| 12/10/2004 12:00:00 AM

El vino, la mejor ofrenda

Un hombre de negocios no debe cometer errores con el vino. Julio Eduardo Rueda explica lo que debe saber sobre el tema.

El vino, la mejor ofrenda
La etiqueta de los vinos. Allí hay que mirar la viña productora y la variedad de la uva. Los vinos son buenos, según el éxito que haya tenido su cosecha. Por eso, requiere mucho conocimiento y abrir muchos vinos para aprender. Sin embargo, es preferible consumir el vino blanco joven. En cuanto al tinto algunos guardan (mejoran con el tiempo) y otros no. También se debe apreciar la gradación alcohólica, que es ideal entre 13,5 y 15 grados de alcohol. Los no expertos deben dejarse aconsejar, porque el vino debe hacer un buen matrimonio con la comida que se haya escogido.

El acercamiento. Al apreciar el corcho es importante que no esté entrapado en vino, esto no es un buen síntoma. Este debe estar ligeramente húmedo y flexible, que se vea fresco. No tema tomarlo con confianza y verificar estas características. Los vinos tintos se abren con suficiente antelación, pues hay que dejarlos respirar. Es fundamental que las copas sean amplias y los mejores vinos se sirven a la mitad. Los vinos se toman lentamente y los buenos restaurantes ofrecen vinos por copas.

El sabor. El vino debe tener un aroma frutal o floral. Cuando el vino tiene un aroma avinagrado por lo general no es bueno. Un buen vino se conoce por su color, y debe ser brillante y transparente. Respecto al gusto, lo fundamental es que tenga un sabor a madera o a fruta.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.