| 9/12/2008 12:00:00 AM

Pasos de animal grande

Pasos de animal grande
La exposición a una mayor competencia internacional, a partir de la apertura de la economía, a comienzos de los 90, fue un buen motor para buena parte de las innovaciones. En el sector de lácteos, por ejemplo, son de resaltar los desarrollos de Alpina y Alquería.

Aunque el consumo de avena en el mundo data de cientos de años, Alpina diseñó en 1996 una fórmula ganadora y lanzó al mercado una avena lista para consumir, con el fin de enfrentar la fuerte estrategia desplegada por las multinacionales de lácteos que llegaban al país en ese momento. Este lanzamiento requirió inversiones de US$1,1 millones y 22 meses de desarrollo, de los cuales 12 fueron para la investigación del concepto, el producto y hasta los prototipos. El resultado implicó combinar tres tecnologías: una tecnología aséptica de producción, llenado aséptico y empaque de última generación. Esto dio origen a una avena en empaques individuales de larga vida. Desde su lanzamiento, el producto mostró su potencialidad: de unas proyecciones de ventas de 200 toneladas mensuales, se pasó a 850 toneladas al terminar el primer año y, actualmente, alcanza las 1.400 toneladas por mes. Además del mercado colombiano, el producto ha tenido buena aceptación en otros mercados de la región.

En el caso de Alquería, el interés se centraba en competir con el líder del mercado y con los nuevos competidores internacionales. En 1992 se comenzaba a hablar de la leche larga vida, que en ese momento estaba envasada en Tetrapak. A pesar de los beneficios, el producto era muy costoso para los productores. Se habló entonces de importar las bolsas desde Venezuela y Ecuador, pero el anuncio no fue muy bien recibido en el mercado. Fue entonces cuando Alquería comenzó a estudiar el tema y decidió montar una planta productora de bolsas larga vida en Colombia. En abril de 1995 lanzó los primeros lácteos en bolsa larga vida producida en Colombia, convirtiéndose en la primera empresa del sector en hacerlo. Hoy, Alquería tiene la cuarta planta de leche larga vida más grande de América Latina, después de las mexicanas Lala y Alpura y de la argentina Mastellone. Comenzó produciendo 25 millones de litros al mes y hoy tiene una capacidad de producción de 400 millones, lo que le ha permitido sacar diversas líneas de leche: entera, descremada y deslactosada, entre otras. El mercado total, que era de 15 millones de litros, se acerca hoy a los 700 y la proyección de Alquería es apuntarle a un mayor crecimiento.






Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.