Bancos virtuales

| 3/24/2000 12:00:00 AM

Bancos virtuales

Las entidades financieras ya están entrando de lleno en el comercio electrónico. El uso de internet promueve una revolución cultural, administrativa y financiera.

Hacer banca por internet es mucho más que pasar los productos y servicios de una oficina a una página web. El modelo de negocio que se maneja es tan diferente que ya se están creando empresas especializadas en el negocio financiero 100% virtual, es decir, entidades financieras .com con productos y servicios que no se pueden conseguir en una sucursal tradicional.



El Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) se asoció con Terra Networks para diseñar Uno-e, un banco completamente virtual que nació en diciembre del 99 con US$64 millones de capital. El objetivo de Uno-e es convertirse en el mayor supermercado financiero por internet del sur de Europa, Latinoamérica y el sector hispano de Estados Unidos pues además de ofrecer los servicios del BBVA tendrá todo un portafolio de ofertas de otras entidades bancarias. Los servicios y productos serán manejados por medio de la web para evitar la apertura de sedes físicas.



Y, hace menos de un mes, el Banco Santander Central Hispano (BSCH) adquirió el control de Patagon.com, el mayor portal financiero de internet de América Latina. El BSCH compró el 75% de la participación a los socios de este portal transaccional, entre quienes figuran Chase Capital, JP Morgan y Goldman Sachs.



McKinsey & Co, la consultora estratégica, y el Banco Mercantil de Venezuela acabaron de sellar una alianza para un nuevo banco virtual, que representará inversiones iniciales por cerca de US$12 millones.



Todos estos movimientos estratégicos por la búsqueda de un pedazo de ese novedoso mercado del comercio electrónico, un segmento que hoy representa negocios por US$178 millones en América Latina y que, de acuerdo con International Data Corporation (IDC), podría llegar a US$8.000 millones en el 2003.



¿Le preocupan estas movidas a la banca en Colombia? La respuesta es sí y mucho. De alguna manera, lo que está ocurriendo es una reorganización profunda del negocio bancario. ¿Los .com van a terminar sustituyendo el negocio tradicional de los bancos? Posiblemente no. Lo que se ve es una creciente mezcla de lo tradicional y lo moderno. Hace poco, Etrade.com, uno de los corredores de bolsa en línea más exitosos de Estados Unidos, compró una red de 8.500 cajeros automáticos, la segunda de ese país, y apunta a convertirse en un monstruo on line que también funciona off line.



El ímpetu de los negocios en la red hace rato tocó las puertas de los bancos locales. Las entidades financieras colombianas han avanzado muy rápidamente en la creación de sucursales virtuales. BanColombia, Citibank y Davivienda son tres ejemplos concretos. De acuerdo con IDC, los negocios de comercio electrónico en Colombia llegarán a los US$22 millones en el 2000 y la cifra podría superar los US$500 millones en el 2003. Los bancos también quieren una parte de ese mercado.



Qué hacemos...



"Es un error tratar de hacer en internet las mismas cosas que en una oficina física y seguir los mismos procedimientos", asegura Ricardo Nieto, vicepresidente de riesgo tecnológico de la Asobancaria.



Lo más significativo es el cambio cultural que el negocio plantea frente a un medio que en nuestro país tiene un uso bajo, en 1999 solo había 400.000 cuentas de acceso a internet. Además, aún falta desarrollar otros canales tecnológicos como los cajeros automáticos, los puntos de pago (POS) y los servicios de audiorespuesta .



Sin embargo, la ola de internet está tomando una fuerza inusitada que ha obligado a las entidades financieras a incluirlo en sus planes de negocio para empezar a colonizar el territorio del e-commerce. De acuerdo con Gabriel Jaime Agudelo, vicepresidente de tecnología del banco, internet surgió primero como un mecanismo de información al usuario respecto a la compañía y sus estados financieros.



Los 3 pasos



BanColombia inició esta etapa en 1995 con acceso al público en general. En ese entonces era el BIC, una entidad que se destacaba por estar a la vanguardia en el tema tecnológico y tenía la imagen de un banco moderno, joven y fresco.



Ese legado fue muy útil para entrar a la fase transaccional, que permitía hacer consultas de saldos, transferencias de fondos entre cuentas y recibir extractos. Un tiempo después introdujo opciones para expedir contraórdenes de cheques, bloquear tarjetas, efectuar pagos de tarjetas de crédito y pagos de facturas de convenios especiales, entre las cuales aún no ha incluido algunas empresas de servicios públicos.



Y la gama de posibilidades sigue creciendo. Hasta este punto no son muchas las diferencias entre lo que hace una oficina bancaria y una virtual. Por eso, el verdadero reto para BanColombia se centró en el tercer paso del banco por internet que consiste en el diseño de servicios financieros exclusivos para la web, que no pueden ser conseguidos en ninguna oficina tradicional.



Hasta el momento ha desarrollado dos productos para los clientes:



Pagos en línea en tiendas virtuales, que por ahora solo funcionan con VirtualExito, Geonet y Discotienda Latina. Los desembolsos se pueden hacer con tarjeta débito con cargo a la cuenta corriente o a la de ahorros. El objetivo es promover la instalación de esta opción en otros portales.



