| 9/14/2007 12:00:00 AM

Cómo lo hacen

Cómo lo hacen
En el sector agropecuario y de telecomunicaciones, hay ejemplos en el manejo del suelo y de los residuos.

Residuos útiles

Incauca, cuenta con un programa de manejo integral de residuos en el que su prioridad es generar el menor impacto ambiental posible. Por eso manejan las funciones de reciclaje, incineración o disposición final de los residuos que no se pueden aprovechar y reutilizan los residuos sólidos no peligrosos en su planta de compostaje, produciendo anualmente 150.000 toneladas de compost, un fertilizante orgánico de gran valor agronómico que conlleva el mejoramiento de las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo.
 
Los residuos peligrosos, como los generados por laboratorios, enfermerías y envases agroquímicos, son incinerados en hornos certificados para tal fin y el aceite usado se vende a empresas que los recuperan y comercializan. Además, en conjunto con Syngenta S.A, participan en un plan de reforestación de árboles nativos en el cual, en 2006, se donaron 25.343 árboles y el pedido para 2007 es de 3.100 árboles, que están siendo sembrados en la zona.

Celulares y baterías
Motorola lanzó en julio pasado un programa para desechar los celulares y sus baterías de una manera amigable con el ambiente, a través de la disposición de unas canecas ubicadas en puntos estratégicos de las diferentes ciudades principales del país. Se estima recoger unos 5.000 teléfonos a diciembre del presente año y ubicar 106 puntos de recolección en el territorio nacional. Junto con dos empresas de recolección (Gaia Vitare y Belmont Trading) separan los residuos para reciclar los elementos primarios en Colombia y enviar a México los elementos que no se pueden reciclar en el país. 


Manejar mejor el ganado
Nestlé desarrolló un programa para preservar y manejar de manera responsable los suelos de sus proveedores de leche con el programa “Leche ambientalmente amigable”, que empezó hace un año en el Caquetá con diez ganaderos y que espera cubrir el 100% de sus proveedores (unos 4.800 ganaderos) en seis años. El programa consiste en transformar el comportamiento de los finqueros para que en vez de tener una vaca por hectárea, se llegue a tres y se evite la degradación del suelo.
 
El esquema del piloto será replicado a sus proveedores y consiste en que Nestlé asume los costos de administración, logística e implementación (unos $500 millones para diez ganaderos) y se crea un fondo rotativo para prestarle a los ganaderos un dinero ($250 millones aproximadamente por cada diez ganaderos) para que se financien y hagan la conversión a la producción ambientalmente amigable. Con este modelo se incentiva la producción de leche ambiental ya que se les paga un “plus” por litro ambientalmente amigable que entra dentro de las cuentas, como pagos por servicio ambiental.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.