| 6/12/2009 12:00:00 AM

Contabilidad, hacia un lenguaje global

La adopción gradual de normas contables internacionales traerá una mayor estabilidad jurídica en esta práctica y facilitará la internacionalización de las empresas colombianas.

Con la aprobación de la nueva ley contable, el país y sus empresas comienzan un proceso de convergencia hacia el uso de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), un conjunto de principios que pretenden reflejar de mejor manera la realidad económica de las transacciones y las compañías, por lo que se han convertido en el lenguaje dominante para el reporte financiero a nivel global.

En la actualidad, la mayoría de países del mundo ha adoptado o convergido sus normas hacia estos estándares, incluso países como Estados Unidos, que siempre había utilizado sus propios principios contables (US GAAP), los implementará entre 2014 y 2016 (dependiendo del tamaño de la compañía). De hecho, Colombia era el único país de la región pendiente de implementarlas, pues Brasil y Ecuador lo adoptarán a partir de 2010 y Venezuela lo adoptó a partir de este año. Esto nos estaba excluyendo del panorama global y de ahí la importancia de que Colombia acelere esta transición.

Sin embargo, es claro que la tarea no será fácil, dado que el impacto sobre las empresas puede ser significativo (ver recuadro) y falta preparación por parte del empresariado colombiano. De hecho, una reciente encuesta de Ernst & Young reveló que la mayoría de compañías en Colombia no están preparadas para implementar NIIF. De los 200 altos ejecutivos financieros encuestados, el 87% no estaba familiarizado con estas normas ni con el proyecto de ley. Es más, solo el 7% conoce bien las diferencias entre US GAAP, NIIF y los principios contables generalmente aceptados en Colombia (Colgaap).

Por todo esto, "las empresas deben empezar cuanto antes (si no lo han hecho) a aprender y entender el tema para planear y tomar medidas para la transición, que ya es un hecho", afirma Felipe Jánica, socio líder de IFRS de Ernst & Young Colombia. "Las compañías deben iniciar por lo menos con un diagnóstico para analizar las alternativas, los requerimientos que tendrán, los posibles impactos y la capacitación necesaria para sus funcionarios", agrega.

Para Oscar Rubio, gerente de contraloría de Cementos Argos, compañía que se encuentra precisamente en esta etapa de diagnóstico, el factor fundamental para que una implementación sea exitosa es el compromiso de la alta gerencia y el involucramiento de toda la organización. Además, considera que hay que contar con la asesoría de profesionales con gran experiencia y asignar el personal idóneo. Según Rubio, experto en el tema, con esto el tránsito hacia NIIF puede tardar de seis meses hasta un año y medio. Y recuerda que, para realizar la adopción por primera vez, se requiere tener convertidos prácticamente dos años de información. De ahí la premura con que se tendrán que mover las empresas. Por esto, la nueva ley contempla la gradualidad del proceso y un régimen especial para las empresas pequeñas y medianas (ver recuadro: La nueva ley contable).

Los beneficios

Sin embargo, su implementación traerá múltiples beneficios. Mientras la contabilidad colombiana tiene muchas zonas grises y siempre ha tenido una tendencia hacia lo tributario -lo cual la vuelve difícil para los inversionistas extranjeros-, las NIIF son mucho más específicas y detalladas y una mejor herramienta para tomarle el pulso a los negocios y mejorar la toma de decisiones. Los beneficios serán para todos los actores.

Las empresas que actualmente deben pagar expertos legales y contables para "traducir" sus estados contables a diferentes jurisdicciones tendrían una reducción de costos y una mejor interacción con clientes y proveedores del exterior. La implementación podría significar una mejora de las políticas y procedimientos de control de las empresas así como en los procesos y sistemas, además de una mayor transparencia en la información que se entrega a la gerencia, analistas y accionistas, entre otros. A los inversionistas, por su parte, les facilitará la interpretación uniforme y la comparación con empresas en cualquier lugar del mundo. Todo esto redundará en una mayor atracción a la inversión extranjera y accesibilidad al mercado de capitales por parte de las compañías nacionales. En fin, acelera la competitividad y el crecimiento de las empresas colombianas.

Por su parte, las universidades tendrán que formar a los futuros y actuales contadores en NIIF. De hecho, algunas como la Jorge Tadeo Lozano, La Universidad Libre, el Externado y La Javeriana han comenzado a modificar sus pénsum y/o ofrecer másters en estas áreas.

Los contadores, reacios al proyecto, deben verlo sin miedo y más como una gran oportunidad para brindar servicios contables y financieros a empresas del exterior. Según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, los servicios financieros y contables tercerizados a nivel mundial crecen al 10% anual mientras en el país se presenta una gran sobreoferta de contadores (147.482). Es más, quienes conocen de NIIF, piensan que enaltece la profesión, pues su labor adquiere mayor preponderancia ya que deja de ser una simple labor de registro.

Es claro que la adopción de normas contables globales no es solo un tema de contadores o del área financiera, sino que la capacitación y el conocimiento serán para juntas directivas, gerentes, presidentes, analistas y entes de control, entre otros.

La nueva ley contempla que se haga una convergencia progresiva de las normas contables colombianas a los estándares globales. Su impacto definitivo dependerá de la correcta reglamentación por parte del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y de que las empresas y demás involucrados se den cuenta de la magnitud del cambio que, de implementarse bien, traerá una mayor estabilidad jurídica a nivel contable y facilitará la internacionalización de las empresas y la mayor competitividad de la economía colombiana.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?