Asesores y simuladores virtuales, con los cuales el cliente puede diseñar productos a la medida de sus necesidades para invertir, solicitar préstamos o seguros. Para la opción de inversiones, por ejemplo, se puede hacer la simulación del rendimiento de los CDT en una calculadora financiera disponible en la página del banco.



Banco universal



El uso de internet en el Citibank es un paso lógico para tener un banco universal. Después de trabajar durante tres años una banca electrónica por intranet, llegó el momento de pasar a internet con el mismo portafolio de productos para los clientes corporativos. Marcelo Scaglia, vicepresidente de Global Transaction Service, asegura que están armando la estrategia para entrar al comercio electrónico con business to business.



Para las empresas, el cambio de canal implica modificar la manera de hacer y ver el negocio. Ahora pueden consultar en línea todas las operaciones de recaudos y pagos en Europa, América Latina y Estados Unidos. El mayor efecto se dará en los ciclos de venta, que se volverán mucho más ágiles ya que una vez verificado en línea el pago de un cliente se le podría, entre otras cosas, liberar crédito automático.



Para el empresario, en particular, el cambio significa estar al tanto de sus movimientos financieros desde cualquier país, a cualquier hora y en cualquier equipo con acceso a la web. Los recaudos, pagos, manejo de la liquidez de corto plazo y operaciones de comercio exterior están siempre disponibles. Aunque la solución en cada caso depende del cliente. "Con Citibanking web estamos cambiando la forma de operar de las empresas, se está dando una revolución en el manejo de los procesos de facturación, logística, administración y contabilidad", explica Scaglia, pues más allá de una renovación en el banco pasar a internet implica el cambio de esquemas corporativos a fondo.



Conservar el foco



Otra forma de hacer negocios bancarios con tecnología la ilustra el Banco Davivienda, una entidad con vocación de banca masiva en la cual un gran porcentaje de clientes ganan apenas el salario mínimo. Hay más de 1'620.000 cuentas con un promedio mensual de $50.000, mientras que las cuentas con promedios superiores a los $5 millones solo llegan a 58.000.



"Nuestro banco es de transacciones no de comisiones y por eso hemos orientado nuestra tecnología al servicio de la banca masiva", apunta Rodolfo Serna, vicepresidente de Tecnología de Davivienda. Por esa razón, la llegada al internet transaccional se dio hace una semana.



Pero el mayor énfasis hasta ahora se le ha dado al desarrollo de canales como los cajeros electrónicos, el teléfono rojo y los POS. Los clientes de Davivienda realizan 7.000 transacciones al mes en la red de la entidad y por teléfono rojo atienden 2'200.000 llamadas con operadora automática y 400.000 con asesores.



A partir de esta base, Davivienda decidió mantener dos estrategias tecnológicas que le ayuden a potencializar el número de clientes pero también la calidad. "Por supuesto, nos gustaría tener los clientes estrato 5 y 6, que son los más rentables, pero estamos comprometidos con un segmento que va del estrato 1 al 4 y hacia allá se orienta una parte de nuestra estrategia en tecnología", dice Serna.



Por esa razón, el banco seguirá desarrollando el servicio de atención telefónica con la implementación de líneas regionales donde no las hay. Y se montó en el bus de internet, orientándolo hacia clientes de mayores ingresos, que serían alrededor de 40.000. La nueva página de Davivienda entrará en operación plena durante las próximas dos semanas.



Aunque la cultura de internet apenas está naciendo, no cabe duda de que será un estándar generalizado a la vuelta de dos o tres años y las posibilidades de negocio no parecen tener límite. Los bancos colombianos ya están haciendo sus apuestas y no sería extraño ver bancos formando empresas financieras exclusivamente dedicadas al negocio en línea con las posibilidades de internacionalizar el negocio, hacer alianzas con jugadores internacionales y buscar capital de riesgo en mercados como cualquier otro start up de internet.



La seguridad



Los niveles de seguridad para transacciones por internet son los que más desarrollo e inversión han tenido. Sin embargo, para promover el uso de este canal prácticamente todos los bancos han asumido el costo de las operaciones mediante seguros que protegen al usuario de internet contra fraudes. Así, por ejemplo, los montos autorizados para transar por internet tienen un límite, lo mismo que el valor de las compras que se pueden efectuar. Si el fraude se da, el banco asume por lo general el valor del ilícito una vez verifica que el cliente no realizó la transacción.



En cuanto a los mecanismos de seguridad que hay actualmente en las páginas virtuales para el sector financiero se utilizan por lo general 3 niveles.



Autenticación del cliente. Todas las entidades bancarias proveen al cliente de claves de acceso especiales para internet con un control de preautorización de operaciones que se pueden realizar por ese medio y cuentas autorizadas para retirar y recibir dinero.



Certificación de la entidad, en la cual se le informa al usuario que está conectado con el banco y no con una página intermedia.



Comunicación encriptada entre el cliente y el banco, lo que implica que los códigos y claves se presentan como algoritmos durante la transmisión para evitar que los copien.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.