| 2/5/2010 12:00:00 PM

Crédito: leve recuperación

Los banqueros esperan un leve crecimiento del crédito este año, luego de un 2009 en el que la cartera se estancó ante la baja demanda y la moderada recuperación.

La cartera de crédito del sistema financiero prácticamente se estancó en términos nominales durante 2009, ante el nulo crecimiento de la economía y el aumento en el nivel de desempleo. Según las últimas cifras disponibles de la Superintendencia Financiera, la cartera total de los establecimientos de crédito crecía a noviembre a tan solo 0,93%, ante la continua desaceleración de la cartera de consumo y la fuerte caída que se presentó desde mediados del año en la cartera comercial. Incluso con estas tendencias, algunas cifras preliminares a diciembre indicarían una contracción en los saldos nominales de la cartera, algo que no ocurría desde la crisis económica de 1999-2001. El saldo de la cartera total se situó hacia finales del año en alrededor de $138 billones, según informes de la Superintendencia Financiera.

El leve crecimiento a noviembre  en la cartera de consumo del 1,09% se debe en buena parte a la caída de la confianza de los consumidores ante el aumento del desempleo; mientras que la caída de más de 1,2% en la cartera comercial se puede explicar en parte por las emisiones récord de bonos corporativos que se realizaron el año anterior y que tenían como destino reestructurar pasivos pagando deuda bancaria.
 
Por su parte, la cartera hipotecaria, que no tenía la expectativa de un buen desempeño debido al ciclo descendente en que se encontraba la construcción, creció un 7,8% (8,3% ajustada por titularizaciones) ante la política de subsidios a la tasa de interés por parte del gobierno nacional; mientras que el microcrédito es la cartera que más rápido crece, con un 36,2%. Sin embargo, su ritmo de expansión se ha desacelerado y aún representa –al igual que la hipotecaria– porcentajes muy bajos de la cartera total.

Dado que el año anterior la cartera tuvo un desempeño peor de lo esperado (ver Dinero No. 317), los banqueros están más cautos en sus proyecciones de crecimiento de la cartera para 2010. Según Asobancaria, la cartera total de la banca crecería alrededor del 6,93% este año, ante un crecimiento de la cartera de consumo de 7,67% y un aumento de 6,62% en la cartera comercial. Además, estima que la cartera hipotecaria seguirá creciendo al mismo ritmo y que los desembolsos se mantendrán alrededor de $4 billones. Sin embargo, advirtió que esto dependerá de que la política de subsidios a la tasa de interés se mantenga y que no se vea afectada por los recortes de gasto del Gobierno. “Hasta mediados de enero había 34.000 créditos desembolsados y otros 35.000 pre-aprobados que copan los recursos ya presupuestados por el Gobierno. Por lo que se requieren adiciones para que el impulso a la vivienda no se frene”, afirma una representante del gremio.

En general, los banqueros esperan un año difícil ante el estrechamiento de los márgenes de intermediación y un negocio de tesorería menos activo este año debido a las bajas tasas de interés. Además, el repunte en el crecimiento no va a ser muy fuerte y estará jalonado por sectores que no son intensivos en empleo, como petróleo y minería, lo cual genera aún mucho temor para prestar, tanto a las personas como a las empresas. “Hay que tener especial cuidado con la cartera comercial, ante la crítica situación de Venezuela y la revaluación”, afirma Santiago Perdomo, presidente de Colpatria.

Por esto, la banca tratará de financiar grandes proyectos de infraestructura y energía y tendrá el reto de girar hacia las empresas que no pueden acudir al mercado de capitales, como las Pymes, ofreciéndoles tasas competitivas y plazos mayores.

Los menos lentos

Si bien el proceso de recuperación de la economía y el crédito es lento, algunas entidades que tuvieron un buen comportamiento son mucho más optimistas y tienen agresivas proyecciones de crecimiento. Es el caso de Colpatria y AV Villas, los bancos privados que más crecieron el año anterior.

En el caso de Colpatria, su cartera creció un 18% ante un fuerte crecimiento de 45% en la cartera de consumo que fue jalonado no solo por la compra de una cartera de más de $600.000 millones de Codensa, sino por el crecimiento de más de 24% en tarjetas de crédito, gracias a las alianzas estratégicas. Para 2010, esta entidad planea crecer un 14% en todos los segmentos: comercial (16%), consumo (13%) e hipotecario (10,5%) “pues ya tenemos ajustados todos nuestros modelos de colocación, otorgamiento y cobranza”, afirma Perdomo. 

Algo similar sucede con AV Villas que creció un 20% en la cartera total y un 35% en la cartera comercial gracias al “ajuste de los modelos de generación de créditos, al incremento de la fuerza comercial, la innovación de productos y los nuevos canales, como las oficinas de crédito inmediato”, afirma Orlando Forero, vicepresidente comercial de la entidad. Para 2010, la entidad le apunta a un crecimiento de su cartera cercano a 30%. “Si bien será un año difícil, y sabemos que es un gran reto, confiamos en nuestra estrategia. Ante menores márgenes hay que sustituirlos con mayor volumen”, afirma Forero.

Una de las entidades que más creció el año anterior fue Bancamía con un aumento de 34% en el monto de cartera y 43% en número de clientes. Además, “alcanzamos una mayor cobertura geográfica y un aumento en el número de créditos colocados”, afirma María Mercedes Gómez de Bahamón, presidente de esta entidad especializada en microcrédito. En 2010 esperan crecer su cartera en 42% y el número de clientes en 45%, pues van a ofrecer productos de ahorro y aumentar su fuerza comercial. En este segmento de cartera, que es el único que crece a dos dígitos, también se espera la llegada de nuevos jugadores, como la Fundación WWB Colombia, Coomeva y CRM Falabella, que estarían tramitando su conversión a bancos.

Para Daniel Niño, gerente de investigaciones económicas y estrategias de Bancolombia, hay algunas razones para ser optimistas como, por ejemplo, el repunte de la cartera de consumo y el hecho de que la calidad de la cartera prácticamente se mantuvo estable y cerró en 4,6% (mejoró en todas excepto la comercial). Para Niño, lo primero es una muestra de que la economía colombiana comenzó a generar empleo en el segundo semestre (aunque más personas salen a buscar) y, lo segundo, que los bancos han sido más estrictos en el otorgamiento, lo cual impidió el sobre-endeudamiento de la gente. “Hoy los bancos tienen unos balances sanos y están listos para empezar a prestar cuando la gente y las empresas empiecen a demandar crédito”, afirma. El sector financiero está preparado para apoyar el crecimiento económico; sin embargo, este será lento.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?