| 9/12/2008 12:00:00 AM

La mancha del Carbón

La mancha del Carbón


 Haber permitido la construcción, hace 18 años, de  puertos carboníferos en cercanías de Santa Marta, uno de los destinos que entonces mostraba uno de los mayores potenciales turísticos del país, ha sido considerado por propios y extraños como un mal negocio, no solo para la región sino para el patrimonio ecológico de la Nación.

 

Pese a las protestas de los samarios, el primer puerto carbonífero lo ubicaron a pocos metros de la cabecera del aeropuerto Simón Bolívar y en plena zona turística, que apuntaba desde tiempo atrás a convertirse en polo de desarrollo de la ciudad. Hoy en día, hay cinco puertos en menos de 30 kilómetros de costa.

 

Dicen los analistas del sector que la mejor prueba de que se cometió un grave error con esta decisión, es que el mismo Gobierno se ha comprometido a cerrar en 2009 el puerto de Prodeco, de la suiza Glencore, a suspender en 2013 la exportación de carbón por la bahía de Santa Marta y a no permitir (desde el primero de julio de 2010) la utilización de barcazas para llevar el mineral hasta los buques cargueros, los cuales tienen que anclar a varios kilómetros de la costa.

 

Las firmas exportadoras deberán utilizar un sistema de cargue directo, mediante la utilización de bandas transportadoras, para lo cual tendrán que hacer grandes inversiones adicionales. Las bandas, a su vez, tendrán un impacto negativo sobre el paisaje e interferirán el transporte de pequeñas embarcaciones en las zonas donde estarán operando.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.