| 9/19/2003 12:00:00 AM

El caso ruso

El caso ruso
Después de la disolución de la Unión Soviética en 1992, Rusia creó la imagen de ser un país desarrollado con un recurso humano calificado, que pasaba por un mal momento económico. Se posicionó como un país con potencial que una vez superara el mal momento se uniría a las grandes potencias económicas. Un hábil manejo de su imagen de marca ayudó para que en poco tiempo Rusia se uniera como octavo miembro del G-7 reforzando su posicionamiento. La prueba de cómo la imagen afecta la decisión de los inversionistas extranjeros más allá de los aspectos fundamentales, es la reacción del mercado internacional a la marca Rusia. El mercado accionario ruso fue el de mejor desempeño en 1997. Sin embargo, para finales de 1998, el mercado de acciones colapsó y el rublo cayó. Tanto los inversionistas de corto término y grandes compañías como AMOCO BP perdieron importantes cantidades de dinero, debido a que habían comprado la imagen de "Rusia" como una oportunidad de inversión.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.