| 12/7/2006 12:00:00 AM

El año de los banqueros

Con otro año de grandes transacciones e inversión nacional e internacional, la banca de inversión tuvo un muy buen 2006. Además, el negocio también vivió un reacomodo. Por cuarto año consecutivo, Dinero presenta los banqueros de inversión líderes.

El año 2006 fue tan bueno y movido como 2005, incluso mejor para buena parte de los banqueros de inversión. El mayor dinamismo se dio en compras, ventas, fusiones y adquisiciones, transacciones que mantuvieron el buen ritmo del año anterior cuando se presentaron ventas de emblemáticas empresas como Bavaria, Coltabaco y Granahorrar.

Aunque esas operaciones hacían pensar que 2005 sería difícilmente superable, este año la reconfiguración del mapa empresarial continuó y se hicieron tantos o más negocios de gran magnitud e importancia. Las empresas extranjeras siguieron buscando oportunidades en el país y se hicieron a la Refinería de Cartagena, el aeropuerto Eldorado, Colombia Telecomunicaciones y OLA, entre otras. Pero lo más significativo de este año es que algunos de estos meganegocios, como la venta de Bancafé a Davivienda, la adquisición de Carulla por parte del Éxito y de Megabanco por el Banco de Bogotá, entre otros; se hicieron entre colombianos. Además, empresas colombianas como Argos, ISA, Alpina y Terpel, entre otras, siguieron muy activas con grandes proyectos de expansión fuera del país.

Los banqueros colombianos facilitaron y realizaron muchos de estos negocios en Colombia y el exterior. Tan solo las 11 entidades que reportaron información participaron en más de 35 negocios de esta naturaleza entre el 14 de noviembre de 2005 y el 29 de noviembre de 2006, que involucraron recursos por más de $13 billones. Muchas de estas operaciones no aparecen por confidencialidad o porque están pendientes de su cierre o aprobación final.

Además, no se trata solo de estas megatransacciones, pues las empresas medianas y pequeñas no son ajenas a los retos del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (TLC) y han empezado a moverse y buscar oportunidades, lo cual le ha creado gran actividad al negocio de banca de inversión. Según los banqueros, cada vez más empresas familiares están conscientes de que tienen que fortalecerse para buscar nuevas oportunidades de negocio o para defenderse de las amenazas y, por tanto, piensan más en la necesidad de buscar un banquero pues son negocios difíciles de estructurar y ahí un buen banquero puede dar un alto valor agregado. Algunas firmas como Corficolombiana reportaron que cerca de una tercera parte de sus clientes habían sido empresas de este tamaño y características.

En materia de financiamiento, los banqueros consiguieron recursos mediante la estructuración de créditos sindicados por $2 billones, incluyendo los créditos sindicados internacionales como el del Banco de Bogotá que estructuró el Citibank. Incluso así, esto es mucho menos que los efectuados el año anterior. Esta desaceleración se debe, según los mismos banqueros, a que muchas empresas ya lograron en años pasados optimizar su deuda. Un aspecto relevante es que si bien el número de créditos fue mucho menor, el monto promedio es mayor.

Por otro lado, a pesar de la fuerte volatilidad de los TES y las acciones, lo que mantuvo prácticamente cerrados los mercados de deuda durante buena parte del año, los banqueros lograron estructurar papeles de deuda por cerca de $2,6 billones, una cifra similar al año anterior pero muy baja en relación con años anteriores como 2004 y 2003. Cuentan los banqueros que muchas emisiones que estaban prácticamente listas tuvieron que ser aplazadas, porque acudieron al sector financiero que aprovechó la coyuntura para aumentar su cartera.

Otra muestra de la pérdida del dinamismo que había ganado el mercado de capitales en años anteriores es que no se volvieron a realizar emisiones de acciones. Esto ha hecho, según algunos expertos, que empresas pierdan la oportunidad de amarrar financiamiento a muy largo plazo a las tasas actuales.

Por otra parte, a excepción del aeropuerto Eldorado y el Sistema de Transporte Masivo de Cali MIO, continuó el paso lento en las grandes operaciones de estructuración de proyectos. Aunque hubo muchas licitaciones, fueron de carreteras locales y otros pequeños proyectos.

