| 10/15/2004 12:00:00 AM

Expansión portuaria

El desarrollo del puerto de Buenaventura es uno de los pilares del crecimiento del Occidente colombiano en los próximos años.

Expansión portuaria
A pesar de tener costa sobre el Pacífico, los productos de Colombia no llegan a la quinta economía del mundo, la del Estado de California, Estados Unidos. No obstante, esa situación debe ir cambiando a medida que el país profundice su internacionalización. El Valle exporta US$140 millones anuales a ese país y el mercado potencial es de US$140.000 millones.

Julián Domínguez, director de la Cámara de Comercio de Cali, prevé además un aumento del comercio 'latitudinal', es decir, con los países de Asia, que complemente el tráfico 'longitudinal' actual de las exportaciones a los países vecinos americanos.

Con eso, Buenaventura ganará importancia, pero debe mejorar su eficiencia. El muelle ya empezó su remozamiento. En 1993 movilizaba 4,2 millones de toneladas de carga. Al final de este año moverá 8,9 millones, a través de los mismos 2.000 m2 de muelles. Las tarifas del muelle bajaron 50% en ese lapso, aumentó la capacidad de manejo de contenedores de 16 por hora a 32, y de carga a granel sólida de 700 toneladas diarias a 8.000. La de carga de azúcar pasó de 2.000 toneladas diarias a 20.000. Se derribaron bodegas para aumentar el área de manejo de contenedores. Así, mientras en 1993 se podían almacenar 3.000 contenedores, hoy se pueden guardar 6.000.

Los planes actuales pretenden llevar la capacidad a un máximo de 14 millones de toneladas. Para conseguirlo se debe dragar el puerto, lo que cuesta cerca de US$27 millones, y para lo cual ya hay recursos. Además, Fiducoldex abrirá una licitación para vender los lotes de la antigua zona franca de Buenaventura, adyacente al puerto, que están avaluados en $164.600 millones. Es el último terreno disponible en la isla de Cascajal y el único espacio para que el puerto pueda crecer.



Una ciudad

Pero para que pueda crecer, Buenaventura tiene que convertirse en una ciudad puerto. "Hoy es un muelle, no una ciudad puerto", dice Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Comercio de Cali. Para mejorar las condiciones de la ciudad, la Nación debería estar dispuesta a invertir en servicios básicos, en que haya mayor conectividad y en bilingüismo.

"Si seguimos peleando los recursos con el embeleco de Tribugá, va a ser difícil", dice con total franqueza Francisco Piedrahíta, rector del ICESI, refiriéndose a la idea de hacer un terminal petrolero en esa localidad chocoana, que podría distraer recursos de Buenaventura. "Si no se comprometen con un puerto muy bueno (no varios) en el Pacífico, no terminan haciendo nada. El camino es por el Valle y no tratar de atravesar el Chocó donde todo está por inventar, cuando no hay plata", afirma.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.