| 4/1/2005 12:00:00 AM

'El punto de quiebre fue Venezuela'

Dinero conversó con Luis Guillermo Plata, presidente de Proexport, sobre las exportaciones de los últimos años, las expectativas en el sector y las estrategias para mantener la dinámica.

'El punto de quiebre fue Venezuela'
¿Cuál es su opinión sobre los resultados del informe de Proexport en relación con la composición del portafolio de las exportaciones no tradicionales del país por empresas?

En Colombia hay empresas muy grandes que llevan el peso de lo que se exporta. Obviamente, sigue habiendo una concentración importante, pero lo interesante del análisis es que la base exportadora ha crecido, al pasar de más de 7.000 empresas hace 6 años, a cerca de 11.000 en 2004. El monto exportado ha aumentando de US$6.588 millones a US$ 8.887 millones.



El último año fue particularmente bueno para las exportaciones, en especial las no tradicionales. ¿Qué lo motivó?

En mi concepto, el punto de quiebre fue Venezuela, porque ante la caída de ese mercado en 2003, los empresarios tuvieron que salir a buscar nuevos mercados. En 2004, esos nuevos mercados se mantienen, Venezuela se recupera y llega a niveles históricos, y de ahí viene el crecimiento de doble dígito, en un año de una fuerte revaluación.



¿Cómo lograr que esta dinámica se mantenga?

Hay que trabajar en educar y concientizar a los empresarios de que pueden salir y de que tenemos la capacidad de competir. Hay que atraer más inversión extranjera y, aunque eso va a impactar en la parte de arriba de la pirámide, genera satélites y empresas conexas que empiezan a jalonar.



Frente a las estrategias de exportación, ¿en qué están hoy las empresas?

Colombia vende todavía su mayor parte FOB, es decir, se limita a colocar sus productos en puerto. Es necesario avanzar en busca de la posibilidad de montar operaciones propias en los países de destino, donde los compradores no se quieren enredar nacionalizando mercancías. O, como lo están haciendo otras empresas, llegando a conocer directamente al consumidor final, sus gustos y preferencias.



Hay preocupación por el tema de las frecuencias de las cargas.

A nosotros nos corresponde generar la carga para que las navieras vengan. Hay que romper los ciclos, vendiendo más y haciendo más evidente a las navieras la necesidad de transporte.



¿Y frente a la velocidad de los procesos?

En el tema logístico, no somos los más veloces, pero estamos trabajando en eso: salió un decreto de ventanilla única y adelantamos otra iniciativa que consiste en la inspección simultánea. Esperamos que los entes que inspeccionan la carga -Dian, Antinarcóticos, Invima e ICA- lo hagan en forma simultánea y no en tiempos diferentes. Se está haciendo el piloto y esperamos tenerlo listo para julio.



¿Cómo ve este año las exportaciones?

Hay retos grandes, como Venezuela, la situación de Ecuador y el levantamiento de la cuota textil a China, pero también ofrece la perspectiva del TLC. Es un año de retos. Tenemos mucho para crecer en países como México, Estados Unidos o Canadá. Con respecto a la revaluación, habrá un impacto que no se sintió en 2004, porque tarda tiempo y se sentirá este año en algunos productos agrícolas como el banano. Si plantó, no puede detener la producción de banano, así se dé una revaluación.



Ahora, ¿cuáles son los retos con la responsabilidad de la inversión extranjera?

La promoción es importante, pues es muy difícil vender un país que no se promueve. Pero más que buena promoción, hay que tener un entorno favorable, con reglas de juego claras. Necesitamos seguridad jurídica e incentivos tributarios por lo menos comparables a los que da la competencia, una legislación sencilla que promueva los negocios. Y Colombia ha mejorado en eso, pero no somos un destino prioritario. La pregunta que nos planteamos es qué tiene que hacer Colombia para atraer flujos de inversión superiores a US$5.000 millones al año. Eso es lo que hay que pensar. La promoción es una parte, pero deberá tener todo lo demás: telecomunicaciones, infraestructura. China está llevando US$62.000 millones al año, en inversión nueva. Por supuesto, es el destino más importante hoy. Pero el TLC debe ser una buena razón para que seamos un destino interesante.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.