| 12/11/2009 12:00:00 PM

Banca de inversión, mejora el panorama

La banca de inversión tuvo un 2009 mucho mejor a lo proyectado y espera un prometedor 2010. ¿Cuáles son los mejores banqueros de inversión? Ranking de Dinero.

Apesar del difícil panorama que se esperaba ante la crisis financiera internacional, 2009 terminó siendo un buen año para la banca de inversión en nuestro país. De hecho, el monto de negocios realizados aumentó 30% respecto a los efectuados en 2008 y resultó similar al excepcional 2007.

Las 13 firmas de banca de inversión que reportaron su información ayudaron en conjunto a estructurar y cerrar negocios entre el 1 de diciembre de 2008 y el 30 de noviembre de 2009 por más de $33 billones en más de 98 transacciones en el país. El año fue tan bueno, que la Banca de Inversión Bancolombia reportó el mejor año en su historia, con negocios por cerca de $10 billones, y se consolidó como la banca líder del sector en emisiones de deuda, créditos sindicados y estructuración y financiación de proyectos. Por su parte, JP Morgan lideró las fusiones y adquisiciones con $6 billones y las emisiones de bonos en el exterior con otros $5 billones, mientras tanto, el Citi también tuvo un gran año al ocupar el segundo lugar en emisiones de deuda, fusiones y adquisiciones y en las emisiones de bonos en el exterior, acumulando transacciones por $9,6 billones. Otras, como Santander Investment, tuvieron aumentos del 30% en sus comisiones, con grandes operaciones, aunque algunas de ellas no alcanzaron a ser incluidas dentro del periodo de análisis.

2009 se caracterizó por el inusitado boom en el mercado de capitales, motivado por la caída de las tasas de interés, así como por marcar hitos en este tipo de operaciones. Se presentó un récord de emisiones de deuda con más de $12 billones colocados, la mitad a cargo del sector real, y se realizó la emisión a más largo plazo en la historia del mercado colombiano. El Grupo Suramericana hizo una emisión a 40 años, un plazo que ni siquiera había utilizado el Gobierno. El mercado también avanzó al financiar una empresa con calificación AA+ a diez años y un proyecto totalmente nuevo como el Oleoducto de los Llanos.

A pesar de las cifras, es claro que no hay muchos nuevos emisores y que el grueso de las emisiones se utilizó para recomponer deuda y prepagar créditos. No obstante, también se presentó un repunte en los créditos sindicados pues se realizaron alrededor de 19 estructuraciones, incluyendo algunas de gran tamaño, como el de Terpel ($680.000 millones). En total, se realizaron créditos sindicados por $2 billones, evidenciando una mayor capacidad patrimonial del sector financiero.

Un mercado que siguió prácticamente estancado fue el accionario. Se realizaron pocas transacciones importantes, como la venta que hizo Inversiones Argos de las acciones que tenía en Cementos Argos (en la que participaron Bancolombia-JPMorgan-Santander Investment-Citi), una operación que demostró el potencial de este mercado para absorber grandes negocios sin acudir a operaciones especiales, como martillos u OPA´s.

En fusiones y adquisiciones, hubo un freno en el primer semestre por la incertidumbre sobre el rumbo de la economía mundial, pero al final se realizaron negocios por alrededor de $20 billones. Aunque hubo menos transacciones, se presentaron grandes operaciones, como las efectuadas por Ecopetrol, Xstrata, Promigas, Terpel y Colinversiones, entre otras. La venta de Epsa no alcanzó a ser incluida pues se cierra por fuera del periodo de análisis y otras transacciones importantes como la de Avianca-Taca no tuvieron banquero de inversión local involucrado.

Los banqueros también ayudaron a estructurar y asegurar la financiación de varios proyectos en el sector petrolero y concesiones viales por unos $1,8 billones. Además, la mayoría tiene mandatos en ejecución, que genera optimismo frente a 2010. Por ejemplo, Santander Investment está estructurando proyectos como el Metro de Bogotá y la búsqueda de socio para ETB, entre otros.

Un próspero 2010

Los banqueros de inversión esperan que 2010 sea un año mejor que el actual aunque con una composición distinta en sus fuentes de ingresos. La infraestructura será uno de los principales focos, pues se requiere conseguir el financiamiento de las obras que ya han sido adjudicadas y acelerar la estructuración de otros grandes proyectos. Por esto, grandes firmas de banca de inversión, como Credit Suisse y Merry Lynch, han puesto nuevamente su atención en Colombia.

Por otra parte, esperan menos emisiones de deuda, ante el aumento de las tasas de interés, a la vez que presupuestan un mayor número de emisiones de acciones para aprovechar el potencial que traerá la entrada en operación de los multifondos.

De hecho, también tienen la expectativa de una intensificación de la actividad de fusiones y adquisiciones. Si bien las grandes transacciones son cada vez menos frecuentes, se esperan más movimientos, ante los grandes flujos de inversión hacia las economías emergentes, la consolidación en algunos sectores y en compañías de tamaño mediano para protegerse de la eventual llegada de una empresa extranjera y la regionalización de los grandes grupos locales. Esto último traerá una mayor internacionalización de las firmas de banca de inversión. De hecho, firmas como Bancolombia y Estrategias Corporativas ya tienen mandatos en otros países como México, Perú, Brasil y Centroamérica.

También habrá que estar atentos a la consolidación de los fondos de capital privado (private equity) y al papel que cumplan en la canalización de recursos del mercado de capitales hacia la infraestructura y la consolidación de sectores. Bancas de inversión como Nexus, que ya levantó un fondo por $104.000 millones e Inverlink y Colpatria que están próximos a cerrar, realizarán inversiones en 2010 (ver Dinero No. 338). Nuevas entidades como Cerrito Capital, conformada por Luis Ernesto Mejía y Manuel Maiguasca, ministro y ex viceministro de minas, han expresado su intención de montar un vehículo de este tipo.

La incertidumbre política por la época de elecciones podría afectar el ambiente para los negocios en 2010, pero, sobre todo, la tensa situación con Venezuela, que podría frenar algunas decisiones de inversión. También será determinante la velocidad de la recuperación económica, pues un muy bajo crecimiento podría generar mayores presiones fiscales, lo que afectaría la tasa de cambio así como presionar un mayor aumento de las tasas de interés. Al contrario, una mejora en el grado de inversión o la firma del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos podría potenciar los negocios.

El año que comienza trae grandes oportunidades pero también el reto de llevar más y nuevos emisores al mercado de valores, contribuyendo a que nuestro sector empresarial encuentre recursos baratos para crecer e internacionalizarse, así como ayudar a desarrollar la infraestructura que el país necesita para competir en un mundo cada vez más desafiante.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?