| 4/27/2001 12:00:00 AM

El optimismo de Dalel

El optimismo de Dalel
La casona colonial en la que tiene su oficina, es prestada. Fue suya hasta hace algunos meses, pero ahora es del Banco de Bogotá. Y aunque sabe que en cualquier momento se la van a pedir, Walter Dalel no se preocupa demasiado, pues durante los últimos meses ya ha tenido que entregarles a los bancos todo lo que tiene. En estos dos años, el presidente de la cadena de almacenes Dalhom les ha entregado al sistema financiero y a otros acreedores 101 propiedades. De esta manera, se ha ido derrumbando un emporio que Dalel construyó durante 30 años y que tuvo una red de hasta 107 almacenes en todo el país y unos 3.000 trabajadores directos. No obstante, Dalel no pierde el entusiasmo. Y más feliz lo hace ahora que aún les puede brindar trabajo a 360 personas con lo que le queda de su organización. De hecho, dos de sus mayores satisfacciones son haber contribuido a generar tanto empleo y saber que la gente que trabajó con él creció a la par con su empresa. "Si usted progresa, pero los que trabajan con usted no, eso es una injusticia. Por eso, mi mayor alegría fue ver que durante la existencia de Dalhom mucha gente también creció como persona, y que les dio un futuro a sus hijos".
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.