| 4/27/2011 12:00:00 AM

En la mira

Son varias las entidades financieras mundiales que quieren entrar a Colombia este año. Desde brasileras hasta europeas, todas buscan tener presencia en el país.

Mientras en los países desarrollados los gobiernos y los hogares permanecen sobre-endeudados y la salud de las instituciones financieras sigue en entredicho, en los países emergentes el crédito sigue creciendo y los sistemas bancarios continúan saludables. Probablemente es por esto que Colombia -al igual que otros países de la región- está en la mira de grandes entidades financieras mundiales.

En los últimos meses han desfilado por las oficinas de las principales entidades del sector y de la Superintendencia Financiera representantes de numerosas instituciones financieras del exterior. De hecho, se habla del interés por venir a Colombia de bancos brasileños como el Itaú Unibanco y Bradesco y de grandes entidades europeas. También se rumora que bancos internacionales como el HSBC, que tienen pequeñas participaciones en nuestro mercado, 0,9% en este caso, estarían evaluando aumentar su actividad en el país.

"Hay mucha gente viniendo y mucha gente interesada. Incluyendo un banco muy grande", confirma Gerardo Hernández, superintendente Financiero.

De hecho, ha habido algunas movidas recientes. BNP Paribas, el mayor banco francés y el duodécimo a nivel mundial, acaba de abrir una corporación financiera. Y Scotiabank incursionó a finales del año anterior con la compra del negocio de Royal Bank of Scotland en el país. Además, hay más de 30 entidades con oficinas de representación que buscarían acentuar su presencia.

Si bien existe hoy un alto interés de bancos extranjeros por comprar alguna actividad bancaria y/o financiera en el país, el gran problema que tienen es que habría muy poca voluntad de los accionistas colombianos por vender. Y son pocos los grandes bancos internacionales que se arriesgan a empezar una operación de cero (greenfield) como lo hizo JP Morgan en 2005, una de las entidades más grandes del mundo, al abrir una corporación financiera que ha tenido un crecimiento muy importante en el país.

Para Daniel Castellanos, vicepresidente de Asobancaria, las oportunidades son pocas, "pues los bancos grandes en Colombia no tienen interés en vender y los bancos pequeños no son un vehículo idóneo para una gran entidad. Y hacerlo de cero es sumamente difícil", afirma.

La excepción podría ser el Banco Colpatria, que ante la salida de GE Money, y una vez recompre sus acciones, podría buscar nuevamente un socio estratégico.

Fuertes locales
A diferencia de la región donde los bancos que lideran el sector son extranjeros, la banca en Colombia está dominada por grandes grupos financieros locales. Mientras en Chile y Argentina la banca es prácticamente extranjera y en México los bancos líderes son foráneos, en Colombia tres grandes grupos locales concentran alrededor del 64,3% de la cartera: el Grupo Aval tiene 29,4%; Bancolombia alrededor de 21,8%, y Davivienda, 13,2%. Por su parte, los bancos extranjeros como el BBVA, Santander, Citibank, entre otros, tendrían en conjunto alrededor de 18,2% de la cartera del sistema.
Esto tiene su explicación en que Colombia fue una economía cerrada durante mucho tiempo y luego los problemas políticos y de violencia de los 90 ahuyentaron la inversión extranjera en muchos sectores, permitiéndoles a los locales consolidar sus posiciones de liderazgo. Y ahora los grupos locales se están extendiendo en la región. El Grupo Aval compró el año pasado BAC-Credomatic, una de las entidades financieras con mayor presencia en Centroamérica. Mientras el Grupo Bancolombia, que ya tiene una fuerte presencia en esta región pues compró el Banco Agrícola de El Salvador en 2006, estaría planeando ampliar la presencia que tiene en otros países como Perú y Panamá.

No solo es banca
Durante los últimos 5 años, las utilidades de la banca han tenido un crecimiento anual compuesto de 11,8%, el año pasado alcanzaron los $5,8 billones y en los dos primeros meses del año van en $583.300 millones. Esto significa una rentabilidad sobre el patrimonio (ROE) alrededor del 15,7%.

Y el potencial de crecimiento es enorme, pues tan solo una tercera parte de la población adulta tiene acceso hoy al crédito formal. El crédito como porcentaje del PIB está hoy alrededor del 43,3%, mientras en Latinoamérica y el Caribe es en promedio el 71,6% y en países como Brasil y Chile supera el 100%.

Esto es un nivel muy similar al que tenía antes de la crisis financiera de finales de los noventa, pero el PIB per cápita se ha triplicado en ese mismo lapso, lo cual significa mayor capacidad de ahorro y de endeudamiento.

Por esto mismo, el interés no es tan solo en el sector bancario. En seguros, por ejemplo, donde sí hay una mayor participación de capital extranjero, con cerca de 40% del total de las primas, la penetración es igualmente baja. En el sector acaba de ingresar Metlife, una de las mayores aseguradoras de vida del mundo, mediante la compra de Alico.

Con la integración de los mercados accionarios de Chile, Colombia y Perú se comenzarían a ver movimientos en el mercado bursátil. De hecho, una comisionista de bolsa chilena habría radicado ya ante la Superintendencia Financiera una solicitud para operar directamente en el país.

El sector financiero colombiano ha experimentado profundos cambios en los últimos años y ha pasado por una etapa de consolidación: mientras en 1995 existían 41 bancos, hoy hay tan solo 19 entidades, pero estas son más grandes y fuertes. Sin embargo, es claro que en Colombia arrancó una nueva etapa marcada por una mayor internacionalización de los sectores financieros, la aparición de nuevos nombres, modelos, productos y servicios hacia el futuro. Hay que estar atentos a las jugadas empresariales que esto traerá.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?