| 12/7/2001 12:00:00 AM

El proyecto de Olefinas

El proyecto de Olefinas
La construcción de la planta de olefinas solo es posible con la ampliación de la Refinería de Cartagena. Y aunque no es la primera vez que se habla de la necesidad de ampliar la refinería, parece que ahora sí el proyecto va en serio. "Tenemos los recursos y las vigencias. El proyecto es irreversible, pues la alternativa de no hacerlo nos dejaría ante una situación poco competitiva", asegura el presidente de Ecopetrol, Alberto Calderón. Con mayores garantías se le da un nuevo aire al montaje de la planta de Olefinas. Sin embargo, aún queda un asunto por resolver: el precio que se debe cobrar por los insumos que la petrolera le suministraría a la planta. "Para llevar a cabo el proyecto se requiere una política atractiva para los inversionistas extranjeros. Queremos reglas del juego claras y una fórmula transparente en el cálculo de precios que sea competitiva para nosotros y justa para Ecopetrol", afirma Jorge González, director de la Promotora de Olefinas y Aromáticos del Caribe. Ecopetrol, por su parte, afirma que no piensa subsidiar la industria privada y que solo negociará precios que sean competitivos para la empresa. Falta ver cómo trascienden estas negociaciones.



El proyecto de la planta de olefinas requiere una inversión cercana a los US$860 millones y sería financiado en su totalidad por capital privado, en especial extranjero. Su impacto en la economía nacional es importante pues, de acuerdo con la promotora del proyecto, en los primeros 5 años de funcionamiento generaría divisas por US$10.165 millones, de los cuales US$5.265 millones corresponderían a la sustitución de importaciones. Lo anterior le representaría al país una balanza comercial positiva de US$9.153 millones. Generaría 3.600 empleos directos y 36.000 indirectos y los proyectos asociados a la planta requerirían una inversión adicional de US$447 millones.



La actual dependencia de suministros externos ha vuelto al sector petroquímico totalmente vulnerable a los precios internacionales. Venezuela y México cuentan con industrias integradas, situación que compromete la competitividad del sector colombiano. La industria nacional tiene cifradas sus esperanzas en la planta de olefinas para asegurar su competitividad en el tiempo.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.