| 9/28/2011 6:00:00 PM

Al volante

Todo lo que usted creía saber sobre el seguro de automóviles es obsoleto. Conozca qué cubren las nuevas pólizas.

El desplome del dólar y los nuevos acuerdos comerciales han producido una fuerte caída en los precios de los vehículos nuevos. De hecho, se estima que este año será récord, con unas 330.000 unidades vendidas, en su mayoría importados. Este boom también ha producido una queja recurrente entre quienes adquieren el seguro de automóvil: su prima no cae al mismo ritmo al que se deprecia el valor de su carro.

Según los aseguradores, un seguro es para reparar el daño (indemnizar) y no para enriquecer. Esto es, para comprar un carro de similares características al que tenía en el momento del siniestro. De lo contrario, los incentivos para cometer fraude serían muy grandes.?Pero, más allá de esta percepción, la mayoría de las personas no entiende qué está comprando realmente al adquirir un seguro de auto. Estas son las claves.

¿Qué está asegurando?
Al comprar un seguro de autos se está protegiendo no solo de la posibilidad de que le roben el carro (pérdida total por hurto) sino de los daños materiales que pueda tener en caso de un accidente (pérdida parcial o total por daño) o que pueda causar a otros (daños a bienes de terceros) incluyendo las muertes o lesiones (el concepto de responsabilidad civil).

Por esto, el costo del seguro no es un reflejo exclusivo del valor del vehículo. Es también una manifestación de los costos de la mano de obra para la reparación, los costos de repuestos, que aumentan al ritmo de la tecnología, y los valores de indemnización por responsabilidad civil, que son crecientes debido a una legislación cada vez más estricta. Hoy, un juez penal podría imponer sanciones por perjuicios morales de hasta 1.000 salarios mínimos ($536 millones) por la muerte o lesión de una persona en un accidente de tránsito, lo cual lo puede dejar no solo en la cárcel, sino en la calle.

De hecho, según Fasecolda, de los siniestros pagados a julio de este año, 53,7% fue por pérdidas parciales por daños; 18,3% por pérdida total por daños, 15,4% por responsabilidad civil, 11,2% por pérdida total hurto y 1,4% por pérdida parcial correspondiente a hurto. Hace un lustro, la responsabilidad civil pesaba menos de 5% de los pagos.

Recomendaciones
Al adquirir un seguro, no busque el más económico, revise más bien la protección que está adquiriendo. Sobre todo, la responsabilidad civil. Recuerde que lo barato sale caro.

Conozca y use los beneficios adicionales que le ofrece su seguro, como carro-taller (desvares), grúa, asistencia jurídica y conductor elegido (un chofer en caso de que haya tomado).

No haga pequeños reclamos pues puede perder los descuentos que ofrecen las compañías y generar un aumento en el porcentaje que usted tendrá que asumir en caso de un accidente mayor (deducible).

El seguro es un contrato, léalo y pregunte por los amparos, deducibles, descuentos y servicios. Busque un asesor y no un vendedor de seguros. No debe haber letra pequeña.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?