En conjunto, las principales firmas de banca de inversión ayudaron a movilizar más de $20 billones.

2007

Los banqueros, en general, están optimistas y prevén que 2007 será tan bueno o mucho mejor que este año. Esto es, que las fusiones continuarán pues la consolidación en algunos sectores como el financiero, el de telecomunicaciones y comercio, entre otros, parecen ir a mitad de camino. Y se esperan grandes movidas empresariales como Ecopetrol e Isagen (ver nota Lo que pasó y lo que viene).

Además, se espera que uno de los frentes más movidos para el próximo año sea la estructuración de proyectos de infraestructura, segmento en el que se deberían presentar proyectos muy grandes en concesiones viales, puertos y aeropuertos, para soportar el crecimiento esperado del comercio exterior ante los Tratados de Libre Comercio que se están firmando. Con eso, el gobierno fortalecería su papel dinamizador de los negocios.

No obstante, muchos expertos consideran que si se quiere que inversionistas institucionales como los fondos de pensiones financien grandes obras, se requerirá recuperar la transparencia en los procesos de contratación, madurar el esquema de concesión y traer concesionarios de talla internacional.

Para 2007 también se espera que las grandes transacciones de este año como Eldorado, requerirán financiamiento (ante una vieja norma que prohíbe las compras apalancadas en el país), lo que podría activar los créditos sindicados y los mercados de capital. Del mismo modo, el programa de Colombia Capital podría tener un significativo impacto positivo sobre el mercado de valores.

Para los banqueros, el interés de los inversionistas nacionales será cada vez mayor y el de los extranjeros continuará, y no solo de empresas estadounidenses y europeas, sino de países de la región, como Chile y Brasil.

El negocio por dentro

Ante este buen panorama, la banca de inversión reflejó el buen ambiente de negocios que vive y espera el país. En esta industria también se vieron consolidaciones y fusiones, llegada de jugadores internacionales, alianzas estratégicas para alcanzar nuevos nichos, nuevos jugadores locales que evidencian que los que saben de negocios están viendo oportunidades.

Con el reacomodamiento de los dos grupos financieros locales, sus bancas de inversión se fortalecieron para enfrentar la mayor competencia que traen hechos, como la llegada de JPMorgan al país. Por un lado, surgió la banca de inversión Bancolombia (antes Colcorp, banca de inversión Corfinsura) ante el esquema de banca universal adoptado por este conglomerado financiero para tratar de ofrecer soluciones financieras integradas a sus clientes. Mientras que la fusión entre Corfivalle y Corficolombiana del Grupo Aval significó una reorientación del negocio, pues estas entidades cedieron la cartera comercial que tenían al Banco de Bogotá y se concentraron en el negocio de banca de inversión, tesorería y de inversión de portafolio, entre otros. Además, la idea de la nueva Corficolombiana es desarrollar fondos de capital de riesgo, una gran apuesta de largo plazo.

Otra gran jugada fue la alianza entre Inverlink e Interbolsa que conformaron la nueva compañía ImásI, con un equipo independiente para hacer negocios de banca de inversión pura para los mercados de valores. Según Bruce MacMaster, socio de Inverlink, "será un vehículo que se dedicará a llevar compañías medianas y grandes a la Bolsa de Valores. No solo en hacer los IPO, sino en adecuar las compañías para que lleguen al mercado. Era una necesidad pues si algo le hace falta al mercado de valores y a los banqueros de inversión es presencia en el sector del otro".

También han surgido nuevas compañías, lo cual es característico de los ciclos ascendentes del negocio. Sin embargo, Rafael Pardo, presidente de Helm Investment Advisors, insiste en que esto distorsiona el mercado y que, por tanto, hay que aprender a usar los servicios de los banqueros de inversión.

Con este año, la banca de inversión completó 4 buenos años (desde cuando hacemos los rankings) y espera un quinto mejor. El reto de los banqueros es aprovechar y consolidar esta tendencia de las empresas medianas y pequeñas apoyándose más en sus servicios. Esto requiere dar el suficiente valor agregado a los negocios para generar mayor confianza y que se vea cada vez más la necesidad de usar un banquero de inversión.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?