| 10/15/2004 12:00:00 AM

Los huecos del Valle

La situación fiscal del Valle está mejorando. Hay que revisar las pensiones y mantener la disciplina.

Los huecos del Valle
La gente se queja de los huecos en las calles y las carreteras del departamento. Si bien de 'huecos' no se muere nadie, son un signo de deterioro que los vallunos resienten, porque parecen ser falta de presupuesto o muestra de inacción pública. "En el Valle, hay demasiadas fotos y pocos hechos", dice Martha Lucía Bernal, gerente regional de la Andi, refiriéndose a los programas que se anuncian y no se ejecutan. Algunas cifras le dan la razón. Según datos del Minhacienda, el alcalde de Cali ha ejecutado hasta ahora el 25% de su presupuesto de inversión con recursos propios.

Pero si esos huecos desmoralizan, las noticias frente a los huecos fiscales no son tan malas. Aunque es el departamento más endeudado con el sector financiero -debe casi $670.000 millones-, el Valle tiene unas condiciones de pago que envidiaría cualquier deudor: un costo promedio de DTF + 1,7% y plazos de 8 años con 2 de gracia.

El problema fiscal es que el 70% de los ingresos corrientes se debe dedicar al pago de pensiones. Los gastos en salud y educación se hacen con las transferencias de la Nación, pero no queda mucho más espacio para otras inversiones. Por eso es prioritario revisar las pensiones del departamento. Hay indicios de pensiones fraudulentas que deberían dejar de pagarse.

Con todo, las condiciones generales están mejorando. Al primer semestre, los recaudos tributarios se cumplieron y se proyectan ahorros en gastos de personal de $1.300 millones este año por la supresión de vacantes. Los mayores riesgos para la recuperación están en el pasivo pensional, los fallos judiciales adversos, la situación financiera de las entidades descentralizadas y de los hospitales y el aumento de gastos de los organismos de control.

El otro riesgo es la indisciplina de algunos municipios. En 1998, 17 de los 42 municipios se habían quebrado. En general, con los planes de ajuste se han venido recuperando, pero ahora Jamundí y Guacarí no quieren cumplirlo, aduciendo su interés por hacer planes sociales.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.