| 12/10/2004 12:00:00 AM

La voz de un experto

El crítico Kendon Macdonald habló con Dinero sobre negocios y comida.

La voz de un experto
- Nada agasaja más a un cliente que un muy buen almuerzo gratis, que debe tomar 3 horas.



- Entre más importante sea el cliente o el negocio, más se debe invertir en el almuerzo.



- Es fundamental que en el restaurante todo el mundo lo salude por su nombre. Puede ir antes y dar propinas para que lo conozcan, o llamar por teléfono y anunciar el color de la corbata y vestido para que lo identifiquen. No olvide dar una buena propina.



- El anfitrión debe pedir lo más caro en la carta, para que el invitado no se sienta mal de pedir lo que le plazca. "Los hombres de negocios se dejan impresionar por esos temas".



- La comida tiene que ir acompañada de vino. Al atender europeos o estadounidenses, pida excelentes vinos latinoamericanos. No son tan costosos y tienen el mejor nivel del mundo.



- Discuta el menú con el maître. Usted se puede anotar un hit pidiendo un plato que no está en la carta, pero que conoce. Los mejores restaurantes ofrecen estos servicios.



- En licores hay que medir el pulso de la contraparte y su cultura. Alguien muy puritano verá muy mal beber a la hora del almuerzo.



- Los grandes ejecutivos demuestran conocimiento y experticia en temas de licores. Al pedir un trago, llame al barman y ofrezca una receta propia. Para el Dry Martiny la receta de Macdonald es 10 medidas de ginebra (Goldens) y una de vermouth (Noilly Prat).



- Debe haber un aperitivo, dos botellas de vino -para la entrada y el plato principal- y un pous cafe.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.