| 7/26/2002 12:00:00 AM

Financiación a la carta

Financiación a la carta
Las actuales condiciones de tasa de interés y disponibilidad de crédito han hecho, en parte, que en el primer semestre la falta de efectivo no haya sido el obstáculo insalvable para adquirir vehículo. Todo parece indicar que, en lo que resta del año, las tasas de interés para préstamos de vehículos presentarán un comportamiento relativamente estable.



Para financiar la compra de un vehículo hay dos opciones básicas: diligenciar un crédito o acudir a la modalidad del consorcio comercial. Esta última consiste en que una entidad compra vehículos con los aportes de un gran número de personas que realizan un ahorro programado para adquirir vehículo y luego adjudica uno o dos carros mensuales entre el grupo mediante un sorteo (balotas) o por oferta. Por lo general, los grupos son pequeños, entre 120 y 200 suscriptores, cerrados y decrecientes. Estos planes tienen la ventaja de que no requieren cuota inicial, aunque sí una afiliación de alrededor del 2% del valor del vehículo, y las cuotas son las más bajas del mercado. Cabe aclarar que, en general, las cuotas incluyen un porcentaje para un fondo de reserva y gastos de administración.



Por otra parte, la gran desventaja es la disponibilidad del vehículo pues depende del sorteo o del monto de la oferta. Por esto, cuando se requiere disponibilidad inmediata lo mejor es solicitar un crédito. Hoy, casi todos los establecimientos de crédito tienen productos destinados a financiar la compra de vehículo. Las tasas de interés se encuentran entre el 1,85% y el 2,05% mensual, los niveles más bajos en los últimos años, dependiendo del plazo, que puede ir hasta 60 meses. Además, los estándares de respuesta han mejorado tanto que en dos horas es posible saber si un crédito fue aprobado o no. Esto dependerá de comprobar con unos documentos muy sencillos unos ingresos mínimos. En general, se busca que la cuota mensual no exceda el 30% del salario. Sin embargo, esto depende de la política de cada compañía.



Las opciones son múltiples. Por esto, ante la múltiple oferta, lo mejor es preguntar y comparar. Al pedir un crédito, lo más adecuado es buscar la tasa de interés efectiva anual equivalente de la tasa mensual que le están dando (cuanto menor es, más barato es el préstamo) y/o el factor equivalente. Esto es, la cuota por millón que le cobrarán. Y en los consorcios comerciales, hay que indagar por los plazos, los costos y la variabilidad de la cuota.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.