| 6/10/2005 12:00:00 AM

Administración Basada en Valor

Qué deben hacer las empresas para usar el EVA para guiar su estrategia y conseguir un mejor desempeño en la gestión. Cómo hacer administración basada en valor.

El propósito de la administración basada en valor consiste en orientar la gestión de las compañías hacia la creación de valor para sus inversionistas. La experiencia de muchas compañías deja ver que la medición de valor por sí misma tiene muy pocos efectos sobre la calidad de la gestión de la empresa. Esto se debe a que medir el EVA es solo un punto de partida. En nuestra experiencia, las empresas que han sido exitosas en la implementación de la administración basada en valor han seguido cinco prácticas fundamentales:



1. Compromiso con la creación de valor como la medida fundamental del éxito del negocio. La alta dirección debería hacer explícito este compromiso para transmitir el mensaje de una manera efectiva al resto de la organización. Así se crea un contexto para el análisis del desempeño y la toma de decisiones, en el que los demás indicadores de gestión deben ser entendidos mediante su impacto sobre la creación de valor en el negocio.



2. Revisión de la estructura de la organización y la toma de decisiones. En las unidades de negocio se debe contar con la autoridad necesaria para tomar las decisiones que son su responsabilidad y considerar su impacto sobre el resto de la organización. Una medición del desempeño que capture bien las responsabilidades e interdependencias, aportará los elementos necesarios para tomar buenas decisiones y contribuir a la generación de valor de la empresa.



3. Incorporación del valor en el proceso de planeación estratégica. El plan de negocios resultante del proceso de planeación estratégica debería expresarse en términos de metas de generación de valor, tanto consolidado como en las unidades de negocio. En este sentido, el Mapa Estratégico y el Balance Scorecard (BSC) son herramientas poderosas para comunicar e implementar la estrategia que permitirá a la empresa alcanzar las metas de generación de valor, siempre y cuando logren capturar de manera adecuada las palancas de valor del negocio.



4. Plan de compensación que incentive la creación de valor. La existencia de un componente de compensación variable ligado a la creación de valor es un motor fundamental para lograr el cambio de cultura. Este plan de compensación debería bajar al nivel de las unidades de negocio, siempre y cuando se cuente con una evaluación del desempeño que capture las responsabilidades e interdependencias a este nivel.



5. Programa de entrenamiento. Es crítico para el éxito del programa que las líneas de negocio acepten y comprendan las metodologías utilizadas para la medición del valor y la toma de decisiones. Este objetivo requiere un programa intenso de entrenamiento que en la práctica debería llegar a todos los niveles de la organización. Igualmente, hay que preservar el balance entre precisión y funcionalidad. Si las metodologías son innecesariamente complejas y difíciles de llevar a la práctica, corren el riesgo de convertirse en cajas negras que solo podrán ser comprendidas y utilizadas por una minoría.

En conclusión, la implementación exitosa de la administración basada en valor es mucho más que un ejercicio financiero. En realidad, se trata de un proceso que abarca tanto el diseño de la organización como la estrategia del negocio, y cuya adopción tiene implicaciones sobre la cultura de la empresa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?