Crédito al Atpa

| 9/20/2002 12:00:00 AM

Crédito al Atpa

El sector financiero ve posibilidades de crecer su negocio entre las empresas que se benefician de las ventajas arancelarias de Estados Unidos.

El acuerdo de preferencias andinas, Atpa, representa no solo una oportunidad para los más de 6.326 productos que tendrán una entrada preferencial al gigantesco mercado de Estados Unidos, sino también para el sector financiero.



Para que los beneficios que generan la renovación y ampliación de este mecanismo se conviertan en negocios concretos y, por ende, en divisas y empleo, se requiere que las empresas exportadoras cuenten, entre otros factores, con financiación.



Además, en una economía estancada en la cual, ante la escasa demanda, el crédito no ha crecido en términos reales durante los últimos tres años, el sector financiero está buscando urgentemente empresas que necesiten crédito. Por esto, estratégicamente, los establecimientos de crédito y las fiduciarias le han prestado gran atención al tema del Atpa. Como con las reducciones arancelarias, los sectores beneficiados mejoran su calificación de riesgo sectorial, algunos intermediarios han tomado la delantera y han empezado a ofrecer nuevas líneas de crédito y a diseñar productos especiales para apoyar al sector empresarial en la labor de conquistar el mercado estadounidense.



Las empresas beneficiarias del Atpa podrían dividirse, por lo menos, en tres: Un primer grupo, en el que se encuentran confecciones, textiles y manufacturas de cuero, podría aprovechar de modo casi inmediato los beneficios arancelarios. En el segundo, están las empresas para las que el Atpa genera una ventaja comparativa importante. No son exportadores pero podrían competir con gran potencial dentro de algún tiempo, como los productos alimenticios y plásticos. Y, por último, están los sectores que nunca han exportado. Aquí hay gran cantidad y el reto es que se pongan a exportar.



Lo inmediato



A corto plazo, la demanda de crédito y la atención del sector financiero van a estar centrados en el primer grupo, pues son empresas que, aunque tienen capacidad, no pueden atender los pedidos por deficiencias de capital de trabajo. Lamentablemente, en este grupo que podría crecer rápido, hay muchas empresas que están en ley 550 o se encuentran muy endeudadas y, por tanto, no son sujetos de crédito debido a su alto riesgo. Para saltar este gran obstáculo, algunas entidades como la Fiduciaria de Comercio Exterior, Fiducoldex, y la Fiduciaria del Bancolombia, Fiducolombia, están fomentando la creación de patrimonios autónomos a partir de los derechos económicos de los contratos que tenga la empresa en el marco del Atpa.



Los entes jurídicos independientes que se creen con esta figura podrían recibir recursos, pues no arrastran la misma calificación de riesgo de crédito de la empresa que lo constituyó. De este modo, una empresa que tiene pedidos de clientes con excelente capacidad de pago puede acceder a recursos de crédito.



Además, Bancoldex lanzó recientemente una nueva línea de crédito para financiar capital de trabajo a un año por $100.000 millones a unas tasas preferenciales. La línea financiará a cada empresa hasta el 100% de las exportaciones proyectadas bajo el Atpa, durante la vigencia del crédito, con un límite para evitar que unas pocas empresas acaparen los recursos.



Para Miguel Gómez, presidente de Bancoldex, este cupo será un buen "estartazo" pues se podrían beneficiar alrededor de 300 empresas. "Y aunque el costo financiero es altísimo, si se colocan rápidamente los recursos podríamos extender el cupo para darle un empujón a un mayor número de empresas", afirma.



Por su parte, la banca de primer piso ha reaccionado favorablemente y se ve dispuesta a utilizar estas líneas de redescuento. A los bancos, les resulta muy atractivo dado que, para esos mismos plazos, los préstamos de Bancoldex son a tasas un poco más altas. Pero, además, están ideando nuevos productos y considerando que a corto plazo el número de empresas que pueden aprovechar el Atpa no es muy grande, se podría presentar una dura competencia.



"Bancolombia y sus filiales están fuertemente comprometidos y ofrecen a sus clientes todo el conocimiento, experiencia e infraestructura para realizar operaciones internacionales hacia Estados Unidos", afirma Stella Villegas, presidente de Fiducolombia. Citibank Colombia también ha anunciado su decidida participación orientada a contribuir con la implementación del Atpa. Mauricio Pérez Gómez, vicepresidente de comercio exterior del Citi, considera que esta es una buena oportunidad para ampliar los beneficios a diversos sectores nacionales de la producción, que a su vez permitirá la generación de empleos y el incremento en la competitividad de las cadenas productivas.



Otras entidades como el Instituto de Fomento Industrial, IFI, el BBVA Ganadero y el Banco de Bogotá están estructurando líneas de crédito especiales para prestarles a aquellas empresas que busquen beneficiarse a corto plazo del Atpa.



Largo plazo



Para el segundo grupo de beneficiarias del Atpa, que son empresas que requieren invertir, el esquema integral de apoyo de Bancoldex incluye distintos mecanismos como un mayor acceso a crédito para las pyme exportadoras mediante un nuevo convenio con el Fondo Nacional de Garantías para ampliar el respaldo hasta por el 70% del valor del crédito, con una cobertura de hasta US$200.000 por empresa. El cupo inicial de este programa será de $50.000 millones.



Con la ayuda de la Aseguradora de Crédito y Comercio Exterior, Segurexpo, el paquete de apoyo también incluye pólizas de cumplimiento para ofrecerles a los empresarios fianzas que amparen en los contratos la seriedad de oferta, el cumplimiento de obligaciones y el buen uso de anticipos.



Todos estos instrumentos y el sondeo efectuado por Dinero demuestran un gran interés del sector financiero en ayudar a los empresarios en su propósito de aprovechar los beneficios arancelarios. El Atpa constituye una fuente de crecimiento para todos, incluyendo el sector financiero.



Pero también es un reto enorme. En este período de preparación para el Alca, se deberían posicionar productos y marcas, construir relaciones comerciales y diseñar y desarrollar todos los instrumentos financieros para apalancar al sector exportador.

El tiempo es corto y no debemos perder estos 4 años, como se perdieron los primeros 10. La voluntad del sector financiero colombiano es que esto no suceda por falta de financiación.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.