identificar los objetivos, metas y proyectos por lograr con la inversión. Esto significa tener claras las expectativas de rentabilidad, necesidades de liquidez, situación financiera y proyectos futuros.

Y sin importar su perfil, la principal recomendación en materia de inversiones siempre será diversificar. En activos, en monedas, en países… La idea es no colocar todo en un solo activo y buscar instrumentos con correlación negativa.

Si bien hay que dejarse asesorar por profesionales, hay que tomar una actitud más proactiva: conocer bien el producto (objetivo, duración, comisiones) y los asesores que elija. Un inversionista bien informado es un inversionista protegido.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?