| 9/12/2008 12:00:00 AM

Avianca. Marca con altura

Avianca. Marca con altura


 Los últimos 15 años de Avianca han estado enmarcados en cambios y transformaciones. El comienzo de esta década fue bastante turbulento. Los continuos aumentos en los precios de los combustibles y las consecuencias de los ataques terroristas del 11 de septiembre golpearon el sector y, Avianca, que traía una situación financiera bastante compleja, entró al Capítulo 11 –reestructuración en la ley estadounidense– y Aces, con quien compartía la alianza Summa, entró en liquidación. Con la compra de Avianca por parte del Grupo Sinergy, la pregunta era qué papel iba a cumplir la marca y si se iba a mantener o no.

Los estudios y análisis en ese momento dieron como resultado el gran poder de la marca Avianca. Los consumidores la consideraron una marca emblemática y, aunque la percepción del servicio no era la mejor, esperaban que a la marca le fuera bien. Estas son marcas que, a juicio de los expertos en branding, se convierten en patrimonios públicos.
Así, la marca se mantuvo bajo varios conceptos e inició un proceso de transformación en el que se vinculó la emocionalidad del origen de la aerolínea y su historia –es la segunda más antigua del mundo– con la racionalidad en eficiencia y modernidad del servicio, articulando rasgos nacionales, pero proyectándolos a un contexto internacional. La nueva imagen se convirtió en la punta de lanza para repotenciar la estrategia de negocios.
Según el análisis de Invamer Gallup, en los últimos tres años la marca superó el 70% de recordación, casi 15 veces más que el segundo. Parece que están pasando cosas, como dice su eslogan.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.