| 9/17/2004 12:00:00 AM

El declive

El paso de un mercado restringido a uno libre llevó a una importante reducción de los ingresos del sector cafetero mundial lo que terminó en su debilitamiento.

El declive
Los primeros años de los 90 transcurrieron entre los precios bajos y los desesperados intentos de la Federación de Cafeteros por restablecer el Pacto de Cuotas. Esto, sin embargo, no se dio. Como resultado, la economía cafetera se vino abajo, a pesar de la bonanza que se vivió en los años 1994 y 1995.

Internamente, a medida que esto pasaba, empezaron a surgir nuevos rubros de exportación, como el petróleo y las exportaciones no tradicionales que le restaron relevancia a las ya menguadas exportaciones de café. La participación del grano en las exportaciones pasó de 50% en los 80, a menos de 20% y en 2003 fue de 6,7%.

Por primera vez, la tasa de cambio se revaluó independientemente de lo que estuviera pasando con los precios del café. Los cafeteros tuvieron que ajustarse a esta nueva realidad, pues ya no había manera de hacer que la política macroeconómica del país actuara a su favor.

En el nuevo siglo, el café sigue buscando la manera no solo de sobrevivir, sino de mantenerse como un sector de alto impacto en la economía del país. El gremio cafetero trabaja en diferentes formas para agregar valor, para lo cual está impulsando no solo el comercio de los cafés especiales sino las tiendas Juan Valdez en Colombia y en el exterior.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.