| 3/30/2011 12:00:00 AM

El Banco manda

¿Qué hay detrás de la reciente subida de las tasas de interés por parte del Banco de la República y, hasta dónde pueden llegar?

Al iniciar el año, la mayoría de analistas económicos esperaba que los aumentos de tasas de interés por parte del Banco de la República comenzaran hacia mediados del año e, incluso, algunos los ubicaban hacia finales de 2011.

Sin embargo, la Junta Directiva del Emisor sorprendió el mercado cuando desde su segunda reunión del año -el pasado 25 de febrero- comenzó a elevar la tasa de interés de intervención en 25 puntos básicos. Decisión que repitió en su reunión del pasado 18 de marzo, con lo cual hoy las tasas de interés están al 3,5%.

¿La razón? El fuerte aumento de los precios de los alimentos como consecuencia de la ola invernal, el alza en los precios de los combustibles a raíz de las tensiones en África y Medio Oriente y, sobre todo, las mayores expectativas de inflación por parte de los diferentes agentes. Así se evidenció, por ejemplo, con el aumento del salario mínimo de 3,4% a 4%, por parte del Gobierno. También se hizo evidente en la revisión de muchos precios regulados, como arriendos, transporte y combustibles, que tuvieron ajustes superiores a la inflación del año pasado.

Todo lo anterior estaba desbordando las expectativas de inflación por fuera del rango meta del banco (2% - 4%). De hecho, las proyecciones de inflación de los diferentes analistas para fin de año comenzaron a dirigirse hacia el 4% y la inflación implícita de los papeles de deuda pública se ubicó alrededor del 4,5%.

Ante esto, y dado que las consecuencias de la política monetaria tienen un efecto rezagado de hasta 12 meses sobre la economía, el Banco de la República decidió actuar de modo prudente y anticipar los incrementos. Además, indicadores como el rápido crecimiento de la cartera y ahora el PIB confirman que la economía crece cerca de su potencial.

Para Roberto Steiner, director de Fedesarrollo, dado que los mecanismos de indexación en Colombia son tan fuertes, el Banco de la República ha actuado como le correspondía. Al igual que Steiner, ningún analista ha cuestionado el cambio en la postura de política monetaria hecha por el banco.

No es solo local
El fenómeno inflacionario no es exclusivo de Colombia. El aumento de los precios del petróleo, ante la inestabilidad política en el mundo árabe, así como el aumento en los precios internacionales de los alimentos, han llevado a acrecentamientos de la inflación alrededor de todo el mundo. Y, por tanto, muchos bancos centrales de la región y del globo han comenzado a subir sus tasas de interés de referencia.

De hecho, el Banco de la República fue uno de los bancos centrales de países emergentes que más retrasó el inicio de la normalización en la política monetaria, debido a que las perspectivas de crecimiento del país eran mucho menores a las de sus pares latinoamericanos. Por ejemplo, el Banco Central de Brasil empezó el ciclo alcista en abril del año pasado y ha acumulado 300 puntos básicos en incrementos. En Perú, la tasa de referencia pasó de un nivel mínimo de 1,25%, en mayo de 2010, a 3,5% en la actualidad. Y en su última reunión, el Banco Central de Chile incrementó en 50 puntos básicos la tasa de interés de referencia a 4%. Sin embargo, el año pasado estos países crecieron 7,3%, 5,6% y 5,2% respectivamente, mientras Colombia creció 4,3%.

Según Fedesarrollo, el banco está en una situación mucho más compleja que antes, cuando no tenía mayores dilemas en torno a la postura que debía tener su política monetaria, bastante apretada entre 2006 y 2008, cuando la economía se expandió a muy buen ritmo y había presiones inflacionarias, y luego, marcadamente expansionista en 2009 y 2010, cuando la inflación era baja y la economía crecía poco. Ahora tiene una economía creciendo a un ritmo moderado pero con altas tasas de inflación, lo cual hace más difícil lograr un balance.

Además, las perspectivas de la economía mundial son aún inciertas, pues los problemas de deuda pública de algunos países europeos persisten y los efectos económicos del terremoto del Japón apenas se comienzan a vislumbrar.

Hasta cuándo
A pesar de que la tasa de inflación se desaceleró sorpresivamente en febrero, de 3,4% a 3,2%, la expectativa de inflación en el largo plazo, medida a través de los papeles de deuda pública, permanece por fuera del rango meta. De ahí que los analistas estén esperando movimientos adicionales al alza en la tasa de intervención del Banco durante sus próximas reuniones. Según Mauricio Restrepo del Toro, director de investigaciones económicas de Bolsa y Renta, la referencia de los títulos TES a tasa fija con vencimiento el 18 de mayo de 2011 ha empezado a descontar otro aumento de 25 puntos básicos en la próxima reunión del 29 de abril. Aunque no faltan analistas que consideran conveniente una pausa, a la espera de más datos sobre la persistencia de los choques de oferta, la dinámica de la economía y el mundo.

No obstante, la actuación prudente del banco ha hecho que ningún analista este esperando aumentos exagerados durante todo 2011 para contener la inflación. De hecho, el consenso del mercado sigue siendo -como al comienzo del año- que la tasa de interés del Emisor termine el año entre 4,5% y 5%. Esto es, entre 100 y 150 puntos básicos desde sus niveles actuales.

Además, dado que el Gerente del Emisor y el Ministro de Hacienda han hablado de anclar rápidamente las expectativas, se esperan incrementos continuos durante los próximos meses para evitar aumentos agresivos en el segundo semestre.

Fedesarrollo, por su parte, espera que la tasa finalice el año en un máximo del 4,5%, es un incremento moderado "pues no hay que olvidar que durante la fase expansionista de la política monetaria el banco bajó sus tasas desde 10% a 3%". Esto es una tasa de interés real razonable cuando el crecimiento converge a su potencial de largo plazo", afirma Steiner. Por tanto, es claro que, si bien las tasas de interés comenzarán a subir, seguirán en niveles bajos en términos nominales y reales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?