| 2/18/1998 12:00:00 AM

El leasing se depura

Los grupos financieros fortalecen sus compañías de leasing para competir con fuerza por los recursos. Fusiones y ventas, la salida para la crisis de las pequeñas.

Se cumplió lo que se veía venir. A las leasing les llegó la hora de cobijarse bajo la sombra de los grandes grupos financieros para evitar su extinción. Apenas se inició el año y ya la Superintendencia de Valores registró la intención de fusión de 10 empresas dedicadas a esta actividad.



Todo indica que de las 37 firmas que operan hoy, sólo quedarán cerca de 20 al finalizar 1998.

Esta intensa actividad se registra después del segundo semestre del año pasado, que fue tormentoso para las leasing. El escándalo desatado por la intervención de Leasing Capital y Financauca debido a problemas de solvencia fue el evento disparador. La primera pasó a ser administrada por Fogafín y la segunda fue enviada a liquidación.



A partir de ese momento, los problemas de las entidades individuales afectaron al sistema como un todo. Ante la voz de alerta que dieron las entidades reguladoras del Gobierno sobre las dificultades de algunas de estas compañías, los inversionistas ordenaron a sus corredores de bolsa cerrar toda opción de compra para los títulos emitidos por las leasing, incluso para los pertenecientes a firmas que cuentan con el respaldo de grandes grupos. El mercado secundario para papeles emitidos por estas empresas prácticamente ha desaparecido.



Peligroso coctel



No sólo la falta de confianza en las leasing llevó a la crisis de 1997. Las tasas de interés bajaron, los márgenes de intermediación también se redujeron, la actividad económica se desaceleró y los bancos y corporaciones de ahorro, principales competidores de las leasing en la captación de recursos, desplegaron intensas campañas para retener y atraer clientes.



Además, el arrendamiento de bienes productivos mediante este mecanismo perdió atractivo por la reducción de beneficios que introdujo la última reforma tributaria para las empresas que tuvieran más de $5.900 millones de pesos de capital.



¿El resultado? Al finalizar el tercer trimestre de 1997 las pérdidas del sector de leasing llegaron a los $10.885 millones. En ese año perdieron más de lo que ganaron en 1996.



Pero los únicos culpables no fueron los factores externos del momento. La cartera vencida de las leasing creció el 185% entre el 95 y el 96 y al mismo tiempo las utilidades sólo se incrementaron en 4%. Al tiempo que la gente dejó de pagar sus deudas, estas firmas debieron bajar sus márgenes de intermediación para seguir siendo competitivas en el mercado. Además, mantuvieron intereses un poco más altos que los bancos para hacer más atractivos sus papeles.



El futuro, ¿promisorio?



Las fusiones y absorciones son la puerta de salvación para las pequeñas leasing, las cuales han registrado los mayores desequilibrios y la más alta dosis de rechazo por parte del público.Hasta el momento, Leasing de Occidente se ha consolidado como la líder a la hora de comprar leasing en problemas.En diciembre, se fusionó con Leasing del Comercio, Leasing Bogotá y Leasing Boyacá y en las próximas semanas espera consolidar la fusión con Leasing Fénix.



Además, Leasing de Occidente fortalecerá su mesa de dinero para buscar recursos entre los grandes inversionistas institucionales y seguirá a la caza de más firmas interesadas en fusionarse para ampliar su volumen de clientes activos, que con las operaciones de diciembre y enero suman 6.000.



Agustín Esguerra, gerente de Leasing de Occidente, dice que la empresa está empeñada en crecer porque el leasing sigue siendo un mecanismo atractivo, desde el punto de vista crediticio y fiscal, para quien lo utiliza.



Además, el alza en las tasas de interés para este año puede significar un nuevo despegue del sector, que por lo general ofrece unas tasas más atractivas de captación para sus clientes que las de bancos y corporaciones de ahorro.



Sin embargo, Oscar Colmenares, de Leasing Colpatria, sostiene que los bancos compiten mejor porque tienen otras fuentes de captación, como las cuentas corrientes y las cuentas de ahorro, en tanto que las leasing solo cuentan con los CDT. "Por eso estamos presionando para que nos desmonten los encajes sobre las inversiones obligatorias, porque encarecen el costo de nuestras captaciones", afirma Colmenares.



Leasing Colpatria ya arrendó las redes del Banco Colpatria para captar recursos y se alista a tomar en arriendo las de la Corporación de Ahorro y Vivienda Colpatria.



El Banco Ganadero, a su turno, capitalizó en $4.500 millones a Leasing Ganadero, que a septiembre del 97 había perdido más de $7.000 millones, para mejorar sus índices de solvencia y atraer a los inversionistas.



En cambio, muchas leasing serán absorbidas por las compañías de financiamiento comercial de su propio grupo para evitar la multiplicidad de funciones, como se espera que ocurra con Aliadas CFC y Leasing Aliadas.



El objetivo de todas es el mismo: aprovechar el alza de las tasas de interés que ya se empezó a dar para salir del túnel en el que se metieron desde 1995.



Sólo falta ver cuántos y quiénes lograrán ganarse la competencia.



Ultimas movidas



- Leasing Colmena adquirió el 25% de los activos de Leasing Mundial



- Leasing Selfin se fusionó con Leasing La Andina



- Leasing de Occidente firmó promesa para comprar a Leasing Fénix



- Leasing del Pacífico adquirió a Fes Leasing



- Leasing Patrimonio compró los activos y los pasivos de Transleasing



- Se estudia la fusión de Leasing Aliadas por Aliadas
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?