| 9/12/2008 12:00:00 AM

La draga megarrentable

La draga megarrentable


 Este episodio se remonta a octubre de 2004, cuando el Ministerio de Transporte celebró un contrato con la firma Dragacol, para que esta última realizara obras de dragado y adecuación del río Magdalena y de mantenimiento del canal de acceso al puerto de Barranquilla.

 

Sin embargo, la obra se paralizó y la draga utilizada fue intervenida posteriormente por el Estado. El presidente de la compañía, Reginaldo Bray, emprendió entonces un proceso de reclamación por los supuestos incumplimientos por parte del Estado. Y, tras una conciliación, se acordó el pago de $26.000 millones, de los cuales $17.600 millones le fueron entregados por adelantado al empresario. Este episodio originó un nuevo escándalo que involucró a varios funcionarios públicos. Tuvieron que pasar diez años para que la justicia anulara la polémica conciliación, ordenara la restitución del dinero y  la  extinción de dominio de los bienes de Bray.

 

La justicia encontró que Dragacol sobredimensionó el monto que la Nación debía pagar por el lucro cesante derivado de la inmovilización de la draga ‘Josefina A6’ y por los perjuicios reclamados por Bray. Según el fallo, los representantes de Dragacol que participaron en la  conciliación actuaron de forma dolosa. “Sabían que las reclamaciones económicas que hicieron a ese despacho carecían de sustento”, sentenció el fallo

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.